Introducción al libro sobre el desarrollo económico en la globalización

Por Víctor Manuel Peña lunes 29 de agosto, 2022

Este libro sobre el desarrollo económico en la globalización me ha tocado terminarlo en un momento trágico de la humanidad: la pandemia del Coronavirus

Por ser un fenómeno global, la pandemia del coronavirus es una verdadera estrategia que ha estremecido y sacudido al mundo en general y en cada país en particular teniendo consecuencias terribles en la vida de las naciones y de los pueblos, alterando la normalidad y provocando crisis de grandes dimensiones en la salud, en la economía, en las estructuras sociales, etc.

Con esta pandemia, que ha alterado totalmente la normalidad en la vida de las naciones y de los pueblos, se han puesto de relieve las grandes debilidades de los sistemas de las naciones, tanto las desarrolladas como las subdesarrolladas.

En el caso de la economía, la pandemia del coronavirus hizo colapsar de entrada el crecimiento económico por las crisis recesivas que desencadenó porque para controlar la pandemia hubo que cerrar aeropuertos y fronteras en todas las naciones del mundo.

Y los efectos han sido terribles  sobre el empleo, la distribución de las riquezas y de la pobreza.  Los indicadores de desempleo, de desigualdad distributiva del ingreso y de las riquezas y de aumento de la pobreza se han ennegrecido.

Ha habido una severa recesión a nivel mundial y local con secuelas terribles sobre el desarrollo económico y social presente y futuro.

La recesión del 2020 es solo comparable con los demoledores efectos que produjo la gran depresión de 1929.

En medio de la gran crisis económica, social y de salud, el protagonismo ha tenido que asumirlo el Estado tanto en los países desarrollados como en los países subdesarrollados.

La tesis central de la ideología y filosofía del neoliberalismo ha sido hecha trizas por la pandemia: el protagonismo del mercado.

Ahora el protagonismo lo ha tenido el Estado.

Los Estados, tanto en los países desarrollados como en los subdesarrollados, se han visto obligados a aplicar políticas de estímulos a la inversión y al consumo para provocar el crecimiento económico.

La gran desventaja la han tenido los países subdesarrollados que han tenido que depender del endeudamiento público para financiar las políticas de estímulos a la inversión y al consumo para despertar el crecimiento económico.

No ha habido condiciones en medio de la pandemia para aplicar reformas tributarias en una dirección o otras, es decir, ni progresivas ni regresivas.

Ningún de los pobres y muy pobres que hay en el mundo se ha atrevido a asumir un proceso de renegociación de la deuda externa.

Pero ni los organismos de cooperación ni el G-20 se han atrevido a definir un fondo solidario para ir en auxilio de los países pobres y muy pobres del mundo.

Bien hemos expuesto las diferentes teorías sobre el desarrollo económico y el crecimiento económico.

Hemos destacado el papel principalísimo de la tecnología de punta y de la innovación en la construcción del crecimiento y del desarrollo económico, tal como lo atestigua la historia económica de los siglos XVIII, XIX, XX y XXI.

En la base de la modernidad y de la construcción de las sociedades modernas a partir del siglo XIX, en el contexto de la primera revolución industrial que concluyó en 1848, han estado la tecnología y la innovación (innovación técnica e innovación institucional).

Las teorías sobre el crecimiento y el desarrollo económico deben ser actualizadas para incorporar en ellas el asunto de la preservación de la naturaleza, del medio ambiente y del cambio climático para que podamos hablar de la nueva figura conceptual del desarrollo sostenible.

El calentamiento global y el cambio climático constituyen un gran desafío para la humanidad y para la supervivencia en este planeta.

El calentamiento global y el cambio climático plantean grandes límites y desafíos al fenómeno del desarrollo económico.

¿Cómo se ha dado el fenómeno del desarrollo económico en la globalización?

La globalización ha implicado la universalización de la hegemonía de mercado y con ello el proceso de deslocalización de la producción capitalista a nivel mundial, proceso que ha fortalecido y ampliado las relaciones entre economías desarrolladas, pero parte de esos capitales se han instalado en países subdesarrollados del mundo.

El capital busca estabilidad económica, estabilidad social y estabilidad política y seguridad jurídica con la vigencia de una Estado de derecho sólido y fuerte.

En el desarrollo económico son clave la ciencia, la tecnología de punta, las innovaciones y la productividad en la producción de riquezas cada vez más diversificada.  La tecnología digital ha revolución la productividad y la diversificación de la industria pesada, de la industria ligera, el comercio, el sector del transporte, el sector financiero, las comunicaciones y telecomunicaciones en sentido general y los sectores de servicios (educación, salud, vivienda, etc.)

En sentido general, la mayoría de los países desarrollados son exportadores de bienes intensivos en capital e importadores de bienes intensivos en trabajo.  En el caso de Estados Unidos, Wassily Leontief llegó a plantear lo contrario en un momento determinado de la historia.

Es innegable que el crecimiento y el desarrollo económico, aún con los grandes problemas de desigualdad distributiva y de desempleo que ha habido, se han traducido en progreso y bienestar en sentido general.

Pero aún así el desarrollo económico se ha concentrado en los países desarrollados.

Pocos países pobres y subdesarrollados han pasado el mundo desarrollado en el contexto de la globalización (Brasil y algunos países del Sudeste Asiático), lo que significa que ha sido un proceso muy asimétrico donde se ha acrecentado la desigualdad entre naciones en lo tecnológico, en lo comercial y en lo financiero.

Brasil, no obstante su condición de país desarrollado, es un gran exportador de commodities o materias primas.

Y naturalmente hay una gran desigualdad astronómica en cuanto al desarrollo de la ciencia, de la tecnología y el desarrollo institucional.

La calidad de la educación juega un papel clave en la construcción del fenómeno del desarrollo económico.

La ciencia, la tecnología y las innovaciones siguen jugando un papel central en el proceso de desarrollo económico y en la modernización de las economías.

En el mundo global se lleva a cabo una guerra sin cuartel entre las potencias , sobre todo entre Estados Unidos y China Popular  (superpotencias) por el control del poder global en el plano del comercio, de la tecnología y de la ciencia.

Cada superpotencia tiene su geopolítica y su geoestrategia en esa lucha por el control de la hegemonía global.

El nuevo mundial o global que habrá de configurarse a partir de la conflagración no militar que se da entre las dos superpotencias, Estados Unidos y China Popular,  pasa por el control de la cibertecnología o la tecnología digital, por lo que la tecnología espacial  y la tecnología nuclear no son la clave para lograr la hegemonía o el control global, universal o mundial.

La era espacial y la era nuclear no desaparecerán dada la guerra entre las superpotencias por la hegemonía en el mundo global, pero sufrirán reorientaciones en el contexto de la actual era dominante de la cibertecnología o la era digital.

 

Autor: Dr. Víctor Manuel Peña

 

Nota: El autor es economista, abogado y miembro la Dirección Central de la Fuerza del Pueblo

Comenta