Kalil Michell: Motivación de Mirian Germán obliga a reflexionar en varias direcciones

Por Luis Brito domingo 9 de julio, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- El arquitecto y dirigente político Kalil Michel Presbot afirmó este domingo que la Sala Penal de la Suprema Corte de Justicia tribunal, observó el debido proceso al variar las medidas de coerción de los imputados en el caso Odebrecht, permitiendo con equidad a las partes argumentar y motivar los presupuestos que avalaban sus recursos de apelación.

Kalil Michel envió a los medios de comunicación una declaración de prensa titulada “Odebrecht, disidencia y prueba”, en la que considera que la motivación de la magistrada Mirian Germán Brito, presidenta del tribunal, obliga a reflexionar de manera sistemática en varias direcciones.

Señala que Mirian German, en un ejercicio acorde con su investidura, se despojó de toda emoción ara resolver que no encontró un sustento probatorio en la especie, que sustentara la medida extrema privativa de libertad de los encartados.

El abogado plantea que un testimonio en Brasil lleno de imprecisiones, ausente de señalamientos puntuales y hasta con negaciones, más incoherencias respecto a los datos aportados del Ministerio Público, no constituyen pruebas suficientes para sustentar este caso.

“El voto disidente de la magistrada, sin dudas nos obliga a situarnos por encima de este y cualquier caso, mostrándonos que en procura de una sanción a los que se les imputa como culpables, debe existir un marco probatorio fuerte y sustentable, pues si no nadie será culpable”, puntualiza.

Expresa que según el marco jurídico dominicano, desde la jerarquía normativa constitucional, tratados internacionales hasta reglamentos y disposiciones particulares, todo hecho punible debe ser sancionado mediante un debido proceso donde la presunción de inocencia debe ser destruida por la estructuración fáctica del caso a cargo del Ministerio Público.

El dirigente del Partido Revolucionario Dominicano añade que debe ser sustentado en pruebas. “Es decir que quien alega o imputa debe probarlo”, precisa.

Sin embargo, manifiesta que esta regla general de derecho debe aplicar para todos los casos, desde el feminicidio, el robo de yuca y chivos, hasta el Odebrecht.

Kalil aduce que la jueza muestra que los dominicanos, al margen de la espectacularidad pasajera de este caso, deben respaldar absolutamente el respeto al debido proceso,  donde el fardo probatorio tiene la última palabra, pues la sanción sin pruebas, sería el antojo de la barbarie de la venganza.

“Barbarie de la venganza que hoy podría caer sobre los implicados del caso Odebrecht, pero que mañana podría caer sobre aquel o sobre usted”, concluye.