La difícil caída del poder 

Por Jesús M. Guerrero

“Las derrotas en silencio saben mejor.” Carlos Ruiz Zafón

Ya fue conocida la medida de coerción de la operación coral y algo que no fue sorpresa, se aplicó la prisión preventiva al general y supuestos cómplices con excepción del cantante del proceso. El PLD continúa sin encontrar norte y está pagando los platos rotos de 8 años de un ejercicio autoritario y corrupto del poder desmedido que ostento Danilo Medina.

¿Cómo reaccionaría Bosch al ver cómo han reducido el PLD a un estercolero de corrupción y liliputienses mentales sin sustancia para encabezar candidaturas carentes de concepto y compromiso social?

Lo peor es que la derrota morada ha sido casi como si fuera un proceso de luto para los peledeistas, hasta van por las etapas de duelo y los vemos que no superan la primera que es la negación, cuando vemos a Danilo Medina decir que volverán al poder dentro de 4 años, lo que causa más burla que vergüenza. Al ver la degradación del PLD que de ser un huracán durante 16 años se ha reducido en un ventarrón anémico que se desvaneció ante los ojos de todos, pero sobre todo ante la sinrazón de Danilo y sus acólitos.

Al leer la Tierra Prometida del Expresidente norteamericano, Barack Obama, hubo dos fragmentos que me hicieron pensar en el PLD y su principal figura en la actualidad, citó: “Me di cuenta de que, a pesar de todo el poder asociado al cargo que ocupaba, siempre habría un abismo entre lo que sabía que había que hacer para lograr un mundo mejor y lo que un día, semana, o año me veía capaz de lograr en la práctica.”

¿Cuáles acciones realizó Danilo Medina desde el poder pensando en el bien común que no están manchadas por la prevaricación y los crueles beneficios de la corrupción?

Mientras ejerció el poder político de esta media isla, su maquinar se describe a la perfección en este fragmento de la obra antes citada, citó: “Los adversarios políticos, al oler sangre, van por ti con más fuerza y los aliados ya no son tan rápidos a la hora de defenderte. La prensa empieza a buscar problemas adicionales en tu administración, para confirmar la impresión de que tienes problemas políticos.”

Durante sus dos mandatos consecutivos nunca reconoció su penoso manejo de la cosa pública ni como avasalló a todos aquellos que lo adversaban, por el contrario su ufanaba de su puño de hierro, ahora sus problemas no son políticos, más bien judiciales y carece de aliados que salgan en su defensa, solo quedan a su alrededor un puñado de filibusteros de la política que más bien son sindicados como sus cómplices.

A modo de conclusión, citó a Bosch en su libro David, biografía de un Rey, en dicho libro consagró la visión y manejo que debe tener un gobernarte partiendo del Rey David: “Él sabía administrar su actuación política, esto es, tenía conciencia de lo que era el poder. No creía en la fuerza como medio permanente para sostenerlo; creía también en el sentimiento ajeno, en la simpatía de los demás, que él debía conquistar a tiempo.”

Por; Jesús M. Guerrero

Comenta