La Constitución no les importa, sólo quieren volver para hacer lo que ya hicieron…

Por Pedro Rene lunes 1 de abril, 2019

El ciudadano dominicano de estos tiempos lleva la vida muy rápido, en ese afán por cumplir objetivos y metas, ya sean individuales o corporativos, se le va la vida intentando lograr el “éxito”; vamos rápido y las agujas del reloj nunca se paran, sin embargo no tenemos tiempo, ni para regresar a casa a comer y sentarnos con la familia a conversar; el tiempo camina, corre y a veces vuela pero ya no tenemos tiempo.

El dominicano y yo diría que cualquier ciudadano del mundo contemporáneo, en ese afán desmedido en que vive , caminando tanto como se puede y a veces desorientado por falta de tiempo para buscar dirección ; ese mismo ciudadano que se caracteriza por dos cosas : la primera es que exige a los políticos ,que le resuelvan los problemas para “ayer” eso quiere decir más rápido que inmediatamente ; la segunda es que nos hemos vuelto incrédulos , ya no creemos en nadie ; ya la mentira y los sueños no los están comprando en el mercado.

Asimismo,  cuando escucho a la facción opositora del partido oficialista (PLD) casi convertidos en la “Guardia Pretoriana de la constitución” y soy testigo de esos discursos incendiarios, me pongo “chivo” pero con ley, sí con ley; entonces con la constitución en la mano, hice mis investigaciones y comparaciones…a ver si ciertamente son tan “defensores” de la constitución dominicana. Veamos:

Constitución 25 de julio de 2002 (La de Hipólito).-

Art. 49.- El poder ejecutivo se ejerce por el Presidente de la República, quien será elegido cada cuatro años por voto directo. El Presidente de la República podrá optar por segundo y único periodo constitucional consecutivo, no pudiendo postularse jamás al mismo cargo, ni a la Vicepresidencia de la República.

Constitución 26 de enero de 2010 (La de Leonel).-

Artículo 124.- Elección presidencial. El Poder Ejecutivo se ejerce por el o la Presidente de la República, quien será elegido cada cuatro años por voto directo y no podrá ser electo para el periodo constitucional siguiente.

Por consiguiente, dónde está el truco de esto, tan sólo hace falta leer las negritas de los párrafos anteriores. Es muy sencillo, aquí se lo explico: Hipólito reformó la constitución para que el Presidente de turno pueda gobernar por ocho años y nunca más; como lo hace Estados Unidos y España; de esta manera se garantiza la alternancia en el poder. Por otra parte, Leonel reformó la constitución para instaurar la reelección diferida, eliminando el “nunca jamás” habilitándose para poder volver con un “descanso” de cuatro años para volver a buscar su herencia.

Entonces, vemos que no son tales defensores de la constitución la “Guardia Pretoriana de la constitución dominicana”; la usaron como un pedazo de papel. ¿Donde está la cuestión actual? ; es simple, un dominicano cuya concepción de la vida no es viable fuera de las paredes del palacio nacional, que la única foto que le gusta es la que tiene en su dormitorio con la “ñoña” presidencial puesta, que tuvo la genialidad de “prestar” la presidencia de la República y gracias a Dios los cálculos salieron mal; quiere volver. ¡No contaba con mi astucia! (voz del Chapulín/Chespirito).

Ciertamente, si el estado de cosas que se encontraba en el año 2010 antes de la reforma se hubiera mantenido, ahora mismo no tendríamos la situación que vive nuestro país. ¿Queda más claro ahora por dónde se le entró el agua al coco? Ahora escoja usted su culpable favorito. Yo tengo el mío,  y si la única manera viable que existe para que en este país no vivamos otra vez lo ocurrido en los años de Leonel (Félix Bautista y Víctor Díaz) ,  es la reelección de Danilo Medina, díganme dónde hay que firmar o donde tengo que votar…

Hoy le temes como el diablo a la cruz, a la reelección de Danilo, ayer le temiste de igual manera al “Nunca Jamás”. ¡Así NOOOO! (voz de Franklin Mirabal).

Algún día llegará el verano

 

Por: Pedro René Almonte Mejía

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar