La estabilidad en la era de Xi Jinping

Por Junior Pérez

Xi Jinping, oficialmente ha entrado en el legado histórico de la China contemporánea, y con ello se garantiza la continuidad de su gestión por un periodo determinado a niveles impensables para algunos críticos de su proyección gubernamental. Es así que, ni siquiera su predecesor Hu Jintao había alcanzado el nivel de popularidad y aceptación por parte de la cúpula del Partido Comunista Chino (PCCH) quienes en su última sesión extraordinaria del congreso celebrado por dicha organización se elevó al más alto nivel la gestión de Xi, ocupando los mismos niveles de Deng Xiaoping y Mao Zedong. Es evidente que Mao fundó la República, Deng la hizo próspera y Xi la ha hecho fuerte y gloriosa ocupando el segundo lugar como potencia económica mundial.

Si bien China, para muchos ha significado una civilización, es evidente que los últimos 100 años han sido los más prósperos para el gigante asiático, donde se resalta el proceso de apertura hacia el mundo durante la época de Deng Xiaoping. Xi ha presentado una serie de ideas, pensamientos, doctrinas, estrategias sobre la consistencia de la nueva gobernanza nacional, poniendo en evidencia que la ideología es la base central cultural del país y además la afinidad partido, gobierno y sociedad, que sin ellas no habría podido conducir los caminos de prosperidad de la nación asiática.

Según la tradición y las bases constitucionales chinas el mandatario debería de culminar su mandato el año próximo, pero con la última decisión establecida por el comité central, le permitirá a Xi gobernar hasta el 2027 y con la posibilidad de seguir en el poder más allá de esa fecha. Una de las grandes cualidades valiosas del líder chino ha sido la convocatoria de todos los sectores sociales y grupos étnicos para conducir la nación por senderos luminosos, la posición geopolítica que ha ocupado china y sobre todo la necesidad de seguir enarbolando el pensamiento de una sola china, siendo la última medida un arma geopolítica con la finalidad de seguir aislando a Taiwán.

En el sistema internacional y durante el transcurso de los últimos años, China seguirá siendo un referente de civilización y sociedad de avances coyunturales importantes, lo cual se terminaría convirtiendo en la 1ra potencia mundial, lugar que hoy en día sigue ocupando los Estados Unidos de Norteamérica. El mundo debe de ir tomando una postura de cooperación multilateral, lo cual permitirá que los países puedan reflotar su situación económica en la época postpandemia, donde se evidencia que nos esperan años difíciles en el ámbito internacional. Esperamos que Latinoamérica pueda aprender e incorporar buenas prácticas a los efectos de esta nueva agenda 2030 que se proyecta con el alineamiento y la rotura del orden multilateral existente.

¡Los mejores deseos para los años venideros!

Por Junior Pérez

 

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar