La deuda histórica de España con América

Por Víctor Manuel Peña

La historia existe como realidad y como conocimiento de esa realidad que se inscribe en el pasado y el presente.

La historia crítica de todo lo que ha pasado y de lo que pasa le permite al ser humano desarrollar una conciencia crítica acerca de la realidad histórica.

La historia real no puede ser estudiada en base a razonamientos deductivos porque ello negaría rotunda y totalmente a la propia historia.

La historia estudiada deductivamente sería la anti-historia o la negación de la historia.

La historia tiene que ser estudiada utilizando el método inductivo, solo así se puede reconstruir correctamente la historia y desarrollar en base al uso de este método una conciencia crítica acerca de la historia.

La conciencia histórica, cada vez más acentuada y profunda, que tienen los pueblos de América y del mundo nos permite concluir diciendo, en honor a la verdad histórica, que España tiene una deuda histórica acumulada con América.

España no tiene hoy día, y nunca la ha tenido, una verdadera conciencia histórica con relación al desastre descomunal que implicó su llegada a América en las tres carabelas que encabezó Cristóbal Colón.

España siempre ha analizado y ha justificado la historieta del “descubrimiento” en una perspectiva deductivista.

Comenzando por desmitificar el muy mal llamado descubrimiento de América, que no fue más que imponer a sangre y fuego la civilización de la barbarie, de la esclavización, del saqueo y del pillaje más cruento y vil.

Lo de España en América fue un verdadero genocidio.

América era una región del mundo habitada por indígenas o aborígenes; si es así, y fue así, hay que concluir, en un correcto y verdadero ejercicio de la lengua española, que no puede ni debe hablarse de descubrimiento.

España no trajo a América ni la civilización ni la libertad.

El mal llamado descubrimiento fue un verdadero acto de sabotaje, de saqueo, de pillaje y de exterminio de la raza indígena o aborigen, la raza autóctona.

Es cierto que España estaba en ese momento de la historia universal en un estadio superior de desarrollo porque se movía entre el fin del feudalismo y el inicio del capitalismo y los indígenas, originarios habitantes de América, estaban en un estadio inferior de evolución y desarrollo.

Pero nada justifica que España hiciera lo que hizo – en un ejercicio crudo, burdo y permanente de la violencia más encendida -, con las tierras, los recursos y los pueblos originarios de América.

Los inmensos recursos sacados de América fueron utilizados por España para financiar el desarrollo del capitalismo en su territorio en Europa.

Inglaterra, Francia y Holanda también se beneficiaron de los recursos saqueados en América para acelerar el desarrollo del capitalismo en sus fronteras.

Si el caso se lleva a un tribunal internacional, España perdería el caso y sería condenada por los crímenes de lesa humanidad cometidos en América.

Es muy lamentable que España no tiene hoy día los recursos para pagar o indemnizar a América por esa deuda histórica.

También la independencia y la libertad las conquistaron los pueblos de América en los siglos XIX y principios del siglo XX enfrentando a los ejércitos españoles.

¡España seguirá en deuda con América mientras vida tenga!

¡La nueva conciencia histórica, una conciencia plenamente crítica, nos hace plenamente libres como hombres y mujeres de América!

Autor: Dr. Víctor Manuel Peña

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar