Intelectuales españoles piden “derrota política” de ETA además de “militar”

Por admin jueves 6 de abril, 2017

EL NUEVO DIARIO, SAN SEBASTIAN.- Un grupo de intelectuales españoles, entre ellos el filósofo Fernando Savater, rechazó hoy que la banda terrorista ETA "cambie las armas de matar por las armas de mentir" y abogó por procurar una "derrota política" de la organización, además de la "militar", ya conseguida.

Estos intelectuales presentaron en San Sebastián (norte) el manifiesto "Por un fin de ETA sin impunidad", impulsado también por víctimas de la organización terrorista, con el que quieren que "los ciudadanos de bien no caigan en la trampa mediática urdida por la banda terrorista".

El manifiesto se hizo público dos días antes de la anunciada entrega del armamento de ETA, más de cinco años después de que la banda anunciara "el cese definitivo de la actividad armada".

Los firmantes piden que se desmantelen "las otras armas" de ETA: "la impunidad, el chantaje moral a las víctimas de ETA, el proyecto político, el discurso del odio y la falsificación de la historia".

A juicio de Savater, que figuró durante años como objetivo de ETA, las armas que van a entregar "son una anécdota" porque "ya no pueden emplearlas, no tienen ni gente ni posibilidades".

"No las van a emplear pero las van a cambiar por otras que sí están empleando, las armas de la mentira, las armas de la corrupción política, de aprovecharse del miedo inoculado a la sociedad para hacer prosperar sus ideas", dijo.

Hoy también, el Parlamento regional del País Vasco instó a ETA a que en el más breve plazo de tiempo realice un "único acto de desarme unilateral, completo, definitivo y verificado", según una resolución apoyada por todos los grupos excepto el gubernamental Partido Popular (PP, centroderecha), que la consideró "desafortunada en el fondo y la forma"

Los diputados consideran que el desarme es un paso imprescindible para la paz e invitan a los gobiernos español y francés a coadyuvar a la culminación del desarme de la banda terrorista.

Por su parte, las fuerzas de seguridad españolas tienen pocas esperanzas de que las armas entregadas sirvan para arrojar luz sobre los 224 atentados de ETA sin resolver, ya que seguramente estarán "limpias" de pruebas y muchas de las usadas en esas acciones ni siquiera se habrán facilitado a los "mediadores".

No creen que ETA entregue estas armas y, en cualquier caso, hay muchas que están metidas en zulos cuya ubicación ni siquiera conocen los dirigentes de la banda ni los propios etarras que los hicieron en su día, explicaron a Efe fuentes de la lucha antiterrorista.

A lo largo de más de cincuenta años de actuación, la banda terrorista ha asesinado a 856 personas, ha cometido decenas de secuestros y ha sometido a extorsión a múltiples empresarios, para recaudar fondos.

Apple Store Google Play
Continuar