La criticidad de la Economía

Por Víctor Manuel Peña

¿Por qué la ciencia de la economía es, sigue y seguirá siendo una ciencia eminentemente crítica?

El carácter crítico de una ciencia deriva de su inextricable y permanente relación con la moral.

La moral implica en esencia un cuestionamiento de todo lo que existe en el marco de la razón.

El fin último de la moral es el mejoramiento de todo lo que existe para bien de la humanidad en el marco de sus propios principios y valores.

La criticidad de la economía apunta al mejoramiento de las condiciones en las diferentes fases del proceso económico para hacer mejorables las condiciones de vida en el marco del progreso, del bienestar y la prosperidad.

Por su carácter moral la economía no puede ni debe estar al servicio de unos sí y de otros no, por lo que el carácter moral de la Economía no debe confundirse con el aprovechamiento clasista de la ciencia o de la Economía.

Pero es natural que las clases hegemónicas útiles el conocimiento de la ciencia para beneficiarse grandemente en detrimento de los más débiles.

Ni esa situación ni la organización clasista de la sociedad niegan el carácter moral de la ciencia.

El economista está para examinar el carácter crítico de la Economía, porque de lo que se trata es que la Economía sea un instrumento al servicio de los intereses generales de la sociedad y de la población.

La economía no puede callar o no debe hacer mutis ante las diferentes alternativas para el uso de los recursos escasos de que dispone una sociedad para enfrentar sus necesidades en los diferentes órdenes.

Pero la crítica tiene que estar presente tanto cuando se trata de recursos públicos como cuando se trata de recursos privados porque todos tienen su origen en el ahorro o excedente que se genera a partir del trabajo.

Y el trabajo que genera el ahorro tiene un carácter eminentemente social por todos componentes que intervienen en el proceso de trabajo o de producción incluyendo el mismo trabajo

La criticidad tiene que estar presente siempre para provocar un mejor uso de los recursos públicos y privados en todas las direcciones en provecho del bienestar colectivo.

La criticidad de la ciencia, por consiguiente, implica un compromiso con el desarrollo y el bimestre histórico de los pueblos.

 

POR EL DR. VÍCTOR MANUEL PEÑA

*El autor es economista, abogado y miembro de la Dirección Central de la Fuerza del Pueblo (FP).

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar