Incidente a David Ortiz no será escollo a sus aspiraciones para entrar a Cooperstown

Por William Aish martes 18 de junio, 2019

Los precedentes sobran: Juan Marichal, Ty Cobb, Orlando Cepeda y Roberto Alomar

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- La situación que atraviesa tanto física como mediáticamente el expelotero dominicano David Ortiz, quien fue baleado el pasado domingo 9 de junio y que sigue recluido en un hospital de Boston, ha puesto a pensar a muchos sobre si el altercado podría ser un óbice para cuando éste sea elegible en su primera boleta en el 2021 para el Salón de la Fama de Cooperstown.

Ortiz, uno de los mejores bateadores en el clutch de la época, que no solo se limitó al terreno de juego, fue más allá. El exjugador de los Medias Rojas es un ídolo de multitudes, tanto aquí y en Boston.

El zurdo, de 43 años, quien se retiró en el 2016, dejó un legado en el béisbol, sin embargo, ahora se ha topado con varios escollos, lo que puede manchar un poco la imagen de Ortiz, quien hasta el momento es víctima.

“Generalmente, un sólido candidato al Salón de la Fama ve afectado su apoyo cuando, por cualquier circunstancias, se convierte en ofensor, ya sea a una regla o un modo general de comportamiento”, explica Enrique Rojas, periodista de ESPN.

Pero ese no es el caso de David Ortiz, quien fue la víctima, no el agresor, en un atentado contra su vida, añadió Rojas.

Para Rojas, ya hay precedentes, pero a Ortiz hasta el momento no se puede encasillar.

“Entiendo que aunque no tenemos todos los detalles de la trama para asesinar a Big Papi, no hay forma de cambiar el hecho más importante: Ortiz fue la víctima, no el victimario, por lo tanto, no creo que este episodio afecte de manera importante su candidatura al Salón de la Fama, que seguramente enfrentará cuestionamientos por haber sido Ortiz un bateador designado la mayor parte de su gran carrera y por el famoso reporte del 2006 del New York Times que ligaba al pelotero dominicano a la misteriosa lista de la encuesta anónima de dopaje que condujera Grandes Ligas tres años antes”, sostuvo.

Marichal le dio un batazo a John Roseboro y lo hicieron esperar el tercer año. Alomar escupió un árbitro y lo hicieron esperar dos años, los otros han sido por dopaje. Caso como Roger Clemens, Sammy Sosa, Manny Ramírez, Mark McGwire, Alex Rodríguez, todos esos no han llegado por ese tema.

“Ty Cobb era racista, Joe DiMaggio andaba con los mafiosos de New York. Nada de eso les afectó para ser electos al Cooperstown”, recuerda Rojas.

Hay dos peloteros fuera del Nicho de los Inmortales por escándalos. Peloteros con buenas estadísticas, Joe “El Descalzo” Jackson por haber sido expulsado de por vida por saber y no denunciar la componenda de algunos de sus compañeros de los Medias Blancas para vender la Serie Mundial de 1919.

Y Pete Rose, expulsado de por vida por apostar mientras era jugador y mánager de Cincinnati.

Américo Celado, periodista de larga data espera, el curso de las investigaciones, sin embargo entiende que la imagen de Big Papi puede ser empañada.

“Todo va a depender del rumbo de las investigaciones y la conclusión del caso. Si es vínculo de narcotraficante o de narcotráfico puede ser que David tenga su imagen empañada, no solamente para la sociedad norteamericana, también para los votantes de la Asociación de Escritores de Béisbol de América (BBWAA). Si el hecho es aislado eso no tendrá repercusión”, observa Celado.

Puso de ejemplo a Orlando “Peruchin” Cepeda, que con grandes números tuvo que esperar varios años para entrar al Salón de la Fama, por un problema de tráfico de cocaína.

“Todo lo que huela a negocios ilícitos ellos (BBWAA) lo castigan”, reveló.

Ramón Cuello y Neftalí Ruiz, presidente y secretario de la Asociación de Cronistas de Santo Domingo, respectivamente, difieren sobre el tema.

Cuello alega que aun cuando Ortiz sea Hall of  Famer, su imagen no será favorecida por el altercado.

Por su parte, Ruiz afirma que pase lo pase Ortiz entrará al Nicho de los Inmortales

En la misma tesitura se encuentra el periodista Satosky Terrero, quien entiende que tampoco Ortiz tendrá problemas para entrar a Cooperstown.

En 20 años en Grandes Ligas, donde militó por los equipos Mellizos de Minnesota y Boston Red Sox, Ortiz compiló 541 jonrones, 1,768 remolcadas y tuvo promedio de .286. Además de 632 dobles, 2,472 hits. Fue líder en varios departamentos, como en jonrones, remolcadas, bases por bolas, entre otros.

WILLIAM AISH / EDITOR DEPORTIVO EL NUEVO DIARIO

WILLIAMAISH@GMAIL.COM

Anuncios