La Complejidad Política de Hoy

Por José Pérez Méndez miércoles 12 de julio, 2017

Es sencillamente impresionante lo complejo que se ha vuelto la política en la República Dominicana en la época actual, aunque en realidad es un fenómeno mundial que está relacionado con el surgimiento de nuevos paradigmas y nuevos liderazgos de la post guerra fría.

En tiempos pasados el cuadro estaba más o menos definido ya que casi siempre se sabía el rol que jugaban los diferentes entes en el escenario político planteado; mas sin embargo hoy cualquiera se confunde debido a la rapidez con que los entes cambian de posición en cada escenario creado.

En tiempos de la guerra fría el principal enemigo de los sectores de poder era el comunismo promovido y apoyado por la URSS en el mundo, y la seguridad nacional de los estados estaba enfocada en evitar que dicho flagelo penetrara a sus territorios.

Las alianzas entre los sectores de la derecha eran férreas y permanentes, mientras que los sectores progresistas y revolucionarios luchaban juntos o separados por sus objetivos políticos. Sólo en casos raros se producían cruces o alianzas entre sectores de intereses antagónicos.

Hago este largo preámbulo a raíz de los últimos acontecimientos políticos ocurridos en República Dominicana, ya que hemos visto a los empresarios  apoyar a un movimiento político con apariencia social, para más adelante informar que ya no seguirían financiando dicho movimiento porque, según ellos,  se había desvirtuado de sus orígenes.

Pero los empresarios no sólo anunciaron que no seguirían apoyando al movimiento verde sino que han asumido la defensa de la construcción  de la planta de Punta Catalina que anteriormente habían criticada de manera negativa; además de apoyar los esfuerzos que hace el gobierno en materia de persecución de la corrupción en el gobierno.

En el ámbito judicial hemos visto cómo un Juez de la Suprema Corte de Justicia, del que se dice es capaz, honesto y responsable, acogió prácticamente intactas las peticiones del ministerio público en relación a los acusados de soborno y de corrupción en el escándalo de ODEBRECHT, para que tan sólo un mes más tarde un tribunal de la misma Suprema Corte de Justicia modificara de manera radical la sentencia del Juez Polanco Brito.

Cuando uno ve todo esto ocurrir, se tiene uno que preguntar, cómo es posible que puedan producirse cambios de actitudes y de opiniones tan rápido en un escenario por demás acostumbrado a la firmeza de las posiciones y de las decisiones en todos los ámbitos?

Las respuestas sólo pueden ser dadas por quienes toman y cambian las decisiones de manera tan rápidas en un mismo escenario; no obstante uno como observador de la realidad se queda con la inquietud mental que lo sumerge en la tormenta mental en busca de posibles razones.

Y es que ante la ausencia de motivos  bien grandes que los atemorice y los obligue a mantenerse unidos y firmes en sus posiciones, los entes económicos, sociales y políticos se sienten en la libertad de actuar en función de sus intereses particulares, y como estos son su norte pues los siguen como un navegante sigue a la brújula que siempre  señala el norte.

De esa manera, la compra por parte del estado de los terrenos donde se construye Punta Catalina, al más grande grupo económico del país, hizo que dicho grupo cambiara su posición  con respecto a dicho proyecto.

De la misma  manera que la colocación de los Bonos Soberanos para terminar la construcción de Punta Catalina a Bancos e Inversionistas Norteamericanos,  ha hecho cambiar de actitud a sectores de la élite foránea que habían  estado hostilizando al gobierno  por haberles dado la financiación de dicho proyecto a inversionistas de otros países.

Todo esto muestra lo complejo del manejo de la política en estos tiempos en que los entes económicos, sociales y políticos, actúan teniendo como fuerza motriz sus intereses de grupo, al margen de los intereses nacionales que, al parecer, recaen sobre los hombros de quienes gobiernan.

 

Comenta