Inflación interanual de RD ha oscilado entre 1.17% y 42.66% últimas dos décadas

Por Miguel Lugo domingo 3 de abril, 2022

Economistas aseguran Gobiernos en estos períodos han manejado adecuadamente los altibajos de los costos internos

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- En las últimas dos décadas la inflación interanual de la República Dominicana, que incide en los precios de los productos, ha oscilado entre 1.17% y 42.66% como niveles más bajo y alto, respectivamente, de acuerdo con datos del Banco Central de la República Dominicana (BCRD).

El menor de estos niveles de inflación, según el BCRD, se produjo en el año 2018 que fue de un 1.17% y mientras el mayor fue en 2003 que fue de 42.66%, fruto de la crisis financiera bancaria.

La canasta básica, según datos del BCRD, en el 2000 se encontraba en RD$7,540.38 y en la actualidad se encuentra en RD$24,167.03, es decir, un incremento RD$16,662.65 (220.5%), este lapso. La inflación al cierre del año 2000 fue de 9.02%, mientras que al final de 2021 fue de 8.50%.

Consultados al respecto el presidente del Colegio Dominicano de Economistas, Inc. (Codeco) y exgobernador del Banco Central, José Enrique Lois Malkún, y el catedrático del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (Intec) y expresidente del Codeco, Rafael Espinal, coincidieron en expresar que desde al año 2000 hasta la fecha (dos décadas), en sentido general, se ha manejado adecuadamente los altibajos de los precios en el mercado internos afectados por el nivel de inflación de cada momento.

Desde el año 2000 a la fecha el país ha tenido cuatro presidente y tres gobernadores del BCRD.

Los presidentes han sido Hipólito Mejía (2000 – 2004); Leonel Fernández (2004 – 2008 y 2008 – 2012); Danilo Medina Sánchez (2012 – 2020), y Luis Abinader (2020 – 2024). Mientras que los gobernadores han sido en dicho período, Francisco Guerrero Prats-Ramírez, José Enrique Lois Malkún y Héctor Valdez Albizu.

Caba señalar que entre los años 2004 y 2005 el BCRD inyectó dólares al mercado, debido a que la tasa se había disparados casi al RD$60.00 por US$1.00, hasta reducirla en ese entonces alrededor de RD$32.00 por US$1.00, como forma de mantener la estabilidad económica, mientras que en la actualidad fruto a que la inflación se ha ubicado en los últimos 12 meses en 8.98% por factores externos, dicha entidad bancaria ha llevado la tasa de política monetaria a 5.50%, la cual en noviembre se encontraba 3.00% y le han sido aumentado 250 puntos básicos, en consonancia con el ciclo de aumentos en las tasas de interés a nivel internacional.

Respecto al corredor de tasas de interés, la tasa de la facilidad permanente de expansión de liquidez (Repos a 1 día) aumentó de 5.50 % a 6.00 % anual y la tasa de depósitos remunerados (Overnight) de 4.50 % a 5.00.

José Enrique Lois Malkún, presidente del Codeco y exgobernador del BCRD, asegura que “lo más importante es controlar la inflación, no importa la medida que haya que tomar”.

El economista Lois Malkún comentó que “en 2003 la inflación se debió a la crisis interna bancaria, mientras que el 2008 ya fueron factores externos, la crisis financiera mundial que golpeó duramente a todas las economías del mundo, y nosotros no fuimos la excepción”

Indicó que “en el año 2008 factores afectaron casi todas las economías del mundo, entre ellas la nuestra, ya que se desestabilizaron los precios”.

Sin embargo, refirió que “generalmente el país ha mantenido una inflación más o menos estable entre el 1% y 4%, salvo raras excepciones”.

Precisó que “en el 2012 hubo una avalancha de dinero que lanzó el gobierno de Leonel Fernández, para asegurar la continuidad en el poder del Partido de la Liberación Dominicana (PLD). Esa avalancha de dinero generó un déficit de casi 8% del Producto Interno Bruto (PIB), que disparó los precios”.

Indicó que, “después vino el problema de la pandemia, que produjo una contracción de la oferta y la demanda, y cuando la economía comenzó a recuperarse la economía aumento, pero la oferta no respondió de inmediato a ese incremento de demanda”.

Agregó que ahí se produjo un choque que generó aumentos de precios, principalmente los granos básicos y los combustibles, y eso disparó la inflación en el 2001, pero también esa inflación fue por factores externos no interno.

Expresó que ahora el 2022 se suponía que la economía, la inflación retrocedería, el petróleo se estabilizaría en unos US$80.00 el barril, pero vino la guerra de entre Rusia y Ucrania, y todo cambio, volvieron a dispararse los precios, especialmente el combustible, los granos, el maíz, y el trigo ha aumentado como un 30%.

“Lo más importante es controlar la inflación, no importa la medida que haya que tomar. Ahora mismo eso es más importante que crecer, invertir o que cualquier otra cosa, porque afecta mucho a la gente, a todo el mundo”, enfatizó Lois Malkún.

Agregó que las medidas para combatir la inflación generalmente son medidas de tipo monetario, como la que están haciendo todos los países, subiendo la tasa de interés o de política monetaria, la tasa de referencia o de política monetaria, que el Banco Central ha subido de un 3 a un 5%, pero hay países que la han subido más, y que Estados Unidos comenzó a subirla.

Recordó que “la tasa de interés aumenta el costo del crédito, lo que a su vez reduce la demanda de créditos, disminuye la cantidad de dinero en circulación, frena la economía, o sea, la ralentiza, y eso al bajar la demanda, por lo menos evita que los precios sigan subiendo, es decir, la idea es que haya menos dinero en circulación. Obviamente se sacrifican cosas, como es el crecimiento, porque al aumentar al costo del dinero la inversión baja y eso tiene un efecto en el crecimiento”.

Ponderó las otras medidas que se están tomando, como la del Gobierno de los mercados populares del Instituto de Estabilización de Precios (Inespre), ventas de productos baratos, lo que entiende ayuda a familias pobres, a comprar a precios mucho menor que los supermercados y los mercados los productos de primera necesidad, así como otras medidas como son los subsidios directos para las familias pobres.

Puntualizó que la clase media es la que más sufre, porque esa no recibe tanta ayuda, excepto la congelación de los combustibles, que es un factor fundamental.

Sobre exenciones de impuestos a 67 partidas arancelares de productos de la canasta básica, como pretende el Gobierno a través de una ley para enfrentan la inflación, comentó que en 12 países de América Latina han realizado este tipo de eliminación.

Agregó que “en República Dominicana estamos hablando de unos 11 millones de habitantes que son consumidores, y eliminar los aranceles por un período de seis meses, sería importante para que esos productos lleguen más barato, aunque no deja de ser cierto que pudiera afectar algunos sectores productivos, principalmente agropecuarios”.

Rafael Espinal, catedrático del Intec y expresidente del Codeco, proclamó que “después del año 2004 el BCRD ha cumplido fielmente su programa monetario, el cual ha sido expansivo en el momento en que el país lo ha requerido”.

De su lado, el economista Espinal indicó que “el comportamiento de la inflación en el país, desde el año 2000 hasta la fecha ha tenido varias etapas, en la del 2003 al 2004, la inflación alcanzó más del 40% fundamentalmente por dos razones, la crisis bancaria interna y la expansión monetaria que se produjo tras la crisis al Banco Central de emitir dinero para pagar los ahorros de los ahorrantes y accionistas del Banco”.

Refirió que esa expansión monetaria se reflejó en la tasa de cambio y a su vez en el Índice de Precios al Consumidor (IPC), que se disparó.

Dijo que desde del 2004 había un control de Fondo Monetario (FMI), un programa que estableció el Gobierno del presidente Leonel Fernández, en ese entonces.

Agregó que luego otro momento de alzas de inflación importante, fue en los años 2010 y 2011, la crisis internacional y financiera que se produjo por las hipotecas tóxicas, generó a su vez un proceso inflacionario que expresó en el aumento del precio del petróleo.

Precisó que la inflación en esos años no fue mayor porque el Gobierno pudo amortiguarla con el programa Petrocaribe que facilitaba el presidente de Venezuela Hugo Chávez, con financiamiento a las exportaciones del petróleo venezolano.

Dijo que luego a partir del año 2012 el FMI establece con el Banco Central de la República Dominicana (BCRD), un programa de metas de inflación,

Indicó que esa meta es de 4% ± 1%  y que se mantuvo, desde el año 2012 hasta el 2020 como resultado de una política monetaria restrictiva de control de la expansión de la emisión monetaria.

Agregó que en el 2020 se rompe esa política de control monetario, con las expansiones de monedas que hizo el BCRD, al disminuir el encaje legal y darle facilidades de créditos a los bancos comerciales.

Añadió que eso generó una presión monetaria sobre los precios, que va acompañada, además, en el momento actual con el aumento de los costos del petróleo, de los alimentos básicos y del transporte marítimo, que se han disparados.

Asimismo, Espinal proclamó que “la inflación en el país ha sido bien manejada, excepto en los años 2003 y 2004, cuando la crisis bancaria, porque hubo algunas caídas que contravinieron los acuerdos con el FMI, a los cuales se había arribado en el año 2003”.

Indicó que la ruptura del acuerdo con el FMI ese año generó un descontrol fiscal y monetario, así como un alza en la tasa de cambio del dólar.

Comentó que después del año 2004 el BCRD ha cumplido fielmente su programa monetario, el cual ha sido expansivo en el momento en que el país lo ha requerido, como ahora después de la pandemia, donde era necesario estimular al sector productivo, a una costa de cierto grado de inflación.

Refirió que igualmente ocurrió en los años 2009 y 2010, básicamente en el 2009, después de la crisis financiera internacional, el BCRD flexibilizó su política monetaria, lo que es correcto, porque al estimular la producción también genera algún grado de inflación, pero que ese es el mal menor en todos los casos.

Agregó que “actualmente el Gobierno lo está enfrentando exitosamente a través de un control de la tasa de cambio del dólar, y igualmente de la tasa de interés, y un programa de subsidios sociales que permite mitigar efectos”.

 

Apple Store Google Play
Continuar