La academia y la agricultura de cara al futuro

Por Arturo Bisono

La agricultura en general deberá ser caracterizada por una conciencia de resguardo del ambiente, en parte motivada por las circunstancias y además exigida por una ciudadanía más informada, o lo que puede ser peor, una ciudadanía desinformada. Es por esto que la academia tiene un deber transcendental en la formación de profesionales del agro, educándolos en temas como: la interacción del agua con la planta y su entorno productivo, la importancia del riego en la productividad agrícola, el buen uso del recurso para proteger al medio ambiente dentro del marco de sustentabilidad, la escasez potencial del agua y del deterioro de su calidad y tomando en cuenta el impacto productivo que genera su buen uso, entre otros temas fundamentales.

Los agrónomos tienen un desafío enorme de cara a la vulnerabilidad agrícola de los agricultores dominicanos, y es el grado de tecnificación de los rubros productivos, que mientras menos tecnificados están mayor será el impacto, dado que no cuentan con el capital y la capacidad de absorber las variaciones que el cambio climático está generando en las condiciones agroclimáticas. Lamentablemente los más afectados serán los pequeños agricultores y aquellos que aún subsisten en rubros precarios y con poca capacidad tecnología. Este problema será aún mayor si los profesionales del agro no están a la altura de las circunstancias

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar