La cobardía de Julian Assange

Por José Flández viernes 12 de enero, 2018

Julian Assange es un periodista australiano que desde su temprana juventud se ha dedicado al delito de hackear documentos de  gobiernos e instituciones públicas y privadas, por lo que ha sido procesado en su país natal, encarcelado y puesto en libertad por alegada buena conducta.

 Apoyado en su alta capacidad informática, el periodista hacker, en vez de utilizar sus altos conocimientos tecnológicos para aportar inventos y descubrimientos basados en la investigación científica, se ha dedicado a la subversión y desestabilización de instituciones y naciones; aunque sus simpatizantes llaman a eso “excelente periodismo y libertad de expresión”.

 Desde su plataforma digital denominada WikiLeaks se las ha ingeniado para robar miles de documentos altamente secretos del gobierno estadounidense, entre otros, con el fin de divulgarlos y ganar notoriedad, perjudicando de manera sustancial a dicho gobierno en términos políticos y militares.

 Luego de residir por un tiempo en Suecia, donde solicitó la ciudadanía de esa nación, la cual le fue denegada; el periodista fue acusado por la justicia sueca de los delitos de coacción, acoso sexual y violación.

 El 7 de diciembre de 2010, luego de escabullírsele a las autoridades suecas, el fundador de WikiLeaks, se entregó a una comisaría británica, luego de estar bajo una orden de búsqueda y captura, emitida por la Interpol, al ser acusado en Suecia, de coacción, acoso sexual y violación.

Luego de obtener su libertad de forma condicional al pagar una fianza de más de 300 mil dólares, la que violó al penetrar a la legación ecuatoriana donde se encuentra, con el propósito de obtener asilo político, alegando que su vida peligraba en caso de se extraditado por el gobierno sueco, que dicho sea de paso, ya no lo requiere por este haber parado el proceso en su contra por la imposibilidad de continuar con la investigación.

En mi opinión Assange ha demostrado una actitud cobarde al esconderse para obviar responsabilidades penales, las cuales podría desmontar si en verdad es inocente, por medio de una exhaustiva investigación de parte de las autoridades de Suecia, un país con un probado e incuestionable estado de derecho, el cual estoy seguro no se prestaría a perversas componendas, denunciadas por el hacker que podrían darse, con el fin de ser entregado por Suecia a los Estados Unidos.

Ahora que el gobierno ecuatoriano presidido por Lenin Moreno quiere resolver definitivamente el estatus del refugiado, tratando de negociar su salida de su embajada, el Reino Unido denegó a ese país concederle a Assange el estatus de diplomático, al parecer solicitado por Ecuador; lo que le daría inmunidad, al impedir ese estatus que este fuera detenido al abandonar la legación diplomática.

Se rumora que Assange ha obtenido la ciudadanía ecuatoriana, con la que estaría apto para ser nombrado como diplomático de la nación que lo ha protegido durante los últimos 6 años, con lo que lograría burlar mientras se pueda, la justicia de varios países que podrían requerirlo.

Comenta