Jon Lee Anderson vuelve a América para enfrentar a Trump vía el periodismo

Por El Nuevo Diario Jueves 4 de Mayo, 2017

EL NUEVO DIARIO, MEXICO.- El periodista estadounidense Jon Lee Anderson dejará Reino Unido para mudarse a Nueva York, desde donde viajará a América Latina para enfrentar con la palabra los ataques del presidente de EE.UU., Donald Trump, hacia esta región.

Su llegada al poder tras vencer en las elecciones del 8 de noviembre pasado "representa una crisis de los valores que tengo. Trump es mi enemigo", afirma Anderson en una entrevista con Efe.

El corresponsal dormía intranquilo en su casa del sur de Reino Unido el día de los comicios estadounidenses hasta que, después de 40 minutos de dar vueltas en la cama, finalmente vio en su teléfono el resultado de la jornada.

Cuando se dio cuenta de que el candidato republicano iba a ser el próximo presidente de Estados Unidos, el autor de "La caída de Bagdad" llamó al editor de The New Yorker, revista en la que colabora desde 1988, para pedirle su traslado a Nueva York.

"México era la trinchera. Es el país que el ganador de la elecciones norteamericanas eligió" para "guerrear. Era a México a donde yo tenía que ir para comprenderlo y explicarlo", asegura el cronista de ojos azul grisáceo.

Jon Lee Anderson, que empezó su carrera en Perú en 1979 como miembro del semanario The Lima Times, explica que cuando Trump ganó las elecciones tuvo el mismo instinto que sintió con Afganistán tras los atentados de Al Qaeda del 11 de septiembre de 2001 en su país.

"Yo había estado en Afganistán muchos años antes. Temía mucho la psicosis de guerra que se empezaba a hervir en Estados Unidos y temía que íbamos a invadir un país que no conocíamos. Mi instinto fue tratar de dar cara al otro para que mis conciudadanos no los metieran a todos en el mismo canasto", recuerda.

El autor de "El dictador, los demonios y otras crónicas" confesó que, al ser un estadounidense que ha vivido siempre fuera de su país, se siente mediador hasta cierto punto, porque es "muy consciente" de cómo su país es visto en el exterior.

"Soy consciente de lo que hace mi país. Conozco sus virtudes y también sus defectos, y hay veces que siento que puedo ponerme en medio de los fuegos y mediar a través de la palabra", precisa.

Por ese motivo, Anderson se enfureció cuando Trump empezó a ofender a los mexicanos en su campaña electoral, durante la cual los llegó a tildar de "criminales" y "violadores".

"¡México es un país vecino! No era tema para los norteamericanos, pero (Trump) hizo lo que hace cualquier demagogo: percibir un granito de estorbo y trabajarlo hasta convertirlo en llaga misma", señala.

"Ha roto el molde político para llegar al poder. Eso representa una crisis para una sociedad que intenta representar o propagar ciertos valores morales y éticos. Eso nunca había pasado de una forma tan clara, explícita y burda", lamenta el periodista.

Por otro lado, Anderson reclama que ni el presidente ni la prensa estadounidense informen sobre los problemas del país, y que no indaguen en torno a la venta de armas a América Latina ni su relación con el narcotráfico.

"Nosotros somos los que alentamos el narcotráfico y también vendemos las armas con las que luego se matan. Se cometen los crímenes armados que ocurren en México a causa del mismo tráfico, se matan con las armas que nosotros les vendemos, es un negocio redondo", ironiza.

Es por eso que el autor de "Che Guevara: Una vida revolucionaria" remarca la importancia de las investigaciones de periodistas de la región como el salvadoreño Óscar Martínez o la documentalista Marcela Zamora, quienes "humanizan la realidad", pese a "estar expuestos al peligro".

"El trabajo de Óscar también ha ayudado para que muchos mexicanos hagan conciencia de lo que pasa dentro de su propio país con los centroamericanos", añade el autor de libros como "Una historia de Violencia" y "Los migrantes que no importan".