La cuenta regresiva de la dignidad Uasdiana

Por Pablo Valdez viernes 8 de junio, 2018

Si contamos a partir de la fecha, junio 09 del 2018, y hacemos una evaluación de cómo la gente que pulula por todo el campus universitario han transformado sus rostros pesarosos en una sonrisa permanente que refleja que el cambio se acerca y se espera para bien a partir de la decisión mayoritaria de todos los miembros del Claustro Mayor, con abarrotamiento de las urnas que se abrirán el día que contaremos a 20, para hacer que el 16 de julio del presente mes asuma la dirección de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, la Dra. Emma Polanco con una batería gerencial como nunca se había originado en la Primada de América.

El fenómeno que ha concitado esa integración de universitarios dirigidos por la Dra. Polanco, a través de una consigna operativa y con la realidad del logro gerencial en el próximo cuatrienio, “Por la UASD que Todos soñamos, Una Gestión Humana y de Calidad”, no tiene precedentes en la historia de 480 años de existencia de la institución más digna del Estado Dominicano.

Si es de justicia tomar en consideración, como los universitarios han percibido la necesidad del cambio y la confianza que ha concitado este maravilloso equipo, debe dársele una connotación semejante o mayor a la reacción que toda la Nación ha  experimentado con relación al cambio que viene en la UASD.

Es la Sociedad Dominicana, la que a diario pide que se aproxime cada vez más el 20 de junio 2018, para medir el deseo universitario de saneamiento integral financiero y administrativo, corrección del manejo operativo de todas las áreas universitarias, ordenamiento vial, tramitación de documentaciones internas y externas, una programación a tono con las necesidades de los estudiantes y profesores, un sistema de procesamiento de datos y respuestas oportunas a los usuarios de la información, un gasto de calidad como garantía del uso adecuado de las finanzas, un eficiente sistema de información para que la academia esté debidamente informada y todo el país también. En fin una universidad que responda a las exigibilidades de una ciudadanía que la ama.

Ciertamente que “la Universidad Autónoma de Santo Domingo que la Nación Dominicana quiere y desea, comienza ahora”, porque “más allá de la meta trazada hay un espacio, todos: dominicanos y dominicanas juntos, haremos grandes cosas por la UASD”.

Comenta