La estrella como inspiración

Por Víctor Corcoba Herrero lunes 2 de enero, 2017

ARTÍCULOS ANTERIORES

Víctor Corcoba Herrero

Algo más que palabras

Víctor Corcoba Herrero Somos historia y esperanza

En este procesión de cada día

los caminos son diversos,

pero todos buscamos

en la buena estrella,

una morada para recrearnos,

crecernos y alcanzar la gloria

del verso y la palabra,

esa que viene de la luz

y se distancia de las noches.

¡Sabedlo y entendedlo!

 

Somos hijos del amor

que nos impulsa a ponernos

en camino, para abrazarnos

y sentir que Dios

anda a nuestro lado,

deseoso de que tomemos

la senda acertada

del encuentro con el Padre,

del hallazgo con el Niño.

¡Sabedlo y entendedlo!

 

Todo el tiempo es nuestro,

para levantarnos

y proseguir,

para rehacernos

y persistir,

pues el espíritu siempre está

ahí, abriéndonos

al entusiasmo,

entusiasmándonos para vivir.

¡Sabedlo y entendedlo!

 

Tomemos conciencia

del carácter poético que nos une,

de su belleza en la aspiración

del Creador, de su armónico

abecedario de sentimientos,

donde la compasión es un modo

de querer, y el cariño una manera

de hacer familia en familia,

pues cuánto más se ama más se perdona.

¡Sabedlo y entendedlo!

 

Ahora y siempre será tiempo

de encuentros, de ayudarse en el andar,

de auxiliarse en el pensar,

de aliviarse de las cargas,

de protegerse de los Herodes,

de confluir miradas,

para que nadie se abandone,

para que ninguno

se confunda de horizonte, ni de cielo.

¡Sabedlo y entendedlo!

 

 

Despojémonos de mundo,

volvamos al amor

de los amores,

hallemos el valor

de lo auténtico,

seamos niños entre niños,

humilde entre los humildes,

pues hasta Dios se hizo pobre

para enriquecernos en su modestia.

¡Sabedlo y entendedlo!

 

Al fin, todos tenemos un lucero

que nos guía, una estela

que nos traza la señal a seguir,

penetremos en su misterio,

en su mística ahondemos,

sigámosle con la tenacidad

de los Magos de Oriente,

que Dios jamás se esconde,

pero tampoco está en ningún podio.

¡Sabedlo y entendedlo!