La aventura para avistar millones de aves sobre cielos de Panamá está cerca

Por EFE domingo 12 de agosto, 2018

EL NUEVO DIARIO,  PANAMÁ.- Los amantes de la ornitología y los aficionados a la observación junto a sus binoculares, cámaras y lentes están casi listos para aventurarse a contar en los cielos panameños las millones de aves procedentes de Norteamérica, que levantarán vuelo para iniciar su época migratoria rumbo al Sur.

Las aves, que se desplazarán en bandadas en un viaje colosal de miles de kilómetros, huirán una vez se inicie el frío otoñal hacia bosques, costas, manglares y hasta zonas urbanas de México, Centro y Suramérica, buscando lugares con clima más adecuado para descansar, vivir, alimentarse y reproducirse.

La época estacionaria en octubre y noviembre que las obligará a realizar la travesía será el epicentro de una actividad para Panamá que tiene una historia de más de 120 años, “la observación de aves”, un segmento que el país espera con ansias para dar rienda suelta al turismo verde que ha ganado auge en los últimos años.

Durante ese movimiento se dan tres grandes migraciones, la de las aves rapaces, las playeras y las canoras, todas se contabilizan por millones desde lugares cercanos a la capital, señaló a Efe el guía especializado en observación de aves y miembro de la Sociedad Audubon de Panamá, Venicio Wilson.

“En el deporte de la observación de aves las personas van como coleccionando, y en esa búsqueda de especies nuevas se sitúa Panamá como destino”, afirmó el guía.

Los plumajes de tucanes, loros, quetzal resplandeciente, águila arpía, tangaras, y otras como el saltarín piquigrueso, cuyo color verde amarillo causa extrañeza, complementa el gran directorio que puede ser observado y oído con mucha suerte hasta en medio de las capitales de concreto panameñas.

“No es por nada que el destino que ostenta el título del primer país de Centroamérica con unas 1.010 especies en diversidad de aves, desee atraer cada vez más a visitantes de Norteamérica, Europa y Asia”, indicó.

En la competición internacional de avistamiento conocida como el Global Big Day en mayo pasado, el istmo se ubicó como número uno en Centroamérica y sexto entre los 10 mejores del mundo, con unas 750 especies de aves vistas en un día, superando a Costa Rica con 685.

Wilson agregó que el territorio cuenta con un favorable sistema de carreteras y circuitos de bosques cercanos, aunque resalta que otros sitios más frecuentados son las tierras altas de la provincia de Chiriquí, limítrofe con Costa Rica; y la selvática Darién, que es casi inaccesible, pero no para los “pajarólogos”.

“Tenemos el reto de hacer a Panamá más llamativo con sus parques nacionales más accesibles, que se dé incentivos de infraestructura turísticas en otros lugares fuera de la urbe capitalina; y que se amplíe la mayor información disponible en material didáctico como libros y mapas, que les gustan a los aficionados”, reiteró.

Agregó que la mayoría de la clientela está consciente de realizar turismo sostenible y con compromisos ambientales, por eso quiere que su dinero sea puesto en la conservación de los recursos.

El ejecutivo del departamento de Comunicaciones Internacionales de la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP), Gilberto Alemancia, dijo a Efe que ese sector que atrae principalmente a grupos de gran poder adquisitivo y gran potencial, provienen en su mayoría de Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Francia y Alemania.

“Muchos por documentar especies exóticas están dispuestos a viajar a lugares lejanos, sin importar el costo, dado que la mayoría también son especialistas e investigadores”, certifica Alemancia que ha realizado un sinnúmero de giras junto a ellos.

Sostiene que aficionados y también avezados escogen los circuitos naturales de la capital panameña como el Parque Natural Metropolitano, el Parque Nacional Soberanía y las faldas del Cerro Ancón; sin dejar atrás las localidades de la provincia atlántica de Colón, y el Parque Nacional de Coiba, ubicado en el Pacífico.

Manifestó que la clave para lograr que el recorrido se dé con éxito, está en la capacitación que le brindan a los guías turísticos para ayudar a los visitantes a encontrar el animal que buscan entre los árboles de los densos bosques panameños.

El tiempo avanza y ambos representantes esperan en su calendario que se inicie la fecha para ver la majestuosidad de las aves al pasar por los cielos, siendo objeto de curiosidad y pasión de miles de turistas, personas y expertos que buscan comprender un poco sobre su bello comportamiento.

Anuncios

¡Mantente informado!

Suscríbase para recibir las noticias más importantes del país y el mundo directamente en su correo
SUSCRIBIRME
X
Apple Store Google Play
Continuar