Izquierda desestabiliza y pesca en río revuelto

Por José Flández

La revoltosa y violenta izquierda radical, principalmente la que habita el tercer mundo latinoamericano, está obteniendo éxitos electorales por doquier en el continente.

Y es que últimamente hemos visto como candidatos de ese conglomerado ideológico han ido triunfando electoralmente en Perú, con Pedro Castillo, en Chile con Gabriel Boric, en Honduras con Xiomara Castro y más recientemente en Colombia con el sonado triunfo de Gustavo Petro, lo que aumenta considerablemente el número de presidentes afines elegidos democráticamente, tomando en cuenta los existentes López Obrador en México, Alberto Fernández en Argentina y Luis Arce en Bolivia.

Brasil es el otro país que probablemente, en las elecciones programadas para octubre próximo aumente la suma de victorias de los zurdos, si se cumplen los pronósticos que dan como favorito para ganar el certamen electoral a Inácio Lula Da Silva.

En Chile, uno de los países de América Latina más avanzados en lo que se refiere al capitalismo y la fortaleza de sus instituciones, la izquierda desde hace tiempo ha estado tratando de desestabilizar el país por medio de extremadamente violentas e incendiarias manifestaciones estudiantiles atizadas desde las entrañas de los partidos marxistas leninistas que constantemente torpedean la democracia que allí trata de sobrevivir bajo su constante asedio.

Gabriel Boric, el nuevo presidente chileno emergió triunfante de las cenizas de los incendiarios disturbios ocurridos recientemente en la nación sudamericana y hoy su popularidad es muy baja pues los chilenos han visto que una cosa es con guitarra y otra cosa es con violín. No es lo mismo ver el juego desde las gradas que ejecutarlo en la cancha.

 

Ahora le toca a Colombia, luego del triunfo del ex guerrillero comunista Gustavo Petro, probar la misma sazón salida del fogón de los tumultuosos y destructivos disturbios parecidos a los ocurridos anteriormente en Chile, los que ocurrieron como dándole seguimiento al guion escrito por el comunismo derrotado en la Guerra Fría, refugiado en el subversivo Foro de Sao Paulo conformado por la izquierda bananera latinoamericana.

 

Esperamos que el próximo presidente colombiano copie de sus socios ideológicos Lula Da Silva, José (Pepe) Mujica y del actual mandatario chileno Gabriel Boric y no siga la ruta destructiva de su colega y vecino procastrista Nicolás Maduro y de su mentor, el fallecido dictador Hugo Chávez, para que Colombia no sea víctima del saqueo sistemático y del aniquilamiento de sus instituciones democráticas aunque estas no sean las ideales y clásicas de una democracia al estilo de USA y Europa.

 

De manera que le deseamos a los colombianos, chilenos y hondureños la mayor de la suerte, para que el desempeño de sus nuevos gobiernos elegidos democráticamente sea de alta calidad y en beneficio de sus pueblos, respetando las instituciones que les permitieron obtener esas victorias que tanto buscaban y que cuando terminen sus gestiones sepan hacer lo mismo que sus antecesores, que siguiendo el hilo constitucional de sus países permitieron la transición del poder sin ningún impedimento.

 

POR  JOSÉ FLANDEZ

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar