Judocas dominicanos disertan sobre la dedicación y entrega en el deporte

Por El Nuevo Diario martes 14 de julio, 2020

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- A juicio de los inmortales del deporte Juan Chalas, Dulce María Piña, Andrea Hernández y Vicbart Geraldino, la determinación, dedicación y el compromiso fueron los elementos que los llevaron a tener una exitosa carrera como atletas de alto rendimiento.

Los cuatro elevados al nicho de la inmortalidad del deporte dominicano fueron los invitados en el Foro con ex atletas exaltados al Pabellón de la Fama organizado por la Federación Dominicana de Judo (Fedojudo) a través de la plataforma virtual Zoom.

“Todo atleta que llega a ser inmortal debió tener disciplina, compromiso, dedicación y sacrificar muchas cosas”, manifestó Chalas, quien inició a la práctica del judo a los 13 años en el Colegio De La Salle.

“No hay nada en el mundo que tomar la perseverancia, determinación y soñar. Sin estos elementos no se logran los sueños”, agregó Chalas, quien ha formado varias generaciones de judocas y es ingeniero civil de profesión.

La también inmortal Dulce María Piña recordó sus inicios en el deporte en su natal San Juan de la Maguana. Allí también ha sido la mentora de jóvenes que han tomado el deporte del judo como pasión.

“En el deporte hay que ir trabajando con mucha disciplina. Sin la orientación de los que te rodean, no tienes las posibilidades de llegar”, afirmó la licenciada en educación física.

Andrea Hernández contó los diversos obstáculos que tuvo que sortear y al final tiene la satisfacción de haber logrado sus propósitos. La judoca vegana inició en el judo a los 17 años, y fue la primera mujer medallista de judo, con el oro en los Centroamericanos Santiago 1986.

“Lo importante es tener el empeño y el interés”, afirmó Hernández, quien tuvo que emigrar a Estados Unidos y después retornó al país para continuar con el deporte.

El profesional de la fisiología del ejercicio, Vicbart Geraldino, representó al país en dos Juegos Olímpicos. Trabajó con las franquicias Padres de San Diego y con los Diamondbacks de Arizona del béisbol de las Grandes Ligas.

Luego retornó al país y formó un Dojo, donde ocupa parte de su tiempo a entrenar a infantes con la filosofía de formar seres humanos que tengan sentido común, que entiendan que la comunidad se desarrolla cuando todos sus ciudadanos caminan juntos.

“Mi objetivo es difundir el mensaje de trabajar en equipo”, agregó Geraldino, quien también tiene un Centro de Rehabilitación General y Preparación Física de atletas.

El deportista también reveló que está intentando abogar por establecer un sistema que permita al atleta estudiar y practicar. “Es muy difícil estudiar y estar en una selección nacional”, indicó Geraldino.

Anuncios