¿La decisión de Katy Báez?, “un paso adelante, dos pasos atrás”

Por Matías Vizcaíno sábado 31 de agosto, 2019

[…] Según las recomendaciones de Lenin en su obra: ¨Un paso adelante, dos pasos atrás¨, en lo particular trato de ser lo más objetivo posible a los fines de adaptar un episodio de la obra del grandor revolucionario sobre la disciplina, la estrategia  y saber esperar el momento oportuno para el ataque y posterior conquista de los espacios deseados.  Es decir,  la similitud  ¨alegórica¨ que trato de  descodificar y adaptar es propia a una condición específica y coyuntural en Santo Domingo Este entre los candidatos a la alcaldía por el H20: el pastor Dio Astacio y Katy Báez.

Se dice entre los corrillos de la militancia del PRM Santo Domingo Este, que la encuesta (mecanismos que se usó para medir y valorar la simpatía de los precandidatos a la Alcaldía SDE con la finalidad de escoger uno entre dos en representación del H20), que en este ciclo de primarias internas desfavorece a la precandidata rubicana Katy Báez.  Por lo que mi sugerencia va en dirección a ese equipo fortificado por el trabajo entre la gente de la Provincia.

De ser así, ¨un paso adelante, dos pasos atrás¨, es lo que conviene que haga el candidato o candidata cuando la posición o los factores externos no controlados no están a favor de uno de ellos en el momento, y más cuando ese candidato ha avanzado mucho en el camino puede ¨dar un paso adelante, y dos hacia atrás¨, a pesar de que se vea como un retroceso, al final del camino, no lo es.

En efecto garantizaría la ¨herencia política¨ del H20, (recordemos el caso del acuerdo político denominado: ¨café con leche¨, donde Hipólito Mejía dio paso a Fernando Álvarez Bogart para que acompañara Peña Gómez como candidato vicepresidencial -1996-; ¿qué sucedió cuatro años después?: Hipólito Mejía se convirtió en el heredero natural de Peña Gómez y fue candidato a la presidencia de la República por el PRD… declarado ganador del torneo electoral en dicha ocasión).

Por esta razón lo que procede es dar ¨un paso adelante¨ qué significa: coherencia, respeto a la máxima dirección del organismo, prudencia y cohesión para mantener a flote la lucha en la misma dirección de la embarcación  que transporta los intereses: colectivos y particulares. Y, ¨dos pasos atrás¨: que indica el ensanchamiento de las capacidades para el proceso de maduración: a la   actitud, a la tolerancia, al nuevo proceso que habilita la posibilidad a la reflexión, a la disciplina que abre una vía hacia la reorganización, a la recomposición de fuerza, a la autocrítica para evaluar las estrategias aplicadas por dentro y por fuerza (en el recién proceso que acaba de concluir) en el sentido de valorizar: fortaleza, debilidad, amenaza y debilidad.  También construye un puente de conexión con el liderazgo central (Hipólito Mejía) hacia la confianza y la cohesión interna de los grupos de apoyo a proyectar favorablemente la carrera hacia la alcaldía de SDE en las futuras contiendas internas en del Partido.

A saber, el H20 no es solamente la corriente que apoyaría a un alcalde, diputado o regidor para beneficiar apetencias personales,  ni es el árbitro entre los compañeros que no aceptan las reglas de juegos que previamente y consciente se escogieron; es más bien una ideología de progreso organizado, una visión cohesionado por la unidad de voluntad, de acción y de disciplina, que hará posible el retorno de Hipólito Mejía al Palacio Nacional.

El H20 es una realidad apoyada por la sensatez, experiencia y nobleza de la mayoría de los dominicanos representados en: las iglesias, empresarios, cooperativas, agrupaciones juveniles, instituciones culturales y educativas, sindicatos, universidades y la sociedad civil.

Por último cabe recordar, un candidato o candidata, desunido por la cólera que genera el fragor politico de la ocasión o  la intolerancia de algunos de sus miembros, a no acatar una decisión central y acordada previamente entre los actores, es irrisiblemente abrirle  las puertas a la anarquía.

El equipo politico que actúe así, corre el riesgo de que su liderazgo caiga en tela de juicio por los hipolitistas, y además se estrecharía la posibilidad de ir a gobernar junto a un nuevo mandato constitucional del Ing. Hipólito Mejía en el año 2020;  aun mas, podría quedar aplastado por el muro del desacuerdo, disminuido por la lucha a corto plazo y estancado por la miopía política que no le permite ver después de la curva (ni conocer los beneficios que le depararía el futuro en política).

En resumidas cuentas, a partir de lo que se ve desde mi pequeño campo de acción: el camino de Katy Báez, con mira a las primarias del 6 de octubre y las elecciones generales del año 2020, es apoyar a Hipólito Mejía como candidato a la presidencia; y, si las encuestas en el día de hoy no le da el número requerido por H20, lo que sigue es abocarse a respetar el acuerdo según el ¨resultado¨ de dicha medición técnica que supone da cómo el más ¨valorado¨ y ¨único¨ candidato posible, por el momento, al pastor Dio Astacio para enfrentar a Manuel Jiménez.

Anuncios

Comenta