Jayson Tatum quiere ser uno de los mejores cinco jugadores del mundo

Por NBA MANIACS miércoles 13 de octubre, 2021

EL NUEVO DIARIO, INTERNACIONAL.- Después de su llegada a la NBA, el mundo daba por hecho que Jayson Tatum era una estrella. Su bautismo en los playoffs de 2018 ante los Cavaliers de LeBron le situaron en un estatus que obligaba a ver su segundo temporada casi como un paso en falso. Pero Tatum se recompuso, fue All-Star y a sus 23 años extraña no verle en uno de los tres mejores quintetos de la temporada.

Él mismo ha dicho que aquello supuso una decepción que le serviría para querer mejorar aún más. Y con esa idea afronta la temporada. «Tengo que mejorar mi nivel de ser uno de los 10 o 15 mejores a ser uno de los 5. Debo intentar hacer mejor a todo el que me rodea» declara Tatum en una entrevista para The Undefeated.

El joven alero admitía que gran parte de este empuje proviene de su experiencia en la selección estadounidense. «Esta temporada mi plan es introducir lo aprendido en mi juego. He pasado la mitad de mi verano jugando contra los mejores del mundo. KD, Book y todos ellos. Siento que he tenido un primer inicio de temporada y estoy motivado para dar el siguiente paso».

La última barrera de Tatum

Tatum ya es uno de los mejores anotadores del mundo y su margen de mejora todavía es amplio. Este mismo verano dice haber ganado una fuerza muscular de la que ya ha hecho acopio durante la pretemporada, aunque el avance más obvio que puede experimentar su juego viene de la creación de oportunidades para sus compañeros. La 2020-21 las asistencias de Tatum ya han sufrido el mayor incremento de su carrera, pero el reto es trabajar en nuevas acciones que involucren al resto del equipo. Ime Udoka llega al banquillo celtic con una idea clara de juego colectivo, por lo que el All-Star tiene la excusa perfecta para crecer en este apartado.

Hablar de un top cinco pueden ser palabras mayores, pero si Tatum logra convertirse en un jugador más global a la par que sigue creciendo como anotador, el cielo será el límite para la estrella de los Celtics.