Juez admite como evidencia celular de acusado por decapitar estudiante dominicano en Lawrence

Por Miguel Cruz Tejada lunes 26 de febrero, 2018

EL NUEVO DIARIO, NUEVA YORK._ El juez de la Corte Superior de Lawrence en Massachusetts, James Lang, admitió como parte de las evidencias incriminatorias el celular de Mathew Borges, acusado de decapitar al estudiante dominicano Lee Manuel Viloria Paulino, y quien era su compañero en la secundaria de esa ciudad.

Borges tenía 15 años de edad y Paulino 16, cuando el cuerpo de la víctima fue hallado sin cabeza a orillas del río Merrimack en Lawrence, después de desaparecer en noviembre de 2016.

El abogado del imputado, Edward Hayden, había sometido una moción a la corte pidiendo que el magistrado rechazara el celular como parte de las potenciales pruebas de los fiscales contra Borges, que de ser hallado culpable en un juicio, enfrentaría cadena perpetua.

Entre los textos hallados en el móvil, hay un mensaje de Borges a Viloria en el que le dice que “tú y yo tenemos que hablar de los demonios a los que nos enfrentamos, cuando se termine la tarea”.

El mensaje había sido borrado por el presunto decapitador, pero los investigadores lo recuperaron.

La decisión del juez  Lang también señala que un miembro de la familia de Viloria Paulino les dijo a los investigadores que el adolescente estaba investigando las maneras más locas y drásticas para suicidarse antes de ser asesinado.

El cuerpo de Viloria Paulino fue encontrado sin cabeza  cerca de la calle Water el primero de diciembre de 2016. Los investigadores hallaron la cabeza del adolescente a corta distancia del cuerpo, después que una mujer que paseaba con su perro, llamó a las autoridades.

Dos días antes del macabro descubrimiento los investigadores interrogaron a Borges y confiscaron su teléfono celular.

El primero de diciembre, antes de que se descubriera el cuerpo del adolescente, la Policía solicitó una orden de registro al teléfono de Borges.

“Ese mismo día, el cuerpo de Lee fue encontrado por el río Merrimack. La naturaleza de la investigación cambió inmediatamente de una persona desaparecida a un homicidio”, escribió el juez Lang en su decisión.

“Con el descubrimiento del cuerpo, se establecieron y persiguieron nuevas prioridades y la policía no buscó de inmediato el teléfono de Borges”, añade el magistrado.

El 9 de diciembre, los investigadores obtuvieron una nueva orden para revisar  el teléfono celular, explicó el juez.

El material descargado del teléfono incluye fotos, clips de audio y mensajes de texto.

Entre los mensajes había uno de Borges a una amiga, fechado el 17 de noviembre, en el que decía que  él es una mala persona. “Hago cosas malas, la próxima vez que me veas tendré los ojos muertos”, añadía Borges en el mensaje a su amiga.

“Hubo otros mensajes similares de Borges” durante el período de tiempo después de la desaparición de Lee”, escribió el juez.

El magistrado dijo que  la Policía no sabía en el momento de la retención del teléfono celular del acusado, dónde estaba Lee,  si se había escapado, suicidado o sufrido algún daño a manos de otra persona.

Señaló que los investigadores buscaron y obtuvieron una orden para registrar el teléfono celular del acusado antes de realizar cualquier otra búsqueda en el dispositivo.

El juez también rechazó una petición del abogado de Borges  de que fueran suprimidas  del expediente unas declaraciones que su defendido hizo a la Policía cuando inicialmente fue interrogado el 23 de noviembre de 2016.

“El tribunal también concluye, más allá de toda duda razonable, que las declaraciones del acusado se hicieron voluntariamente y en el ejercicio de su parte de facultades racionales y su libre albedrío”, dijo el juez.

“Los oficiales no le hicieron promesas y no se involucraron en engaños ni coerciones. En suma, los investigadores simplemente pidieron la cooperación del acusado en sus esfuerzos por localizar a Lee y él eligió de buena gana y voluntariamente hablar con ellos”, agregó el magistrado Lang.

La decisión del juez  también incluye referencias a la investigación de los detectives de Lawrence sobre el informe de la persona desaparecida presentada inicialmente el 19 de noviembre.

Su familia le dijo a la Policía que llegó a casa de la escuela la tarde anterior, el 18 de noviembre de 2016, cenó y luego dijo que se iba a la cama porque estaba cansado.

Un video de seguridad muestra a Viloria Paulino llegando a su casa el 18 de noviembre a las 3:36 de la tarde.

A las 4:11 de esa misma tarde, un hombre joven con pelo tupido, que se cree era Borges, vino a la casa. A las 5:40 de la tarde, Viloria Paulino y el adolescente que se cree que era Borges, salieron de la casa.

Minutos después, el apartamento del segundo piso donde vivía Viloria Paulino fue robado por cuatro hombres  y que aparecen en el video de vigilancia, de acuerdo con el expediente.

Los familiares de Viloria Paulino descubrieron más tarde que faltaba el X-Box en el apartamento, junto con una mochila perteneciente a Lee.

Borges les dijo a los detectives que había fumado marihuana en la orilla del río la noche del 18 de noviembre, recordó el juez.

“Borges eventualmente le dijo a Lee que tenía que irse y Lee respondió que quería quedarse. Luego dejó a Lee en el río para caminar a su casa y, en ese momento, Lee aún escuchaba música y fumaba marihuana”, dice el resumen del magistrado.

“El acusado declaró que no volvió a ver a Lee y señaló que Borges negó haber herido a Viloria Paulino, diciendo que no tenía nada que ver con la desaparición de Lee”, agrega el resumen.

Borges tendrá que regresar a la corte el 13 de abril para otra de las audiencias de seguimiento.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar