Irresponsabilidad mediática

Por Rafael Alfredo Marcano Guzmán miércoles 7 de junio, 2017

Los medios de comunicación juegan un papel fundamental dentro de las sociedades, ya que son los encargados de informar, a nosotros los ciudadanos, sobre todo lo que acontece a nuestro alrededor. A través de ellos, los periodistas, tanto los serios como los enganchados, transmiten sus opiniones y puntos de vistas, las cuales influyen directamente en la percepción y accionar de una gran parte de los ciudadanos.

Desde el pasado lunes 29 de mayo, con el apresamiento de los imputados en el caso Odebrecht, toda la sociedad dominicana ha quedado hipnotizada con este proceso. Como si se tratase de una  novela mexicana o una serie de Netflix, la población se mantiene atenta al desarrollo de este caso sin querer perderse un solo detalle del mismo.

Es en este instante donde los medios de comunicación juegan su valioso rol dentro de la sociedad, rol que nunca debe desligarse de su esencia de presentar la información apegada a los criterios de veracidad y objetividad.

Resulta sorprendente que en pleno Siglo XXI, los medios de comunicación hayan sustituido los estudios de grabación y lugares donde transcurre la noticia para convertirse en tribunales de justicia. Es así como los periodistas se convierten en jueces, quienes reparten la justicia a su conveniencia y en defensa de sus intereses particulares.

Es increíble ver como en nuestros medios de comunicación se juegan con la moral, la reputación y el buen nombre de  una persona. Como esos mismos medios, los cuales exigen con tanta fuerza el cumplimiento estricto de la ley, la violan con tanta facilidad, olvidando que toda persona, sin importar su nombre, se encuentra protegida por nuestra Constitución dominicana, la cual establece en el numeral 3 del artículo 69, relativo a la Tutela Judicial Efectiva y debido proceso lo siguiente: “El derecho a que se presuma su inocencia y a ser tratada como tal, mientras no se haya declarado su culpabilidad por sentencia irrevocable”

 Asimismo, nuestro Código Procesal Penal, en su artículo 14, consagra como un principio fundamental la presunción de inocencia, estableciendo lo siguiente: “Toda persona se presume inocente y debe ser tratada como tal hasta tanto una sentencia irrevocable declare su responsabilidad. Corresponde a la acusación destruir dicha presunción. En la aplicación de la ley penal son inadmisibles las presunciones de culpabilidad” 

Constituye una irresponsabilidad de los medios de comunicación influir de manera negativa en la percepción que tiene la población sobre cualquier implicado o proceso. Esta situación es doblemente peligrosa, ya que en una primera parte se adelantan a emitir una condena social antes de que el juez emita su sentencia. En una segunda parte, le resta credibilidad al proceso, ya que si el juez no falla según lo planteado por los periodistas-jueces la población asume de manera automática que el juez fallo por presiones de algún sector o por recibir algún beneficio económico.

Repito, los medios de comunicación deben ser más cuidadosos con esta mala práctica, ya que muchas veces sus condenas mediáticas no se corresponden a las decisiones vertidas por los jueces dentro del proceso judicial.

El caso Odebrecht ha mostrado un poco de esa irresponsabilidad mediática, donde al parecer y como consecuencia de varios errores cometidos por el Ministerio Público y la falta de pruebas para sustentar el expediente, muchos de los imputados deberán ser puestos en libertad, libertad que llega luego de que todos ya son unos culpables y condenados sociales y mediáticos, cabe preguntarse: ¿Quién y cómo reparan el daño causado a esos imputados? y ¿Quién asume la culpa de esa irresponsabilidad mediática?.

Recuerden siempre, los medios de comunicación son instrumentos que sirven para construir sociedades más transparentes y justas, por lo que nunca deben prestarse para hacer el mal, ni para destruir el buen nombre y prestigio de una persona, como lo están haciendo en muchos casos con su irresponsabilidad mediática.

 

 

 

Apple Store Google Play
Continuar