Jesús Alou: Entre el béisbol y el mar

Por Angel Luis Mercedes miércoles 19 de diciembre, 2018

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO. – “Yo no sabía que había dado tantos batazos”. Bromeó Jesús Rojas Alou, luego de escuchar su semblanza durante los premios “Los Dominicanos Primeros” que cada año son realizados por el historiador Emilio- Cuqui- Córdova para galardonar a los jugadores nativos participantes en el campeonato de béisbol otoño-invernal.

Este año los premios fueron especialmente dedicados a Rojas Alou, al que reconocieron Demetrio Almonte, Director Mercadeo y Comunicaciones de Total; Winston Llenas, vicepresidente de la Liga Dominicana de Béisbol Profesional (LIDOM); y Ricky Noboa, Comisionado Nacional de Béisbol.

“No se sorprenda si me siguen viendo poco, no soy de estar mucho en el figureo. Me gusta estar donde la vida es más sabrosa. El mar”, explicó, Jesús, de la trilogía Rojas Alou, que le gusta la vida de la pesca y que aún mantiene un bote que utiliza con mucha frecuencia.

Es un deleite de familia que comparte con varios de su linaje, incluyendo a los ex grandes ligas Felipe y Moisés Alou, su hermano y sobrino, respectivamente.

También se mantiene activo en el ambiente del béisbol, trabajando para los Medias Rojas de Boston, contratado por el equipo hasta la temporada del 2019. Está ligado a esa organización desde el 2002.

El jugador fue firmando por los Gigantes de San Francisco con un bono de 4.000 dólares y llegó a ligas mayores con esa franquicia el 10 de septiembre del 1963. Cinco días después jugó en los Jardines del Forbes Field de Pittsburgh junto a sus hermanos Felipe y Mateo. Esta fue la primera vez en la historia de las Grandes Ligas que tres hermanos jugaban simultáneamente en los jardines.

Alou jugó durante 20 temporadas para los equipos Leones del Escogido y Tigres del Licey en el Béisbol Invernal. En Grandes participó para los Gigantes de San Francisco, Astros de Houston, Atléticos de Oakland y Mets de Nueva York en 15 años. Fue Inmortalizado en el Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano en el año 1998, según datos encontrados en la página web del Pabellón.

“Con esta dedicatoria a Jesús se hace un acto de justicia” comentó el exlanzador Moisés Lembert, quien también es inmortal del deporte dominicano.

Por Ángel Luís Mercedes

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar