La adicción al juego no tiene ningún glamour

Por EFE lunes 2 de marzo, 2020

EL NUEVO DIARIO.- La profesional de la salud y jefa de prevención del Instituto de Adicciones de Madrid Salud, Ana Ordoñez, y el director del Centro de Atención a Adicciones (CAD) del distrito de Tetuán, Pablo Vega, coinciden en que la adicción al juego hay que neutralizarla y separarla de ”toda esa aureola que nos venden de que el juego es algo glamuroso”.

Los juegos de azar no tienen glamur, no hacen disfrutar y son causa de patologías, pero una de las mayores “falacias” de la agresiva publicidad de este sector empresarial está convenciendo a una parte de la población de que si alguien invierte el suficiente tiempo y dinero “llegará a ser capaz de ganar y dominar”, aseguran.

La doctora Ordoñez, que tacha de falacia y mentira que esta práctica pueda ser controlada por el jugador a base de entrenamiento, tiempo y dinero, destaca la importancia de romper el vínculo entre ocio y juego: lo cierto es que “unos pierden, otros sufren patologías derivadas de los juegos de azar y la industria se hace multimillonaria”.

En 2019, los siete CAD del Ayuntamiento trataron a 37 personas diagnosticadas con trastorno de adicción al juego o ludopatía no asociado al consumo de sustancias. Sumando las personas con adicción a sustancias, uso inadecuado de videojuegos y juego patológico asociado, la cifra se elevó a 350 (255 juego y 95 videojuegos).

El juego, ¿actividad de ocio?

Que los juegos de azar se están introduciendo como una actividad más del ocio juvenil queda demostrado con las cifras de la Encuesta sobre uso de drogas en enseñanzas secundarias en España (Estudes) 2018 de la ciudad de Madrid, hecha pública esta semana, que revelan que un 22,6 % de los adolescentes de la capital entre 14 y 18 años ha jugado alguna vez en el último año con dinero y de forma presencial y que un 9,7 % ha participado en apuestas online.

Parte del éxito de estas empresas, explica la médica, radica en el uso de dos de los reforzadores más importantes de cualquier conducta.Tanto el Gobierno central como el regional están ultimando sendas legislaciones para regular el sector del juego, cuya entrada en vigor se prevé en unos meses y que harán énfasis tanto en la publicidad como en el control de los salones de juego y su modalidad “online”.

Por un lado el económico, asegurando que la apuesta es baja y el importe del premio es alto, aunque no sea real, y, por otro, el personal, vendiendo alcohol -que hace más complicado tener un pensamiento crítico y racional- y tratando al cliente de una forma especial delante del resto de amigos para hacerle sentirse bien, elevar su autoestima y que repita la conducta de juego.

Anuncios