Juan Antonio Alix

Por Ramón Saba jueves 5 de abril, 2018

A propósito de conmemorarse un  centenario de la partida de este gran poeta dominicano, y que la Feria Internacional del Libro Santo Domingo 2018 dedica a su memoria, publico esta entrega en honor a su trayectoria, la cual cuenta con una ilustración que de su figura realizara el destacado diseñador gráfico Fernely Lebrón para ser la portada de la obra que nuestro principal bibliógrafo Miguel Collado escribiera sobre Juan Antonio Alix.

 

 

Nació en Moca el 6 de septiembre de 1833 y se crió en la ciudad de Santiago donde falleció el 15 de febrero de 1918.

 

Bautizado como El Cantor del Yaque, es el poeta de corte costumbrista de mayor nombradía en nuestro país y uno de los primeros en cultivar la poesía social; un auténtico expositor del clamor popular que se nutría  del lenguaje,  modalidades y cotidianidades propias de los caracteres autóctonos de sus compatriotas, donde se refleja el alma nacional y la imagen perfecta del dominicano durante la época de nuestra restauración como nación, retratando con picardía, gracia y humor nuestras desventuras y características.

 

Fue soldado en las luchas de la Independencia y asistió a la toma de Beler con el grado de cabo de nuestro ejército. En la Restauración, figuró entre los patriotas que se sublevaron contra los españoles en Guayubín en febrero de 1863. Alix arremetió contundentemente contra los males sociales e históricos de la invasión haitiana.

 

Papa Toño, como familiarmente le llamaban, vendía sus composiciones al pregón por todos los rincones del territorio nacional, las que eran acogidas con beneplácito por el pueblo que las compraba de inmediato y del que era un ídolo indiscutible. También publicaba artículos periodísticos a modo de décimas espinelas a finales del siglo XIX y a principios del siglo XX.

 

El escritor Juan Luciano Amadis considera que Alix es el poeta criollo por excelencia y uno de nuestros más originales temperamentos literarios; un auténtico representante del pueblo.

 

El costumbrista Luis Beiro expresa que algunos historiadores le han criticado el hecho de “vender sus versos” al mejor postor y de cambiarse el saco ante los políticos de turno en busca de ganar unos cuentos pesos. Olvidan, los que así piensan, que esas acciones no lo demeritan, sino que fueron la única forma que Alix encontró para pagarle a las imprentas por la publicación de su obra, hecho que hoy se conoce con el nombre de “patrocinio”.

 

En un reciente homenaje que el poeta-decimero Mariano García organizara en Moca dedicado al inmenso Gabriel Moquete, y al que asistió la crema y nata de la producción espinela de nuestro país, presenté la mía que en una de sus estrofas reza así:

 

Su producto irá ligado

a nombres que nadie ignora:

César Sánchez, Huchi Lora

Juan Alix, el más versado.

Siempre será recordado

por General Decimero,

porque sin ser el primero

que este género abordara,

logró que se levantara

colocándole un mechero.

 

Concluyo esta entrega de TRAYECTORIAS LITERARIAS  DOMINICANAS con un fragmento de una décima espinela de Juan Antonio Alix:

Coger los mangos bajitos

Por eso la suerte ingrata
De la Patria no mejora
Porque muchos son ahora
Como don Martín Garata,
Que quieren meterse en plata
Ganando cuartos mansitos
Con monopolios bonitos,
Con chivos o contrabando,
O así, de cuenta de mando,
Coger los mangos bajitos.

 

 

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar