Incidencia de la gerencia educativa en la cultura de paz 1

Por Alcedo Margarin martes 5 de septiembre, 2017

Frecuentemente, ocurren acontecimientos violentos entre alumnos en algunas escuelas del país, que se convierten  en virales en las redes sociales, provocando preocupaciones no solo en las comunidades educativas afectadas, sino en la población general que observan con asombro cómo algunos  “profesores” propician riñas o pleitos como si se tratasen de gallos sueltos en el aula. Aquí surge la gran interrogante: ¿Cómo incide la gerencia para afrontar constructivamente los conflictos escolares?

Sabemos, que la gerencia educativa es la columna vertebral de los centros educativos, la cual se encarga de gerenciar el recurso humano conformado por docentes (profesores), personal  técnico – administrativo y estudiantes. La eficiencia con la que se maneja la gerencia permitirá alcanzar las metas y los lineamientos planteados al inicio de cada año escolar.

El gerente educativo, dentro de sus labores diarias, debe planificar, organizar, dirigir y supervisar; sin dejar a un lado el manejar y canalizar los conflictos.

La gran problemática es que la mayoría de los directivos y maestros de los centros educativos ignoran cómo gestionar y solucionar los conflictos generados por los estudiantes, debido a que durante su formación universitaria, por lo general, no  recibieron capacitaciones en  Resolución  Alternativa de Conflictos y Mediación Escolar.

La indicada asignatura proporciona las herramientas y empodera al educador de los conocimientos necesarios relacionados con la teoría del conflicto, con la que adquieren habilidades y técnicas necesarias para afrontar constructivamente los conflictos escolares y por ende aprender a vivir y convivir en paz en su entorno.

Origen y concepto “gestión o gerencia  educativa”

El origen del concepto “Gestión o Gerencia  Educativa” surge de las teorías organizacionales y administrativas y en el ambiente educativo, específicamente en lo administrativo y pedagógico se ubica a partir de los años 60 en Estados Unidos de América, de los 70 en Reino Unido, de los 80 en América Latina y particularmente a partir de la década de los 90 con el Plan Decenal Dominicano, el concepto de administración de la educación tiende a ser reemplazado por el de gestión educativa.

Se plantea que  la gerencia estratégica educativa busca un aprendizaje continuo que implica, en un principio, un análisis, una valoración cuidadosa y objetiva del servicio con base en los resultados, promoviendo las actividades necesarias para cumplir con éxito la labor educativa, incluyendo el manejo de conflictos escolares.

Los gerentes o directores escolares están comprometidos a trabajar por una educación de calidad, inclusiva y respetuosa de los derechos, donde se promueva una cultura de paz fundamentada en valores como la tolerancia, la solidaridad, el respeto y la equidad, que permita una convivencia armoniosa en todos los centros educativos del país.

La escuela es el segundo hogar, para la  niñez, adolescentes y jóvenes aprender a convivir, a ser consciente de sus derechos y deberes, respetar y a sentirse respetado. Es obvio que la familia como primera célula de la sociedad debe unirse a construir y contribuir por una cultura de paz, que favorezcan el desarrollo de una ciudadanía responsable y comprometida en garantizar la armonía en esta  gran nación.

Nuestro  sistema jurídico contempla la educación para una cultura de paz y sobretodo protege a las personas menores de edad, quienes son los que acuden masivamente a los centros educativos; la Constitución Dominicana indica en su artículo 56:  “La familia, la sociedad y el Estado, harán primar el interés superior del niños, niñas y adolescentes, tendrán la obligación de asistirlos y protegerlos para garantizarle su desarrollo armónico e integral y el ejercicio de sus derechos fundamentales en esta Constitución  y las leyes.

Los Poderes Legislativo y Ejecutivo dándole fiel cumplimiento a este mandato constitucional emitieron un conjunto de leyes como “La Ley 1-12 Estrategia Nacional de Desarrollo 2030” en su línea de acción 2.3.4.5, que se debe promover el rol de la escuela en la prevención de la violencia y abuso y entre la niñez y adolescentes y en las comunidades, así como su responsabilidad en el referimiento de los casos de violencia a las instituciones competentes.

La ley 136 – 03 denominado el Código para el Sistema de Protección de los Derechos Fundamentales de Niños Niñas y Adolescentes, en su artículo 14, establece que los funcionarios y empleados de las áreas de salud, pedagogía, trabajo social, y toda persona que tengan conocimiento o sospecha que un niño, niña y adolescente es víctima de abuso, o violación de sus derechos están obligados a denunciarlos frente a las autoridades judiciales, con la garantía que el denunciante quedará exento de responsabilidad penal o civil con respecto a la información que proporcionen.

Las personas o empresas que publiquen escenas de sexo o pornografía infantil serán castigadas con penas de reclusión (prisión) de 2 a 4 años y multas de 3 a 10 salarios mínimos establecidos oficiosamente al momento de cometer la infracción, así lo dispone el artículo 411 de la indicada  ley 136 – 03.

Estos mandatos se suman a las normativas legales de la convivencia en el sistema educativo como son la Ley General de Educación 66-97, que consagra el derecho a la educación a los niños, niñas y adolescentes, la Ordenanza 4-99 que rige el Reglamento de las Instituciones Educativas Públicas y la Ordenanza 4-2000 que regula el Reglamento de las Instituciones Educativas Privadas y así el Reglamento del Estatuto del Docente.

Existen otras normativas como son El Pacto Nacional para la Reforma Educativo del 2014,  Las Normas del Sistema Educativo para Convivencia Armoniosa en los Centros Educativos Públicos y Privados (MINERD) 2013, su propósito establecer el reglamento disciplinario  escolar.

El Ministerio de Educación (MINERD) tiene un nuevo  protocolo en consonancia con la cultura de paz como política de Estado, emitió el Protocolo para la Promoción  de la Cultura de Paz y el Buen Trato en los Centros Educativos año escolar 2016-2017.

La gerencia o dirección escolar sólo podrá incidir en la cultura de paz, empoderándose, acatando y aplicando correctamente de las indicadas normativas descritas más arriba.

Qué hacer con los conflictos escolares?

Nuestra experiencia como docente e investigador en torno a la implementación de la cultura de paz, es que nos encontramos con muchos actores del sistema educativo que se resisten en desaprender los malos hábitos de que el estudiante está obligado a obedecer sus mandatos por la investidura que ostenta de autoridad como “docente”.  Hoy sabemos que nuestros niños y adolescentes son personas que están bombardeados de informaciones inspiradas en la libertad, donde prima la divergencia y exigen ser instruidos académicamente  como agentes deliberativos,  siempre están listo para preguntar y saber el por qué tienen que acatar “órdenes”.

Frente a esta realidad, nos permitimos sugerir emplear una de las tantas herramientas, siendo la principal para solucionar conflictos: saber utilizar correctamente la mediación escolar, que no solo debe ser responsabilidad de la Dirección de Orientación y Psicología, sino que es un deber del director del centro educativo analizar los tipos de conflictos escolares para evitar que se produzcan, así como capacitar a su personal para que sepan tomar correctamente la resolución alternativa frente al cualquier problemática.

Especialistas en Resolución Alternativa de Conflictos afirman que los problemas que llevan los niños y adolescentes, jóvenes a las escuelas  son resultados del entorno social en que viven y son reflejados  en los centros educativos y si a esto, se le agrega el mal manejo de los conflictos en los centros de estudios, existirá un clima de convivencia no deseada para la comunidad educativa.

Por tanto, es necesario emprender acciones para mejorar el diario vivir en los centros educativos, manejando correctamente los conflictos presentados, porque de lo contrario el miedo estaría presente, y con miedo no hay aprendizaje, no hay desarrollo humano y tampoco florecerá la armonía para establecer una cultura de paz.

Se trata de un proceso que debe atenderse cuanto antes y para ello se requiere de una verdadera inversión del Estado, preparando especialistas que sepan  intervenir y  conciliar los  conflictos que surjan en la comunidad educativa dominicana.

Comenta