Juez dominicano enjuiciado en Providence por acosos empleados y poses lascivas

Por Carlos Luis Baron viernes 27 de enero, 2017

EL NUEVO DIARIO, NUEVA YORK.-El juez dominicano de la Corte del Distrito de Providence en Rhode Island, es enjuiciado desde esta semana por la Comisión de Inamovilidad de los magistrados, después de ser acusado supuestamente de acosar a sus empleados, abogadas, insultar a parte del personal de la corte, y asumir poses lascivas, bajándose los pantalones en su despacho.

Se espera que el enjuiciamiento de la comisión a Ovalles, dure unas tres semanas en las que se escucharán testimonios y se presentarán evidencias de los cargos.

Ovalles, se juramentó como el primer dominicano como juez en la referida corte, después de ser posesionado por el entonces alcalde Angel Taveras, también dominicano, el 3 de enero de 2011.

Las audiencias se iniciaron el lunes y la Comisión de Inamovilidad de los Jueces dijo que presentará diferentes pruebas de los asedios de Ovalles, de 52 años de edad y primer juez hispano en el estado de Rhode Island.

El juez mantuvo la cabeza alta, a veces sonriendo, y su abogado Mark A. Berthiaume dijo desde su infancia en la República Dominicana, ha mantenido una fuerte ética de trabajo y el compromiso con las minorías.

Y lo calificó como "una verdadera historia de éxito estadounidense".

El abogado dijo que desde que fue nombrado en 2005, Ovalles ha exigido tanto de sí mismo como a los que trabajan para él y los que aparecen delante de él en la corte. Es así como su exigente naturaleza, ha llevado a algunos empleados y abogados a que no les guste estar en sala de Ovalles”, alegó el abogado Berthiaume.

Calificó las acusaciones como “una caza de brujas” impulsada por los testigos y la tergiversación de los hechos poco fiables y deshonestos por el abogado Marc DeSisto, que investigó el asunto en representación de la comisión.

DeSisto, fungiendo como fiscal de la comisión, señaló en su exposición de apertura, que Ovalles es un juez que no logra comprender conceptos legales como más allá de toda duda razonable, maltrata habitualmente y degrada a las mujeres, habla mentiras y hace comentarios inapropiados tales como pedir a un empleado de sexo femenino si quería verlo chupándole la “piruleta”.

Otro empleado dijo que lo habían visto en su despacho con los pantalones desabrochados y su mano en su ropa interior. Las quejas sobre Ovalles son de tal volumen que la jueza federal Jeanne LaFazia, tuvo repetidamente aconsejar acerca de su comportamiento, según dijo DeSisto.

Un abogado informó que Ovalles le había dicho una vez: "yo te trato de la misma manera en que trato a cualquier abogado de sexo femenino".

Berthiaume reconoció que Ovalles en algún momento tuvo una relación "tensa" con LaFazia y acusó a la jueza de decirle a Ovalles que "tal vez debería ir a tomar clases de inglés. Eso duele".

Agregó el defensor que "no se trata de disciplinar al juez Ovalles. Se trata de la destrucción del juez Ovalles”.

La comisión en 2015 emitió conclusiones que "evidencian sustancialmente" que Ovalles, primer juez hispano del estado, violó los cánones de conducta judicial y asumió una conducta que llevó su oficina al descrédito.

Ovalles ha sido relevado de sus obligaciones judiciales pendientes de pago con un fallo de la comisión de 16 miembros encabezada por el juez del Tribunal Superior Jeffrey A. Lanphear.

La última audiencia pública se realizó en 2005. La magistrada Aurendina G. Veiga renunció ese año en medio de revelaciones de que había dado 173 cheques que rebotaron y desafió una orden judicial para completar 20 horas de cursos de ética.

La comisión había recomendado que fuera cancelada del puesto.

Por Miguel Cruz Tejada