JCE revela se detectaron fallas desde primera prueba en equipos usados para elecciones 2016

Por Liliam Mateo martes 7 de noviembre, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- Desde la primera prueba realizada a los equipos electrónicos utilizados en las elecciones del 2016 se detectaron fallos en las unidades, según el informe publicado por la Junta Central Electoral (JCE), realizado por el Departamento de Informática de ese órgano, en el cual se detallan las debilidades y fallas de los cuestionados instrumentos.

El informe destaca que la solución de equipos y servicios adquiridos a la empresa INDRA se definió como una caja negra, en la cual no se permitió la participación de los técnicos calificados de la Dirección de Informática de la JCE en el proceso de diseño, adaptación, integración ni de la implementación.

Dicho personal quedó excluido de dichos procesos, así como del control de los equipos adquiridos y sus programas, lo que produjo por primera vez en la historia la JCE otorgara el control del proceso electoral a un tercero, según los detalles del informe.

En los procesos electorales efectuados desde el año 2000 al 2014 los trabajos de tecnología iniciaban con un año de anticipación.

La institución explica que en el proceso del 2016 se mostró una evidente improvisación, falta de control, y carencia de un plan de trabajo integrado a uno estratégico y al calendario electoral.

“Esto se veía venir con el hecho de firmar un acuerdo de tecnología, con todo lo que esto implica, y efectuando modificaciones de ampliación al acuerdo, a menos de 75 días de las elecciones”, subraya.

El concepto de incorporar tecnologías que mejoraran el proceso de conteo el día electoral estaba previsto en el Plan Estratégico 2010-2016, sin embargo, la falta de control y de objetivos claros fue más evidente al aceptar que la entrega de los equipos era válida a menos de 60 días de las elecciones.

Los dispositivos destinados a la formación del personal se recibieron en almacén el 28 de marzo 2016 dejando un espacio disponible de tan solo 48 días antes de las elecciones para hacer todas las pruebas de lugar y capacitar a 19,148 personal técnico en el uso y administración de los mismos, refiere el informe.

Esta situación, indica la JCE, afectó directamente la calidad de las pruebas y de los adiestramientos, dando como resultado una capacitación apresurada, incompleta y desordenada.

“Es importante señalar que, a pesar de ser un punto contractual, no se efectuó una integración ni participación de los técnicos informáticos de la JCE con el propósito de confirmar “in-situ” la funcionalidad de los equipos antes de ser embarcados a República Dominicana”, subraya.

Desde la primera prueba realizada se detectaron fallos en las unidades. En ninguna prueba se pudo conseguir que se transmitiera el 100% de los Colegios Electorales incluidos.

Las recomendaciones de los técnicos, en cuanto a las fallas del sistema y los problemas de hardware, fueron obviadas.

Sin embargo, la JCE aprobó a la empresa INDRA el Anexo por un monto de US$ 3.9 millones de dólares por el concepto de “mejoras a los equipos de identificación y registro” en el cual, en el punto II.2.2, el objetivo era precisamente atender este tema. Por lo que se puede concluir que esta partida no se ejecutó o se ejecutó parcialmente. El mal desempeño de estos equipos es un reflejo de una falta de visión y de objetivos claros para incorporar mejoras en el proceso electoral.

“Los porcentajes de las fallas de Hardware, Software, y componentes en la transmisión, cierre y cómputo de las boletas, para un proceso sensitivo de esta naturaleza, resultan ser muy altos”, indica.

Del mismo modo, “consideramos como una inconformidad mayor las fallas de diseño y la ausencia de una contingencia efectiva como parte integral del proceso”.

Con la experiencia de la JCE en el uso de dispositivos integrados como las EyT, “pudo licitarse y diseñarse un solo equipo con los componentes integrados en lugar de los tres dispositivos individuales adquiridos”.

“Este punto es de suma importancia porque, por ejemplo, con solo adicionar un lector de huellas a la Unidad de Escrutinio ya no se necesitaba la Unidad de Registro, pues con una sola estación se podía realizar ambas funciones”, indica.

“Eliminar la Unidad de Registro, equipo con el mayor nivel de fallas de uso en todas las fases de las elecciones, representaba para la Junta Central Electoral un ahorro aproximado de unos 7 millones de dólares americanos (costo del dispositivo y costo del servicio de mejoras, menos costo del lector huellas)”, indica.

Por todo lo enunciado, la Dirección de Informática, sugirió “no hacer uso en procesos electorales futuros de los equipos de registro de concurrentes y de escrutinio automatizado”.

La licitación adjudicada a la compañía Indra Sistemas, S.A. en fecha 5 de diciembre de 2015 por un monto de US$ 31,831,680.00 dólares americanos (ITBIS incluido).  Para el día 16 de enero de 2016, se recomendó ampliar los servicios de Hardware y Software contratados.

Esta ampliación del proyecto representó un aumento de US$7,960,796.8 millones de dólares, un 25% del monto original elevando el costo total del proyecto a U$39,792,476.80 dólares americanos.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar