La Biblia como eje fundamental de la educación en los centros educativos

Por Fraymi Almonte Estrella viernes 14 de junio, 2019

Luego de la resolución aprobada el pasado jueves por la Cámara de Diputados que exige al Ministerio de Educación dar cumplimiento a la Ley número 44-00, que establece la obligación de la lectura e instrucción de la Biblia en las escuelas públicas y privadas del país.

Este fue un tema muy polémico que ha traído mucha controversia por sectores que no quieren que se manifieste la identidad cultural de un pueblo creyente que busca el rescate de los valores y el bienestar social.

Considero que si hoy somos una nación prospera que goza de privilegios e independencia es porque los padres de la patria adoptaron poner a Dios como su principal guía para la liberación del pueblo y no obstante a esto tenemos una Biblia en el escudo dominicano y la misma no se encuentra cerrada sino abierta, dando a entender que la palabra de Dios cobra sentido cuando la leemos y la ponemos por obra.

La sociedad dominicana ha perdido parte de sus valores, y hoy nos vemos en una profunda crisis debido a la desintegración familiar, violencia, drogas y corrupción. Lo más alarmante es la desintegración familiar y la gran cantidad de niños que nacen, sin tener un padre que les inculquen valores y les enseñe el temor de lo que es incorrecto. Hemos perdido la perspectiva de Dios, el respecto a los valores fundamentales de la vida en familia.

Cada día vemos una sociedad más afectada debido a los hechos violentos que son partícipes los estudiantes en las escuelas. Por tanto, creo que la enseñanza de la sagrada escritura vendría a dar un alivio a la formación integral. Ya que la misma traería consigo el aprendizaje básico de la historia y la evolución de los hechos que relata la biblia.

Una postura muy importante y que no podemos dejar a un lado fue a lo que hizo referencia nuestro ministro de educación Antonio Peña Mirabal que por respeto a haitianos no leerán la biblia en las aulas.

Mi opinión acerca del tema es que Nosotros como dominicanos Siempre hemos sido un país preocupado por nuestros hermanos haitianos y nunca le hemos cerrado las puertas para formarse en nuestro país. Por tanto, siento una gran decepción al escuchar las declaraciones del ministro de educación que no favorece su propia identidad de un pueblo creyente.

Por tanto considero que cada país tiene la libertad de adoptar los mecanismos necesarios que crea conveniente para la formación de sus ciudadanos.

Este tema no consiste en irrespetar creencias o costumbres religiosas. Más bien es un tema de adaptarse a las leyes y principios que rigen políticas para todos los ciudadanos que habitan en el mismo territorio.

Por consiguiente La integración de los inmigrantes siempre será estar abierto a culturas en donde son extranjeros.

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar