Jerusalén es un grave error geopolitico

Por Humberto Salazar jueves 7 de diciembre, 2017

Las reacciones al anuncio del Presidente de los Estados Unidos Donald Trump, de que su país trasladará su embajada a la ciudad de Jerusalén, como un reconocimiento de que esta es la capital del estado de Israel, no dejan lugar a dudas de que el liderazgo responsable del planeta ha contenido la respiración.

El Papa Francisco tuvo una respuesta inmediata en su audiencia general de los miércoles y pidió ¨respetar el status quo¨ de la ciudad sagrada para las tres religiones monoteístas, para ¨evitar nuevos elementos de tensión en un panorama mundial ya convulsionado¨.

Entre otros líderes mundiales, el Presidente de Francia calificó esta decisión de ¨lamentable¨, el Presidente de Palestina Mahmud Abas acusó a Estados Unidos de boicotear el proceso de paz, el Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, manifestó que esa organización está en ¨contra de esta decisión unilateral¨, la Primera Ministra del Reino Unido, Theresa May, declaró que su país ¨discrepa¨ de esta decisión.

No faltaron las voces radicales que anuncian lo que viene en la zona mas conflictiva del planeta, el movimiento islamico palestino Hamas dijo que ¨Trump ha abierto las puertas del infierno¨ o países aliados de los Estados Unidos en la región como Jordania que en un comunicado advirtió que este hecho es una seria ¨violación al derecho internacional¨ y el gobierno de Turquía que lo calificó como una ¨irresponsabilidad¨.

Hace unos años en su genial libro sobre el siglo XX titulado ¨La Era de los Extremos¨, el historiador judío Eric Hobsbawm describió al Medio Oriente como ¨la mayor fabrica de odio que enfrenta la humanidad¨ y en múltiples artículos advirtió la delicadeza con que consideraba se debían tratar los temas concernientes a la región.

Tanta gente sensata, inteligente y conocedora a profundidad sobre las contradicciones que existen especialmente en relación al estatus de Jerusalem no pueden estar equivocadas, ante la dsición unilateral de un presidente norteamericano que no se destaca precisamente por la lucidez de su pensamiento.

Es que los Estados Unidos acaban de abandonar años de trabajo de sus diplomáticos, que ejercen un papel histórico de mediadores en una zona de conflicto que pone en peligro la paz del mundo, para dinamitar todo el proceso de paz donde ese país jugaba un papel fundamental para mantener el equilibrio en la región.

Lo que ocurrió con este anuncio es de una insensatez y torpeza de tal magnitud, que solo puede caber en la cabeza de una persona que no tiene ningún tipo de conocimiento histórico y no conoce la dimensión de las fuerzas que se desatan a partir de este hecho, que en algún momento alguien racional tendrá que recoger.

Para entender el conflicto por Jerusalem habría que trasladarse a la guerra Arabe-Israelí de 1967, cuando los judios capturaron la zona oriental de la ciudad, la que es reclamada por los palestinos como la capital de un futuro estado independiente, es decir, esta ciudad representa simbólicamente el centro de la discusión en este problema.

Esta parte comprende los lugares sagrados de la llamada ¨ciudad antigua¨ que son venerados por los creyentes en el judaísmo, el cristianismo y el islamismo, las tres religiones monoteístas mas importantes del mundo, que suman mas de 2, 600 millones de personas, nada menos que una tercera parte de los seres humanos.

Allí estan el llamado ¨Muro de los Lamentos¨, la mezquita de la cúpula dorada de ¨La Roca¨ y el Santo Sepulcro, todos lugares de peregrinación y veneración para judíos, musulmanes y cristianos respectivamente, por lo que las Naciones Unidas han aprobado por abrumadora mayoría que el estatus de la ciudad sea discutido en la mesa de negociaciones que terminen el conflicto.

Lo contraproducente e increíble es, que eran los Estados Unidos, quienes por preservar los intereses de uno de sus aliados principales en la región, Israel, lideraban las conversaciones que han mantenido el delicado equilibrio que mantiene una precaria paz de los israelíes con el resto de la región.

Y que sean ahora los Estados Unidos quienes abandonen el papel privilegiado de ser mediadores en este conflicto, y este país se convierta en parte beligerante con todas las consecuencias que se derivaran de una acción como esta que ha puesto en las manos de los mas radicales una granada de fragmentación que ha hará estallar las conversaciones de paz.

Hablamos de que la decisión de la Casa Blanca ahora une a todos los enemigos de Israel y Estados Unidos en una sola acera, el mejor ejemplo es Arabia Saudita, país que visitó hace poco el presidente norteamericano en visita oficial, enemigo acérrimo de los iraníes aliados a Hamas, que ya declaró su total rechazo a la medida de reconocimiento tácito de Jerusalem como de posesión exclusivamente israelí.

Este es un momento muy delicado desde el punto de vista geopolítico en la regíon, la guerra Siria terminó con una victoria de Iran y Rusia, quienes ayudaron al regimen de Bashar Al Assad a sostenerse a pesar de la ofensiva desatada en su contra por Estados Unidos, el Estado Islámico y sus aliados europeos, ahora los que eran antagonistas, chiitas y suníes, se unen contra el enemigo común, Israel y su sostén norteamericano, casi nada.

No hay dudas de que esta medida tiene como causa la situación interna de Donald Trump, llega a su primer año de presidencia en un mínimo histórico de 35% de aprobación en comparación con cualquier otro presidente de ese país en igual periodo de tiempo, pero ademas el llamado ¨rusiagate¨ acerca peligrosamente a su circulo intimo.

Este es el momento en que Michael Flynt, fugaz jefe de gabinete de Trump y figura clave en la investigación, llegó a un acuerdo con los fiscales dirigidos por Robert Mueller para declarar todo lo que sabe sobre el tema de la colusión rusa con la campaña electoral y esto tiene muy nerviosos a los inquilinos de la Casa Blanca.

Ya se sabe que Flynt texteó a uno de sus socios desde la misma ceremonia de asunción de Trump sobre el levantamiento de las sanciones a Rusia y las oportunidades que había de generar ganancias con esa información y de la negativa del hijo del presidente, Donald Trump Jr., de responder a las preguntas que le hicieron los senadores del comité de inteligencia del Senado de los Estados Unidos.

Con una medida como esta, intenta complacer al electorado de raza blanca que fue su base de apoyo, a Benjamin Netanyahu Primer Ministro israelí y desviar la atención sobre el tema ruso que lo ha acosado durante todos los meses que lleva como presidente, tan es así que apenas en el mes de junio este mismo año firmó lo contrario a lo que anunció en el dia de hoy con relación al estatus de Jerusalem.

Pereciera entonces que esta es una medida desesperada para ganar apoyos internos, solo que para Estados Unidos es imposible apartarse de su responsabilidad de ser potencia hegemónica mundial y asumir posiciones aislacionistas, en un mundo tan interconectado y abierto es un contrasentido de tal magnitud que este país va perdiendo influencia en los centros donde se deciden las políticas globales.

El mismo mensaje de Trump al anunciar la medida demuestra unas inconsistencias que retratan de cuerpo entero su falta de visión estratégica, por un lado mueve la embajada que es cambio trascendental en la política de su país para la región, pero por otro lado declara que apoya la ¨solución de dos estados¨ que precisamente tiene como tema central la discusión sobre Jerusalem y una salida negociada.

Es decir, apoyo de manera incondicional a Israel, dinamito las conversaciones de paz, pero a su vez apoyo la creación de un estado palestino a quienes dejo sin otra opción que recurrir a la violencia y asumir posiciones radicales para llamar al mundo nueva vez la atención sobre su situación, algo inaudito llamar a eso ¨un paso para la paz¨, donde solo ganan los radicales de ambos bandos.

Otra víctima inmediata de esta decisión es el acercamiento que existía entre Arabia Saudita e Israel con el fin de detener el avance de Iran en la región, que ya extiende su área de influencia a Siria, Irak, Libano y hasta Yemen, pero habían hecho batir en retirada a sus aliados de Hamas en territorio palestino, quienes saldrán fortalecidos frente a los moderados de Abbas.

Esperemos la violencia de los extremismos y el avance de los enemigos de Estados Unidos en todo el mundo, los aliados se retiran al ver el afán proteccionista de ese país, Alemania que se supone es, junto con Inglaterra su principal aliado en Europa, sostuvo en boca de su Canciller Angela Merkel, que no cuenta con ese país.

Muchas otras cosas han ocurrido en estos pocos meses, la ausencia del pacto contra el cambio climático, el abandono del acuerdo para desnuclearizar a Irán, el apoyo a movimientos racistas y neonazis dentro de la Unión americana, solo que el tema de Jerusalem desborda toda la lógica y es un enorme error geopolítico cuyas consecuencias estan por verse.

Comenta