Iván Gatón: América Latina debe unirse para vencer los estragos de la pandemia

Por Ling Almánzar sábado 28 de noviembre, 2020

 

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- Iván Ernesto Gatón, reputado académico y pensador geopolítico, está convencido de que el mundo occidental sufre una honda crisis exacerbada ahora por la pandemia, y cree que América Latina debe transformarse para afrontar la catástrofe sanitaria y económica que la está azotando.

Esas y otras reflexiones fueron hechas por él en una conferencia que dictó en el XXIV Seminario Internacional del Partido del Trabajo, al que fue invitado como académico y experto en relaciones internacionales. Este evento fue celebrado en México para tratar las “Implicaciones Geopolíticas del Covid-19 para América Latina”.

Allí, en ese escenario, Gatón subrayó los estragos que la pandemia está causando en la región, donde se van disparando los índices de desempleo y de miseria.

Así, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la cantidad de desempleados aumentará a 44.1 millones de personas; se disparará la miseria con 45.4 millones más de seres humanos en 2020, y las personas en esa situación pasarán de 185.5 millones en 2019 a 230.9 millones en 2020. Además, el número de personas en pobreza extrema se incrementaría en 28.5 millones, pasando de 67.7 millones en 2019 a 96.2 millones en 2020, cifra equivalante al 15.5 % del total de la población.

¿Qué hacer?

La región no solo está postrada por el Covid sino también por la violencia y la desigualdad.

Partiendo de esa cruda realidad, Gatón suscribe las recomendaciones de la “Conferencia Regional sobre Desarrollo Social de América Latina y el Caribe” (2015).

Algunas de ellas son estas:

-La necesaria articulación entre las políticas económica, productiva, laboral, social y ambiental.

-La importancia de un enfoque de derechos y de una mirada integral para las políticas abocadas a combatir la desigualdad.

-El fortalecimiento de la institucionalidad y el logro de pactos sociales como fundamentos de políticas sociales de calidad.

El catedrático observa que los estragos de la pandemia se dan en un escenario geopolítico más amplio: el mundo, machacado ahora por una enfermedad cruel.

Así, Latinoamérica vive en una transición mundial acelerada por el Covid, y se sitúa en “las periferias de las decisiones que definen el curso de su historia, arrastrada por los  fantasmas de opresiones coloniales, doctrina Monroe, dictadores malditos, élites políticas y economías sin proyectos nacionales, y sus masas existiendo atadas a quien oportunamente pueda alentar sus esperanzas”.

La vacuna

Para Gatón, la vacuna es un “extraordinario desafío” debido a “los niveles de deshumanización y la falta de visión de destino común de los principales actores de la geopolítica internacional”.

Ese enorme desafío interactúa con otros que amenazan a la humanidad, tales como “el cambio climático, la falta de agua, la desertificación de los suelos, fenómenos meteorológicos devastadores, crisis alimentaria y de la biodiversidad”.

El pensador ve claro que ningún país podrá erradicar solo la pandemia. Se necesita comunión humana, solidaridad mundial.

El Covid desnuda la realidad de la sociedad occidental y es “un llamado a revisar el sistema de los servicios médicos y los valores en los cuales se sustentan las ambigüedades que llevan a dilemas éticos y morales para avanzar a sociedades más justas y equitativas, porque la pandemia Covid-19 ha venido a ser la síntesis del mundo que estamos viviendo”.

El eje trasatlántico (Europa-Estados Unidos) está en crisis y, como afirma el excanciller expañol Josep Piqué, “ve menguada su influencia por perder de vista los valores que entretejen el tejido de sociedades donde el interés común está por encima de los intereses individuales”.

Occidente, desgarrado por la ambición y los intereses particulares, está hundido en una profunda crisis moral.

Gatón toca esa crisis y apuesta a la regeneración moral y humana de Occidente. Su anhelo es que “el interés común esté por encima del particular”, para desterrar así la “codicia devoradora” de sectores ambiciosos, para sustituirla por hombres y mujeres que vean en “el ejercicio de la política una de las obras más dignas por su servicio al prójimo”.

El humanismo es la gran cura de Occidente. Ese es el ideal kantiano.

El analista internacional vitupera al sistema económico occidental, ya que permite “la maximización de beneficios, sin importar los costes humanos y ambientales”, y por permitir también que grupos y/o individuos medren a costa del sufrimiento, la desgracia y la extinción de otros seres humanos, de espacios y medio ambiente que su miope visión solipsista no les permite asumir y mucho menos comprender”.

Acelerando la crisis

El Covid acelera el proceso geopolítico mundial, y esto se refleja en la guerra comercial entre Estados Unidos de América y la República Popular China, en la alianza ruso-china y en la influencia persa en los conflictos en Afganistán, Siria, Irak, Libia y Yemen, así como en la visión neo-otomana de Recep Tayyip Erdoğan, la presencia china en América Latina, África y su gran proyecto geopolítico de la Franja y Ruta de la Seda, y también en otras jugadas políticas.

“Este cambio de época nos muestra un mundo en transición con todas las angustias e incertidumbre que las disputas por el poder y los intereses económicos pueden acarrear”, expresó Gatón.

A pesar de todo ello, nuestro experto es tan kantiano y optimista que cree en un mundo mejor, con bienestar colectivo y solidaridad humana. Él va tan lejos que anhela “otra utopía”, más alcanzable que la de Moro.

“En un mundo en caos geopolítico otra utopía es posible. Es evidente que, dadas las actuales circunstancias, se hace impostergable la igualdad de derechos para todos los latinoamericanos, para así poder sumar los adeptos que requiere el mundo por venir”.-