Ingratitud pecaminosa

Por Persio Maldonado martes 17 de enero, 2017
Persio Maldonado
Director El Nuevo Diario
Pdte. Sociedad Dominicana de Diarios
Pdte. FEDOTENIS | Pdte. COTECC

El expediente del asesinato del exrector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo y candidato a senador del Partido Revolucionario Moderno (PRM), Mateo Aquino Febrillet, lo están despedazando con acciones de ingratitud pecaminosa.

Primero fue Eduard Montás por quien murió al procurar sacarlo del lío en que se había metido con el matador Blas Peralta y su grupo. Ahora el chofer del fallecido Joel Antonio Soriano Ramírez le ha seguido los pasos. Ambos han retirado las querellas contra Peralta alegando problemas familiares.

Están pretendiendo desbrozar el camino a la impunidad a un crimen atroz. Las autoridades están advertidas de esa perversidad y lo mismo el PRM que ha tenido un silencio sospechoso.