La “coca” venció al imperio y sobornos no son ilegales

Por José Flández martes 14 de marzo, 2017

El gobernante de Bolivia, Evo Morales, sostuvo recientemente con mucho orgullo y entusiasmo, que la hoja de coca le “ganó” la batalla a Estados Unidos, que buscaba su erradicación total, al promulgar una ley que sube de 12.000 a 22.000 hectáreas la superficie legal de cultivos de la planta narcótica en el país andino.

El caudillo indígena, sin inmutarse, se pavonea orgulloso de que su país sea ahora mayor productor de la materia prima de la cocaína, droga cuya producción y trafico ilegal, tanto daño a causado a la humanidad.

Pero a la vez, el que en una ocasión asegurara que consumir carne de pollo es la causa del homosexualismo, reconoce que USA quiere cero coca, motivo por el cual expulsó a la DEA del país, acusándola, al mismo tiempo, de querer espiarlo a él y su evidente narco régimen.

Sin embargo Morales, también como todos los comunistas lo hacen, ha acusado en varias ocasiones, al organismo anti drogas norteamericano, de ser el principal propulsor del narco tráfico… ¡cuanta contradicción e incoherencias! ¿Entonces en que estamos? Si dice que lo que quieren es cero hojas de coca; entonces, ¿cómo diablos van a estar de acuerdo con el narco tráfico? Definitivamente, que a estos “revolucionarios” no hay quien los entienda en su perversión.

Para el líder de los cocaleros, los que en su mayoría son de su propia etnia, el haber aumentado por ley el cultivo de la hoja es un verdadero triunfo que lo llena de júbilo, al enfatizar que: “En otras palabras, la hoja de coca se ha impuesto frente al imperio norteamericano, la coca ganó a Estados Unidos esta dura batalla porque Estados Unidos quiere cero de coca”, sentenció orgullosamente el atípico presidente indígena, auto proclamado marxista leninista y fiel adulador de Fidel Castro.

Es alarmante constatar como el mundo está en estos momentos, cuando hay países que se atreven a elegir a personajes estrafalarios, que de forma delirante se atrevan a mofarse de tales “reivindicaciones” vergonzantes.

La verdad es que el castrismo no pudo hacerle mas daño a América Latina y al mundo, luego, de imponerle a su propio pueblo la mas cruel y larga dictadura marxista leninista del continente, sometiéndolo a un largo calvario de hambre, miseria y represión despiadadas, tratando inútilmente por medio de la violencia narco guerrillera de exportarles su engendro comunista, ocasionándole con ello largas guerras fratricidas y centenares de miles de victimas.

Y luego, al verse en una situación de desamparo por la inesperada desaparición de la URSS y de paso perder los multimillonarios subsidios soviéticos que le daban vida a su famélica “revolución”, promover la organización en 1990 del peligroso conglomerado Izquierdista llamado Foro de Sao Paulo, creado por el propio tirano Fidel Castro y su sirviente ideológico, Luis Inácio Lula da Silva, junto a otros connotados marxistas del continente, luego del descalabro de las dictaduras comunistas de Europa, con la Unión de Republicas Socialistas Soviéticas a la cabeza.

Fue allí, en ese foro, donde se planeo la nueva estrategia castrista de instalar gobiernos comunistas en toda América Latina, principalmente en Venezuela y Brasil, aprovechando la misma democracia que tanto desprecian, para luego desmontarla, controlando sus instituciones, convirtiéndolas en satélites del ejecutivo, con el fin de eternizare en el poder, como efectivamente lo hicieron en Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Brasil, Argentina y otros países; aunque afortunadamente Brasil y Argentina ya están fuera de su influencia y próximamente lo podría estar también Ecuador.

La república dominicana está padeciendo desde hace tiempo, 17 años para ser exactos, de un gobierno cuya organización política (PLD) es miembro de ese foro de partidos comunistas, y los resultados han sido frustrantes: control de todas las instituciones, populismo, continuismo, corrupción agravada y la no resolución de los problemas mas acuciantes, como la eterna deficiencia en electricidad, agua potable, salubridad, sanidad, desempleo crónico, bajos salarios, inseguridad alarmante, entre otros males prevalecientes.

En este contexto, y luego de escuchar al secretario general del PLD Reynaldo Pared Pérez, decir que en el hipotético caso de que el presidente Danilo Medina haya recibido financiamiento de Odebrecht para la campaña electoral, no se habría cometido ninguna ilegalidad, para justificar cualquier vinculación de Medina, Leonel, o inclusive él mismo, debe preocupar que en el país no haya una oposición coherente comprometida con enderezar el rumbo de la nación, dispuesta a desalojar del poder a esta cleptocracia peledeísta.

Es muy preocupante esa temeraria reflexión de Reynaldo. Cualquier similitud con Evo Morales, Hugo Chávez, Rafael Correa y Daniel Ortega, entre otros comunistas que de forma parecida justifican sus desmanes, no es coincidencia, sino una constante en el comportamiento de los corruptos y antidemocráticos políticos y partidos de izquierda pertenecientes al Foro de Sao Paulo, (FSP); ese nido de resentidos marxistas, frustrados por el rotundo fracaso del comunismo a nivel mundial, luego del derribo del infame Muro de Berlín.

 

 

Comenta