La formula de Singapur contra la corrupción

Por Humberto Salazar martes 24 de octubre, 2017

¨Si quieres derrotar la corrupción debes estar listo para enviar a la cárcel a tus amigos y familiares¨, fue la frase que aplicó Lew Kuan Yew para terminar con el soborno que era parte integral de la vida pública en Singapur cuando se independizó de Malaysia, y que hacía de esta joven nación una de las mas pobres del sudeste de Asia.

Con este lema este político asiático que es reconocido como el padre de Singapur, trazó pautas que es interesante conocer para entender porque el sistema generalizado de corrupción que existe en los países pobres no se resuelve solamente con represión y denuncia.

Lo primero que trató de hacer Lew Kuan Yew, que ejerció el poder desde el año 1959 hasta 1990 y cuyo partido nunca ha perdido unas elecciones en su país, fue establecer reglas claras y entendidas por todos los que hacían negocios en el sector privado y los agentes públicos que ostentaban los cargos del gobierno.

Una de sus primeras medidas fue el aumento del sueldo de los funcionarios, Lew creía que si los funcionarios públicos eran bien pagados y se les garantizaba un retiro digno entonces no debían tener necesidad de buscarse ingresos extras recibiendo sobornos o robando descaradamente los fondos públicos.

Pero como muchos sabemos que la corrupción es inherente a la naturaleza humana, también se creó un programa para combatir el enriquecimiento ilícito con algunas medidas como la rotación de los funcionarios en los cargos, para evitar que crearan corporaciones corruptas.

También Lew decidió que se realizaran auditorias masivas y por sorpresa a las empresas públicas, de modo que todos tuvieran que tener siempre las informaciones en orden, y ademas la oficina de combate a la corrupción tenía poderes autoritarios acordados por todos.

Lo que es el equivalente a la PEPCA en la República Dominicana, tiene en Singapur la autoridad de encarcelar a los funcionarios públicos sin juicio hasta que aclaren cualquier situación sospechosa de corrupción en una institución a su cargo y antes de asumir debía firma la autorización para que en cualquier momento se le revise las cuentas bancarias que posea en el país o el extranjero.

Cualquier funcionario público al que se le condene por practicas corruptas, pierde su derecho a tener un empleo del gobierno, pierde su pensión, pierde todos los beneficios que obtiene legalmente por el cargo, así fueron enviados a la cárcel a líderes sindicales, varios ministros, miembros de las sociedad civil que recibían fondos públicos y a todo aquel empresario privado que ofrecía sobornos a un servido del estado de Singapur.

Aparte de estas medidas, en Singapur existe la pena de muerte como forma de combatir el crimen, y es uno de los países con menos tasa de criminalidad en el mundo, los asesinos terminan en la horca y cuando una persona va llegando a un aeropuerto en ese país, se le advierte que si posee cualquier tipo de droga narcótica y se le encuentra enfrenta una pena mínima de cadena perpetua, el resultado es que no existe el narcotráfico.

A los ladrones, violadores o convictos de otros crímenes graves, se les condena a largas penas de cárcel que incluyen los azotes con varas, a pesar de los reclamos de las organizaciones de los derechos humanos, con este método Singapur se ha convertido en uno de los lugares mas seguros para vivir que existen sobre la faz de la tierra.

Cuando en los años 90 se condenó a un joven norteamericano a una serie de azotes y pena de cárcel, el gobierno de los Estados Unidos protestó alegando que era un castigo muy cruel y que le dejaría, según el Presidente Clinton, marcas en el cuerpo para toda la vida.

Lew Kuan Yew respondió del modo siguiente: ¨¿Porqué debería haber en Singapur una ley especial para los estadounidenses y otra para los locales.Los norteamericanos creen en la primacía de la ley, pero cuando se les debe castigar según la ley de otro país a los estadounidenses no les agrada¨.
A pesar de las protestas las autoridades de Singapur, encabezadas por su primer ministro fue inflexible y se aplicó la ley que existe en ese país para castigar el vandalismo.

El grave problema del tema de la corrupción, es que esta practica ha invadido todas las esferas de la sociedad, aunque muchos solo centran su atención en denuncias sobre los gobiernos y funcionarios públicos, lo cierto es que esta forma de crimen organizado se practica desde la empresa privada, los sindicatos, los organismos internacionales, los cuerpos castrenses, la policía, la justicia y hasta los medios de comunicación, que se supone es un poder de control social.

Y para disminuir las practicas corruptas tiene que existir un sistema de justicia serio e independiente, ya que solo a partir de la aplicación de la ley sin ningún tipo de privilegios, como es el caso de Singapur, puede construirse una cultura de temor a las consecuencias que se pueden derivar del enriquecimiento ilícito en todos los órdenes, no solo en el caso de los funcionarios públicos que en realidad se convierten en los intermediarios el acopio de recursos que realizan los grandes capitales.

Ahora, en Singapur se gobierna con mano dura e inflexible en contra de los que infringen la ley, en ese país las cárceles están vacías, porque los criminales, los de cuello blanco y los rateros mas visibles, saben que será imposible escapar al régimen de consecuencias que significaría probar que cometieron un delito en el sistema jurídico de ese país y que no se distingue entre un crimen económico y otros tipos de faltas, en los casos mas graves la pena es la muerte por ahorcamiento o fusilamiento.

Llegó un momento en que todas las figuras públicas corruptas, como policías, militares, jueces y funcionarios públicos fueron fusilados, así como los empresarios ladrones que huyeron del país o fueron ahorcados, en Singapur por ejemplo no puede existir un caso como el de ¨Quirinito¨ porque desde que se le probó el crimen que metió en San Cristobal en contra de un ciudadano español también hubiera sido fusilado.

El mensaje del gobierno a través de los medios de comunicación desde el principio del régimen del Partido de Acción Popular, que ha sido reelecto en todas las elecciones desde la independencia de Singapur en 1963, era que el país tenía un cáncer llamado corrupción y había que extirparlo y eso se hacía aplicando políticas radicales que incluyeron la desaparición física de todo aquel a quien se le comprobaba que se había enriquecido en el sector privado o público de manera fraudulenta.

Hoy Singapur es la primera economía de Asia, es uno de los países mas seguros para vivir en todo el mundo, la seguridad jurídica es un valor que enorgullece a sus habitantes y permite que la inversión extranjera sea cuantiosa, es el principal centro financiero de todo el sudeste de asiático por donde pasan billones de dólares diariamente y se negocian todo tipo de títulos de empresas, amparadas en la sombrilla de uno de los sistemas de justicia mas confiables de todo el planeta.

Cuando usted va llegando en un avión o barco a Singapur, se le entrega un formulario de migración donde con letras rojas muy grandes se le advierte que si usted posee drogas narcóticas debe deshacerse de ellas, porque en caso de que se le encuentre este tipo de sustancia corre el riesgo de ser fusilado o ahorcado, esta es la pena por la cual en ese país no existe los narcotraficantes ni el crimen organizado que se deriva del trafico de estupefacientes.

Hace unos pocos años un brasileño que encontrado con una tabla de surfing llena de cocaína entrando a Singapur, se le condenó a pena de muerte, la madre hizo que el Presidente de su país Lula Da Silva intercediera por su hijo, los organismos de los derechos humanos hicieron campañas por todo el mundo para que se le perdonara la vida, pero nada de esto tuvo efecto y el narcotraficante fue fusilado sin contemplaciones, esto es lo que dice la ley.

Así que para los que gritan tanto por el tema de la corrupción pero no están dispuestos a asumir que para su extirpación hay que aplicar mano dura y un régimen de consecuencias donde la única garantía que debe existir es la aplicación y cumplimiento de los códigos, sería muy bueno extirpar de una vez por todas las practicas corruptas, pero habría que identificar en la amplia gama de corruptos de todo tipo que existen en estos países y quizás alguien sea capaz alguna vez de aplicar la receta de Lew Kuan Yew: tolerancia cero y mano dura.

 

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar