La Asociación de Jugadores de la NBA plantea sancionar las peticiones de traspaso

Por NBA MANIACS viernes 15 de octubre, 2021

EL NUEVO DIARIO, INTERNACIONAL.- La magnitud de los casos protagonizados por James Harden en Houston y Ben Simmons en Philadelphia se encaminan a sentar un precedente legal. En diciembre de 2022 la NBA y la Asociación de Jugadores deberá sentarse a firmar la renovación del acuerdo colectivo que les une. Durante la misma, seguramente ocupe el primer plano el futurible contrato televisivo que la Liga firmaría de cara a 2025 y que se rumorea reportaría 8.000 millones de dólares anuales. Pero en la lista de prioridades, las peticiones de traspaso ocupan el indiscutible segundo puesto.

La preocupación de las organizaciones a este respecto se ha disparado en tiempos recientes. Los directivos reclaman a la cúpula de la NBA que las extensiones máximas a rookies, pensadas para asegurar la retención de talento joven superlativo, no estaban dando los frutos esperados. Ben Simmons firmó la suya en 2019 y ha reclamado su traspaso con asertividad solo un año después de que la misma se hiciese efectiva. Este y otros ejemplos han llevado a decir a algunos directivos que «estos chicos firman el súper máximo y están pidiendo el traspaso al día siguiente», según reporta Jake Fischer para Bleacher Report.

Obviamente, la vehemencia mostrada por Simmons al negarse a cualquier vinculación con el equipo no es lo normal. Su actitud permite que los Sixers hayan podido privarle de parte de su salario, pero lo común es que el jugador que pide el traspaso no sufra ninguna penalización por ello. Lo cual podría cambiar en el corto plazo. Usualmente, la Asociación de Jugadores siempre ha abogado por otorgar mayor libertad de negociación a sus miembros, pero la normalización de las peticiones de traspaso apuntan a una nueva normativa reguladora.

Los implicados que menciona el artículo sugieren cifras muy diversas. Algunos defienden una sustracción del 70% del salario del jugador, algo totalmente alejado de la realidad. La cifra más coherente parece la privación del 40% del salario hasta que el jugador en cuestión sea traspasado. De momento, son solo ideas sobre unas pocas mesas que se unen a las que plantean reformular la idea de contrato supermáximo por cómo condiciona el futuro a corto, medio y largo plazo de las franquicias. Pero la realidad es que algo hay que hacer.