Incendio consume en Chile 3.500 hectáreas y afecta 40 viviendas

Por El Nuevo Diario miércoles 22 de febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, CHILE.- Brigadas terrestres, con el apoyo de aviones y helicópteros, luchaban hoy contra un incendio forestal que ha consumido 3.500 hectáreas de vegetación y afectaba a 40 viviendas en la región del Maule, en el centro de Chile, según informaron fuentes oficiales.

El incendio se localiza en la zona de Parral, a unos 340 kilómetros de Santiago, donde unas 3.200 personas han sido evacuadas, 2.600 de ellas de forma preventiva y 580 desde las viviendas alcanzadas por las llamas.

El incendio, que afecta también parte de la localidad de Ñiquén, en la vecina región del Bío Bío, avanza hacia el norte, en un día en que las temperaturas sobrepasan los 35 grados en varias regiones del centro de Chile.

Ricardo Toro, director de la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi), dijo a medios locales que el fuego se inició en la localidad de Zemita, región del Bío Bío, y "consiguió cruzar el río Perquelauquén y comenzó a amenazar las zonas de San Alberto y de Catillo".

Esta última localidad se salvó gracias a un cambio en la dirección del viento, según las autoridades, mientras los evacuados se encuentran albergados en dos recintos de la ciudad de Parral.

La Onemi subrayó que se trata de una emergencia en desarrollo, por lo que la gente no puede volver aún a la localidad de Catillo, pese a que este miércoles las condiciones meteorológicas son más favorables y el fuego se mueve a una velocidad menor, de 1,2 kilómetros por hora.

Aarón Caviedes, director de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), dijo que las brigadas terrestres que combaten el fuego son apoyadas por quince aeronaves, nueve de ellas helicópteros y el avión cisterna ruso IL-76, que puede descargar 43.000 litros de agua.

En tierra, las fuerzas suman 16 brigadas de la Conaf y empresas, bomberos de las localidades cercanas, dos brigadas del Ejército, camiones aljibe, maquinarias y otros equipos.

El general Javier Iturriaga, jefe de la zona de catástrofe en la Región del Maule, aseguró a radio Cooperativa que las perspectivas de controlar el incendio son "esperanzadoras en el entendido de que los aviones puedan volar", ya que la visibilidad en la zona es difícil a causa de la gran nube de humo que se formó el martes y durante la noche.

Las autoridades han llamado a extremar la vigilancia esta semana, pues la ola de calor que abarca a varias regiones de Chile es similar a la que en enero enmarcó los catastróficos incendios que causaron once muertos, destruyeron más de un millar de viviendas y consumieron unas 400.000 hectáreas de vegetación.

Según la Conaf, este miércoles persistían 52 incendios a nivel nacional, de los que siete están en fase de combate, 16 se encuentran controlados y 29 se consideran extinguidos.