La CELAC y la integración Latinoamericana

Por Luis Fernández martes 14 de enero, 2020

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), mecanismo de diálogo y concertación política, integrada por 33 países de América Latina y el Caribe, ha dado un importante paso para su fortalecimiento y consolidación con la reunión de cancilleres realizada recientemente en México, en la que participaron 29 países y con la decisión del gobierno de esta nación de asumir la presidencia Pro-Tempore de este importante organismo.

Los países Latinoamericanos han realizado importantes esfuerzos para avanzar en los procesos de integración regional y que una nueva América Latina se proyecte en el porvenir y la conformación de la CELAC la cual fue fundada en el año 2010 en la Riviera Maya de México y cuya constitución definitiva se produjo el 2 y 3 de Febrero del 2011, en Caracas Venezuela es un reflejo real de todo lo que se ha hecho para producir y consolidar una unidad que está llamada a fortalecer las posiciones de la región.

Frente a las crisis económicas, políticas y sociales que se presentan hoy en día, a una situación mundial turbulenta y sus manifestaciones en la región, lo que amenaza la paz, el desarrollo y las relaciones fraternas de los pueblos Latinoamericanos, se hace necesaria la acción unida de los gobiernos Latinoamericanos en defensa de los intereses de sus pueblos.

En una región donde la pobreza, la vulnerabilidad y la desigualdad son problemas estructurales, que atentan contra la equidad y el progreso, situación que pone en riesgo de retroceso a todos los países Latinoamericanos y Caribeños, se impone una actuación unida y coordinada en defensa de los intereses de América Latina, de sus más de 20 millones de kilómetros cuadrados y alrededor de 600 millones de habitantes.

Hay que dar pasos importantes en aras de la unidad e integración, esto debe ser un fiel reflejo de la vocación de unidad en un contexto diverso y plural, de las 33 naciones Latinoamericanas que constituyen la CELAC, convencidos todos de la necesidad de la unidad y la integración política, social, económica y cultural, para enfrentar con éxitos los desafíos que se presentan en la región.

Esto deber ser fortalecido en base a un proceso de consultas, diálogos y consensos, mediante reuniones ministeriales con la firme decisión de promover y proyectar una sola voz de América Latina frente a los grandes temas y a sus legítimas aspiraciones de inclusión social, crecimiento con equidad, desarrollo sustentable e integración.

Desde su fundación la CELAC adoptó importantes compromisos para fortalecer la unidad de América Latina., de los que se pueden destacar, la “obligación de no intervenir, directa o indirectamente, en los asuntos internos de cualquier otro Estado y observar los principios de soberanía nacional, la igualdad de derechos y la libre determinación de los pueblos”.

Además el, “derecho inalienable de todo Estado a elegir su sistema político, económico, social y cultural, como condición esencial para asegurar la convivencia pacífica entre las naciones”, el acto de creación se llevó a cabo mediante la firma de la Declaración de Caracas, por parte de las Jefas y los Jefes de Estado y de Gobierno de América Latina y el Caribe, donde se definió a la CELAC como un “mecanismo representativo de concertación política, cooperación e integración de los Estados latinoamericanos y caribeños y como un espacio común que garantice la unidad e integración de nuestra región”.

Es por todo lo expresado anteriormente, que es de suma importancia para la región y para la CELAC, la decisión del gobierno de México, que preside Andrés Manuel López Obrador de asumir la presidencia Pro Témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), con el compromiso de fortalecer ese organismo y consolidarlo como el instrumento de cooperación más poderoso de América Latina y El Caribe.

México ha asumido con gran responsabilidad este reto de relanzar e impulsar la CELAC y ha planteado 14 puntos que fueron delineados a los medios de comunicación, por el canciller Mexicano Marcelo Ebrard, los cuales deberán cumplirse bajo la presidencia de México -de un año-,  como son: crear una propia metodología de la CELAC contra la corrupción, fortalecer la cooperación internacional y aeronáutica, llevar a cabo compras consolidadas en común, gestión sustentable de los recursos oceánicos e impulsar una Acción Turística Común.

Además, formar equipos regionales en materia de gestión integral de riesgos y desastres, avanzar en lo relativo a la Ciencia y Tecnología para la sociedad de cara al Primer Encuentro CELAC-Innovación, avanzar en un monitoreo sobre la resistencia a los antimicrobianos, así como en la gestión integral de riesgo de desastres, en torno al combate a la corrupción en la región, el canciller Mexicano dijo que, “se busca elaborar una metodología común para prevenir, detectar, sancionar y combatir este flagelo, pues se trata de un fenómeno global con impactos muy negativos sobre el desarrollo social, político y económico de los países y sus ciudadanos”.

Estos 14 puntos que desarrollara México en este año de su presidencia Pro-Tempore, son las bases de su objetivo de promover proyectos de interés común para todos los países que pertenecen a la región de América Latina y el Caribe, estas acciones fortalecerán la posición de la región a nivel internacional y con el trabajo, la cooperación y el esfuerzo de todos sus integrantes se lograran los resultados que se merecen y necesitan los pueblos Latinoamericanos.

Pese a las dificultades la CELAC ha continuado con nuevos bríos y gran determinación, es algo que debemos impulsar con mucha fe y esperanza en el porvenir de nuestra América, el presidente Hugo Chávez lo ha definido así, “Gracias a la Celac ya nos vamos pareciendo a lo que una vez fuimos (…) El espíritu de la unidad ha vuelto con todas sus fuerzas (…) La Celac ha sabido plantarse con un carácter y una personalidad bien definida”, lo que ha sido fortalecido por lo dicho por el expresidente Lula, “Nuestra unidad debe ser entendida como una contribución a un mundo nuevo, multipolar y multilateral”.

La CELAC ha iniciado una nueva etapa con la presidencia Pro-Tempore de México, la que esperamos que cumpla sus propósitos, con la unidad y los esfuerzos de todos los pueblos Latinoamericanos y del Caribe, que necesitan de una organización regional que verdaderamente represente sus intereses y haga sentir en el escenario internacional, la voz unificada de América Latina.

“Hoy más que nunca se hace necesario continuar unificando y concentrando los esfuerzos y las capacidades para seguir desarrollando  la CELAC, para que la misma sea un instrumento idóneo en la lucha contra la pobreza y las desigualdades sociales de nuestra América y para lograr que las posiciones de los débiles tengan peso en el contexto mundial, conscientes de que el destino de América Latina descansa en su unidad, que es lo único que dará fortaleza y esperanza a la lucha de los pueblos Latinoamericanos y del Caribe,  contra la exclusión social,   logrando mejores condiciones de vida para los millones de Latinoamericanos que merecen un futuro mejor.

 

Por: Luis Fernández

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar