Iniciativa Municipal

Por Pedro Acosta martes 6 de noviembre, 2018

Publicidad, Propaganda Y Campaña Política

La palabra publicidad no es más que la forma de cómo se publica o presenta ante la ciudadanía un producto u objeto, su definición conforme a los diccionarios y lo que establecen esta, cito “Difusión o divulgación de información, ideas u opiniones de carácter político, religioso, comercial, etc., con la intención de que alguien actúe de una determinada manera, piense según unas ideas o adquiera un determinado producto” Esta es la forma visualmente hablando y gráficamente que se le presenta a las personas, características, forma incluso hasta las propiedades fundamentales del mismo.

La publicidad en República Dominicana como en el mundo surge a raíz de la necesidad que tenían las grandes empresas de promocionar o promover lo que desean ofertar para con el público en sentido general.

En el ámbito político, la publicidad toma un rol un tanto distinto, porque es más que propaganda política que es parecido más no lo mismo. En el primer párrafo describimos la palabra publicidad, al referirnos a la propaganda decimos, cito “Difusión o divulgación de información, ideas u opiniones de carácter político, religioso, comercial, etc., con la intención de que alguien actúe de una determinada manera, piense según unas ideas o adquiera un determinado producto”

Si bien se observó el caudal de interesados en adquirir una elección podríamos terminar sin poder cuantificar la cantidad de carteles, imágenes, dibujos y pinturas en calles y avenidas con la intención clara de darse a conocer y promover sus aspiraciones.

Es importante resaltar que toda colocación de publicidad o propaganda debe de estar legítimamente aprobada por la máxima autoridad de cada demarcación donde se pretende ejercer dicha aspiración de cara a los procesos políticos electorales, como lo son los ayuntamientos municipales.

Concentrando esfuerzos en exponerles en el reglamento 46-99 sobre publicidad exterior sobre el pacto de regulación de la propaganda política y respeto al ornato público de la sala capitular del ayuntamiento del distrito nacional en el año 1999, establece en su artículo 4, lo siguiente, cito “queda prohibida la fijación de afiches, cárteles, así como inscripciones o dibujos directamente sobre edificios, muros, postes del servicio público u otros elementos similares”

En el mismo reglamento se estableció un pacto de la regulación de la propaganda política, primero define que la contaminación visual es reconocida universalmente como un factor que degrada la calidad de la vida urbana, segundo sobre el abuso de la colocación de la propaganda y la conspiración para con la finalidad de mantener una ciudad limpia y ordenada, continúa explicando diversos temas y es específico cuando dice que el compromiso se realizó con los diferentes partidos y movimientos políticos, sectores empresariales, sociedad civil e interesados.

En dicho pacto es muy claro en el punto uno, donde establece, cito “que el Cabildo podrá ponerse en contacto directo con las entidades políticas que le falten a este reglamento y le otorgará un plazo no mayor de una semana para corregir esos inconvenientes y en caso de que no se corrija entonces procederá a eliminar toda propaganda encontrada.

El punto siguiente establece, cito : “El ADN tiene competencia legal para otorgar de una licencia temporal a los fines de que cada aspirante pueda colocar su propaganda publicitaria en un espacio público con uso limitado”

Es importante resaltar que cada candidato colocará una propaganda en uno de cada tres postes de luz, no podrá colocar en árboles, no podrá pintar letreros en las paredes, colgar cruza calles y pegar afiches en paredes y postes del servicio público, y las áreas y avenidas están claramente establecidas en el reglamento y pacto sobre publicidad exterior, donde están vedadas la colocación de propaganda política electoral.

Recientemente tuve el privilegio de participar en un congreso sobre derecho electoral y la competencia de los órganos contenciosos electorales, la magistrada María Elena Wapenka Galeano, presidenta de la unión interamericana de organismos electorales (UNIORE) y la jueza del Tribunal Superior de Justicia Electoral de la República del Paraguay, expuso que previo al inicio de la campaña electoral, reunía a todos los actores del proceso y pactaban un acuerdo de propaganda y retiro de esta al término de la jornada electoral, me llamo mucho la atención esa capacidad de pacto entre los participantes políticos, eso expresa madurez política y sobre todo respeto a la institucionalidad democrática de la República del Paraguay.

Creo que se debería de realizar una jornada de participación, socialización y pacto en nuestro país a los fines de que culminado el proceso entonces se inicie el desmonte propio y voluntario de cada propaganda.

Partiendo de lo que establece el artículo mencionado entonces nos queda decir, ¿Cuál será el acuerdo de cara a los procesos venideros?, podrá la institucionalidad prevalecer y hacerse entender en dichos procesos electorales, específicamente para con los partidos políticos?

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar