La A – Z del tránsito dominicano – motocicletas

Por Fernando Luis Rodríguez Ballista

Las motocicletas, sin lugar a dudas, son el medio de transporte privado más utilizado en la República Dominicana. Según los datos recopilados por la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) a diciembre de 2021, de la cantidad total de vehículos de motor registrados, el 55.8% corresponde a motocicletas. Dicho esto, es imprescindible que se eduque sobre las mismas desde temprana edad, se regule de forma efectiva y que esas regulaciones se mantengan con el paso del tiempo, pues esto último genera seguridad jurídica.

Hemos visto cómo los esfuerzos de las autoridades, cuando se hacen, van más enfocados a los vehículos de cuatro ruedas, pero si tomamos los datos actuales habría que ser más proporcionales ya que es el método más utilizado como transporte. Desde niños, asisten a los lugares en las motos con sus padres, sin tener un conocimiento previo de parte del Estado de cómo debería ser su comportamiento para garantizar la seguridad de los ocupantes.

Estos mismos niños, crecen, compran su propia moto, y de allí pasan a un carro, camioneta o camión, con los mismos conocimientos adquiridos, casi empíricamente, con el paso de los años. El uso del casco ha sido visto como una sugerencia, pasando directamente a ser fiscalizado el no portarlo, sin haber agotado la parte educativa que muestre las consecuencias corporales que su no uso podría acarrear.

El INTRANT, como ente regulador, juega un rol fundamental en este rubro ya que está llamado apoyar a los ayuntamientos en cuanto a señalización horizontal y vertical se refiere. Necesitamos letreros que exijan el uso de cascos, que indiquen el número máximo de pasajeros, por citar dos ejemplos.

Aún más, vemos estos vehículos sin luces, sin direccionales, sin espejos retrovisores.

Todos los mencionados anteriormente son elementos cruciales para la prevención de accidentes, y notamos que las autoridades se siguen enfocando más en los vehículos de cuatro ruedas aunque sean la minoría en nuestro país. No es raro ver motos cambiando de carril sin avisar y sin ver, ocasionando accidentes por las imprudencias y falta de conocimiento de las leyes de tránsito.

Tampoco resulta extraño ver los mismos transitando sobre aceras, en vía contraria, cruzando semáforos en rojo. Lo que sí nos preocupa, es que no se está haciendo nada al respecto, estamos como “chivos sin ley”. Hacen falta videos educativos sobre las leyes dominicanas de tránsito a nivel de motocicletas, pero al mismo tiempo, consejos para la operación de los mismos.

Conducir al margen derecho de los carriles, tratar de andar delante
de los vehículos de cuatro ruedas, son algunos consejos que no están precisamente en la ley, pero que ayudan a un mejor tránsito por las calles.
En cuanto al registro de las motocicletas, esto es un grave error de parte de INTRANT.

No le compete porque no está establecido en la ley, ya existe un registro de estos vehículos en la DGII, los conductores ya tienen la licencia otorgada por la misma institución que pretende sacar una nueva. Entonces otro problema, si tienes más de una moto debes sacar varios registros, varias etiquetas y varios cascos. ¿Qué resuelve esto? Viene a entorpecer más las cosas. Estamos completamente de acuerdo en que se identifiquen a los motorizados por temas de seguridad, pero esto se puede hacer de otra manera.

¿Qué nos interesa identificar, la motocicleta o su operador? Como evidentemente la motocicleta no puede cometer infracciones o delitos sin ser operada por un ser humano, la identificación va a su conductor. Ya tenemos el número de la cédula/licencia, es único e intransferible. ¿Por qué no utilizar esto ya y no querer poner al ciudadano a gastar más dinero y tiempo? Dejamos esto como reflexión y esperamos que las autoridades, recientemente designadas, se enfoquen más en aportar que en obstruir.

Por Fernando Luis Rodríguez Ballista

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar