Italia indulta parcialmente a ex agente de la CIA por secuestro de Abu Omar

Por El Nuevo Diario Martes 28 de Febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, ROMA.- El presidente de Italia, Sergio Mattarella, ha indultado parcialmente a la exagente de la CIA Sabrina de Sousa, condenada en ausencia por el secuestro en 2003 del imán de Milán, Abu Omar, por lo que su condena se ve reducida de siete a tres años de prisión.

La Jefatura del Estado italiano confirmó en un comunicado la gracia parcial hacia la exagente, cuya condena ya fue reducida en 2006 y que, tras el indulto de Matarella, se fija en tres años de reclusión, lo que podría impedir su extradición desde Portugal.

La reducción de su condena le permite solicitar medidas alternativas a la prisión sin necesidad de entrar en prisión, tal y como subrayó la presidencia de la República italiana.

De Sousa, que se encuentra en Portugal, debería haber sido extraditada mañana a Italia en base a una orden europea de arresto, si bien esto previsiblemente no ocurrirá ya que el indulto permite solicitar la suspensión condicional de la pena y de la consecuente extradición, explicó el abogado Dario Bolognesi a los medios.

De Sousa fue condenada en ausencia en Italia junto a otros 25 miembros de la agencia de inteligencia estadounidense por el secuestro en 2003 del imán de Milán (norte), Osama Mustafá Nasr "Abu Omar", trasladado a la fuerza a Egipto en uno de los vuelos secretos de la CIA.

Su retención se produjo ante las sospechas de que el imán pudiera ser miembro de una red de terrorismo internacional y durante su reclusión en Egipto llegó a ser sometido a múltiples torturas, tal y como denunció él mismo tras su excarcelación en 2007.

De Sousa llegó a Italia en junio de 2001 con la misión de gestionar las relaciones diplomáticas de Estados Unidos para la lucha contra el terrorismo y siempre ha defendido que fue ajena al caso y que no tenía autoridad para aprobar o abortar el secuestro.

La exagente de la CIA fue detenida en el aeropuerto de Lisboa en octubre de 2015 por la policía portuguesa, que cumplió así con un mandato de detención internacional que pesaba sobre ella.

En junio de 2016, el Tribunal Constitucional luso rechazó el recurso presentado por los abogados de De Sousa para evitar su extradición a Italia, lo que permitió emprender los trámites para su traslado al país transalpino.