La divinización del Código Procesal Penal (CPP) y una sociedad desorientada

Por Gregory Castellanos Ruano martes 31 de octubre, 2017

 

…vive errando/

en la penumbra de los bosques/

con la novela peligrosa…

(Pushkin)

El pasado veintisiete (27) de Septiembre del dos mil diecisiete (2017) la sociedad de la República Dominicana cumplió trece (13) años, es decir, una década y tres años, tonteando y desvencijándose alrededor de la normativa del Código Procesal Penal (CPP).

Con dicho código se pasó: de la concepción del Derecho como producto humano a la concepción del Derecho como producto divino;  de la razón humana a la razón divina; pues el experimento jurídico de la razón humana que es el Derecho Procesal Penal cepepeísta se trasladó de la tierra al cielo.    ¡Un Derecho Procesal Penal conceptualizado en clave “divina“ (¿?)!: ¡Y, sin embargo, todavía al día de hoy ni siquiera sobre el Reglamento o Estatuto que rige la vida de los ángeles se habla ni poco ni mucho de su modulación en clave divina!   Esa clave divina con que se ha trasladado al Código Procesal Penal (CPP) de la tierra al cielo tiene también su secuela expresada en diferentes aspectos: los dioses cepepeístas, la jerarquía eclesiástica cepepeísta, los guardianes de la fe, etcétera…

Los romanos juzgaban el valor del mito cuando a este se le pretendía relacionar con el Derecho y expresaron al respecto: “El Derecho lo puede todo, menos negar la realidad“.   Con ello los romanos lo que querían expresar es que “la ficción lo puede todo, menos negar la realidad“.   Y es natural que así sea, pues a final de cuenta la ficción es fantasía.   La ficción en los tiempos de la época moderna ha conducido a la inmensa mayoría de las películas, a la peliculización.

Con el Código Procesal Penal cepepeísta clonado del Código Procesal Tipo para Iberoamérica se creó un sistema teórico que en base a su pretendida “divinización“ (¿?) ha pretendido ser vendido como “el código “perfecto“ “(¿?),  cuando en realidad se trata de algo `perfectamente imperfecto`.   Al pretender situarse su contenido como un Derecho Procesal Penal “perfecto“ (¿?) no puede haber un `más allá del Código Procesal Penal (CPP)` porque no puede haber necesidad de ir más allá ya que si es perfecto no hay necesidad de cambiarle ni siquiera un ápice. En consecuencia es y debe ser inmutable. De manera, pues, que al ser una ley divina es perfecta y por ello no debe ser cambiada nunca: ¡Es “la palabra de Dios materializada en la Tierra“!   Pues es considerado como más que una ley jurídica: es considerado como una ley divina.

Pensar que es “perfecto“ (¿?)  es una ficción, pensar que es perfecto es pensar que es de manufactura divina.  Pensar que es divino es una ficción.   Estamos hablando del falso ídolo de “la perfección“ (¿?)  del Código Procesal Penal (CPP).   Pensar que es inmutable es igualmente una ficción, pues no es perfecto y mucho menos divino.

Ahora bien: ¿“Perfecto“ (¿?) para qué? ¿“Perfecto“(¿?)  para quiénes?

Todo el asunto en cuestión saca a relucir: `la expresión-mito`; `el concepto-mito`; `al predicador-mito` del cepepeísmo: y, en consecuencia, `las expresiones-mitos`; `los conceptos mitos`; `los predicadores-mitos` del cepepeísmo.

Con esa divinización que se ha pretendido hacer del Código Procesal Penal (CPP) se pretende superar a la realidad, se pretende colocar a dicho  Código Procesal Penal (CPP) por encima de la realidad.   Cuando lo cierto es que la realidad supera a la ficción; cuando lo cierto es que el Código Procesal Penal (CPP) es un sistema de ficciones al cual sistema de ficciones la realidad lo supera.  Se trata de un edificio mal construido: es el código del Anarquismo trasladado al ámbito del Derecho Penal.   Así como al Liberalismo lo domina un fin exclusivamente práctico como lo es la mitigación de las penas, así mismo a los teóricos del cepepeísmo los domina un fin exclusivo: la no punición, el Abolicionismo Penal, cuya vértebra es la no creencia en el Estado y en el Derecho Penal.

El Derecho, cual que sea su base, es un producto humano y el que crea que un producto humano puede andar en el plano de lo divino va a contribuir a propiciar las aberraciones en el procedimiento y en el proceso (las mismas que tienen al país tonteando y desvencijándose); el que crea que un producto humano puede andar en el plano de lo divino pierde el sentido realista, que es lo que pone en guardia contra los errores de la mente humana.   En el cepepeísmo la utilidad social y la `salus publica` quedaron colocadas no en primera línea, sino en la última línea.   Ello es tanto así que con el procedimiento cepepeísta en la experiencia de la vida diaria mientras los delincuentes llevan una vida prácticamente tranquila, de manera contrastante los ciudadanos no delincuentes viven “ad terrorem“.   Mientras los defensores del cepepeísmo viven dentro de la peliculización de la vida, los ciudadanos no delincuentes viven bajo un régimen de `terror delincuencial`;   mientras los defensores del cepepeísmo viven dentro de la peliculización de la vida, los ciudadanos no delincuentes son víctimas de la brutalidad de la guerra civil no declarada desatada desde que el veintisiete (27) de Septiembre del dos mil cuatro (2004) los delincuentes empezaron a saborear las bondades a favor de éllos  de la normativa procesal penal cepepeísta; mientras los defensores del cepepeísmo viven dentro de la peliculización de la vida, esa peliculización de la vida mantiene poniendo en peligro la convivencia ciudadana dentro de la sociedad dominicana.

El contraste de la divinización, que es esa peliculización, con la realidad de la vida diaria de la sociedad dominicana, es tan notorio y abrumador que el mismo es apreciable con sólo tener noticias de lo ocurrido en el entorno inmediato, lo mismo que con sólo abrir los periódicos; por ejemplo, al momento de redactar el presente tema, el Diario Libre de fecha veintiséis (26) de Octubre del dos mil diecisiete (2017), página No. 9, trae lo siguiente:

Muerte|26 OCT 2017.RAMÓN RODRÍGUEZ  Seis muertes violentas reportó la Policía Nacional en el país en últimas 48 horas.   Tres de ellas ocurrieron durante la madrugada de ayer.   SANTO DOMINGO. Con la muerte a tiros de dos presuntos delincuentes a manos de un oficial del Ejército en Sabana Perdida, Santo Domingo Norte, suman seis las muertes violentas reportadas en el país las últimas 48 horas.   En la madrugada de ayer, el capitán del Ejército, Alberto Rodríguez Familia ultimó a Johangel Contreras Núñez, de 20 años, y Wilme José Lantigua, de otros datos ignorados, quienes junto a un tal “Ismael” y otro aún no identificado penetraron a su residencia con fines de robar mientras dormía y amordazaron a un hijo de este de 15 años. Los otros dos hombres huyeron.   También en horas de la madrugada de ayer, asaltantes ahorcaron al vigilante del parqueo del ayuntamiento del distrito municipal San Víctor, en Moca, provincia Espaillat, Miguel Nicolás Martínez Ovalles, de 54 años, a quien le robaron su motocicleta y 12 baterías de vehículos que eran guardados en el lugar.   La noche del martes, desconocidos mataron al sargento de la Policía, Roberto González Sentil, de 31 años e hirieron de bala a su pareja, Sayda de Paula, de 34 años, a quienes despojaron de la motocicleta en que se desplazaban en el sector Los Guaricanos, Santo Domingo Norte. …“

De “la ciudad terrena“ a “la ciudad celeste“ y de nuevo a “la ciudad terrena“… La brutalidad de los actos delictivos es tanta que brutalmente devuelve a la realidad…

Por la enorme cantidad de hechos reales como esos que se vienen produciendo en la sociedad dominicana desde que se puso en vigor el Código Procesal Penal (CPP) la sociedad dominicana viene pidiendo soluciones reales, verbigracia: en este misma fecha en que escribo el presente tema Diario Libre Digital trae la siguiente noticia:

NOTICIAS| 26 OCT 2017, 5:54 PM|EDWARD FERNÁNDEZ. En Santiago tratan situación inseguridad y criminalidad.   Piden buscar soluciones reales para combatir esos flagelos.   SANTIAGO. Con el objetivo de combatir la delincuencia y criminalidad que arropa a esta ciudad, así como gran parte del territorio nacional, el Consejo para la Seguridad de esta ciudad (COSESA) realizó el congreso “Seguridad Ciudadana: hacia un Santiago Seguro”.   Durante las ponencias, representantes de diversos sectores de la sociedad civil externaron la necesidad de buscar soluciones reales para combatir esos flagelos.   El doctor Juan Ramírez, presidente de COSESA y de la Fundación Vanesa Ramírez, instó a las autoridades articular un plan para erradicar los altos niveles de delincuencia que arropa esta ciudad, donde diariamente ocurren decenas de robos y asaltos, los cuales llevan a las familias a vivir en estado de inseguridad.   Ramírez se quejó por la falta de consecuencias penales para los que incurren en actos delictivos.  …“

Pero en dicha misma noticia se resalta quiénes participaron en dicha actividad y al uno leer los nombres de dichos participantes un lector avezado se da cuenta de que están buscando soluciones `con gentes que son parte del problema` que se le ha creado a esta sociedad, que ahí hay gentes fanáticas del Código Procesal Penal (CPP) que lejos de tener consciencia alguna del problema vuelven dicho problema más agudo y más terrible, pues ninguno de éllos es capaz de darse cuenta de que ese Código Procesal Penal (CPP) es de raíz Abolicionista Penal y de que con Abolicionismo Penal no se combate a la delincuencia, sino que se incentiva el crecimiento de la delincuencia porque el Abolicionismo Penal lo único que persigue es desmantelar al Derecho Penal y cuando menos hacerlo inefectivo. Veamos quiénes participaron en dicho acto para que se pueda apreciar lo desorientados y fuera de brújula que están los que organizaron el evento en cuestión al invitar al mismo a quienes invitaron, veamos la continuación de la cita y fijémonos en los nombres de las personas e instituciones que se mencionan lo mismo que las alegaciones aéreas, desafinadas y desajustadas que ahí se trataron, seguimos, pues,  con la cita:

“En ese sentido, la procuradora fiscal del Distrito Nacional, Yeni Berenice Reynoso, en su intervención, consideró que los mayores obstáculos que hay para aplicar de manera adecuada la justicia son los “funcionarios judiciales corruptos, apáticos con los derechos de las víctimas y, sobre todo, vagos”.   Mientras que el obispo auxiliar de la arquidiócesis local, monseñor Carlos Tomás Morel Diplán, atribuyó la ola delictiva que arropa el territorio nacional a la falta de formación en valores, sobre todo en los hogares.   Asimismo, el religioso sostuvo que para enfrentar el origen estructural de la delincuencia se hace indispensable que el Estado dominicano garantice oportunidades de desarrollo a todas las personas, sin excepciones.   Entre las recomendaciones realizadas por algunos expositores están transparentar y difundir los procesos judiciales, orientar a la ciudadanía sobre el sistema penal y otorgar una mejoría salarial a los jueces y miembros de los organismos castrenses.   En el evento, realizado en el salón de actos del Edificio Empresarial de aquí, los participantes destacaron como positivo la implementación del 9-1-1 en la Región Norte, cuyo sistema dijeron espera sea extendido en el menor tiempo posible a otras ciudades de la zona.   Carlos Amarante Baret, ministro de Interior y Policías, tras valorar como favorable el cónclave, aseguró que desde el gobierno están enfrentando esos males sociales a través de la Mesa Nacional de Seguridad, Ciudadanía y Género.   No obstante, puntualizó que será un proceso lento el de erradicar la delincuencia y la criminalidad.   Otros expositores que participaron en el congreso fueron el abogado Juan Carlos Ortiz, del Consejo Estratégico de la ciudad; el comunicador y abogado Ricardo Nieves, el abogado Cándido Simón y Servio Tulio Castaños, vicepresidente de la Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus).“

De una cosa pueden ustedes estar seguros: de que ahí nadie, absolutamente nadie, tocó la necesidad de derogar y substituir el Código Procesal Penal que tiene en las calles a los delincuentes gracias esencialmente a su Estatuto de Libertad cuasi absolutizado y a los `Indultos Camuflados` que produce la aplicación de dicha normativa procesal penal; y nadie, absolutamente nadie tocó ahí eso por la `alienación` que tienen y que les ha llevado a divinizar al Código Procesal Penal (CPP). Es decir, los que participaron dando supuestas “recetas“ (¿?) de supuestas “soluciones“ (¿?) en ese evento están empeliculizados, han contribuido a y comparten la divinización del Código Procesal Penal (CPP): son `Cepepeístas Genocidas-Benefactores Peligrosos`: sangre de inocentes chorrea de sus manos y de su boca. De manera, pues, que ese evento quedará como otro ejercicio inútil, como otro ejercicio de pérdida de tiempo convocando a gentes que `son parte del problema de la delincuencia` que abate a toda la sociedad dominicana desde que dicho Código Procesal Penal (CPP) empezó a ser usado en la República Dominicana y que, por ello, la delincuencia seguirá `igualita a como está`: creciendo y creciendo y cada vez más y más.

Los convocantes en cuestión inexorablemente seguirán preguntándose: ¿Cómo parar la industria de los robos? ¿Cómo parar el desangre? ¿Cómo para los avisos fúnebres y el fortalecimiento de la Lapidaria? …Con la divinización del Código Procesal Penal no será, es la respuesta a esas preguntas suyas.

…¡Ciegos pidiéndoles a otros más ciegos que les indiquen el camino!: ¡Imagínese el lector! ¡Con razón la sociedad dominicana se mece en el borde del abismo!

Postdata: Al otro día de dichas noticias citadas, José Gutiérrez, a través de su programa por el Canal 37, daba a conocer noticias de los tiros que sonaron ese otro día en diferentes lugares de Santiago con motivo del reinado de la delincuencia que asegura el Código Procesal Penal (CPP)… Las preguntas: ¿“Perfecto“ (¿?) para qué? ¿“Perfecto“(¿?)  para quiénes? ahí tienen su respuesta. Y eso que las “Fiscales DN y Santiago valoran de positivo Congreso Seguridad Ciudadana Nacionales. Por Hilarión Isalguéz jueves 26 de octubre, 2017“ rezó un reporte de dicho periódico digital Diario Libre… Sea usted el jurado…

 

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar