La atmósfera de Marte

Por Américo Celado S jueves 18 de marzo, 2021

Tal y como advertí en una columna anterior, las intenciones de atentar con la estabilidad del Comité Olímpico Dominicano (COD), continúa viento en popa y seguirán apareciendo nuevos protagonistas como si se tratara de una serie de Netflix.

El capítulo Luisín Mejía Oviedo pasó a un segundo plano, la novelita se desarrolla ahora alrededor de la distribución de los fondos a las federaciones con miras a la participación en los Juegos Olímpicos de Tokio, Japón.

Como por arte de magia aparece en el escenario Cristóbal Marte, quien hizo público su inconformidad, porque el cuerpo técnico del COD le asignó tres millones de pesos a las Reinas del Caribe.

Marte acudió al programa Meta Deportiva el pasado viernes donde mostró un presupuesto de gastos de la selección femenina de voleibol muy superior a lo que se le otorgó y que no aceptó.

Marte hizo caso omiso a la recomendación que hizo el presidente del COD, Antonio Acosta Corletto, quien al ser abordado sobre el particular dijo que ese tipo de tema se debe dirimir a lo interno del organismo.

La explosión de Cristóbal, al parecer, motivó a Luis Chanlatte, primer vicepresidente del Comité, quien pidió la intervención del Ministro de Deportes, Francisco Camacho, para tratar de resolver el problema que ha ocasionado la distribución de 210 millones que se le entregó al COD, 78 para la participación en las olimpíadas y el resto para los Juegos Panamericanos juveniles.

Chanlatte, un viejo zorro del movimiento deportivo, aprovecha la ola  y se erige vocero de los inconformes para buscar un buen pedazo del pastel en el conflicto que contribuya con sus aspiraciones a la presidencia del COD.

El pedimento del presidente de la Federación de Wushu se produce unos días después de haber sugerido a Cristóbal junto a otros dirigentes y empresarios para llenar las vacantes dejadas por Nelly Manuel Doñé, fallecido, y Luis Elpidio Cumba, miembros cooptados del organismo.

Entiendo que la equidad debe primar en el reparto de esos fondos y que es de justicia mejorar el monto que le corresponde a disciplinas como el voleibol femenino, que ha sido la cara del deporte dominicano en el más alto nivel.

Porque pretender convertir la distribución de fondos en un circo público pone en evidencia una intención muy marcada de hacer daño y agudizar las contradicciones en el seno del COD para provocar una crisis de dimensiones sospechable, provocar una especie de tierra arrasada… y los trapos sucios se lavan en casa.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar