Implosión del grupo de los 6

Por Jesús M. Guerrero martes 3 de septiembre, 2019

“Nos reímos del honor y luego nos sorprendemos de encontrar traidores entre nosotros.” Clive Staples Lewis

Primero fue Amarante Baret que abandono la lucha por la candidatura presidencial del Partido de la Liberación Dominicana, por medio de una alocución televisada y manifestando que era una carrera desigual y que los términos acordados en el grupo de los seis que anhelaban ser elegidos por el Presidente de turno y el segundo en renunciar a sus aspiraciones presidenciales fue el Secretario General del PLD, Reinaldo Pared Pérez que hizo de conocimiento público su renuncia a su precandidatura presidencial por motivos similares a los de Amarante Baret, la ausencia de igualdad en la competencia.

Tal parece ser, que el proclamado delfín del mandatario de turno, el actual o pasado Ministro de Obras Públicas, no se puede distinguir si ha cesado en el cargo, por el hecho de que renunció y aun no se designa a un sustituto; su entrada a la carrera por la candidatura ha provocado una implosión en el grupo de los seis que lastima al danilismo severamente y no se vislumbra que logren aglutinar un frente ante las aspiraciones del expresidente Leonel Fernández que todas las encuestas lo coloca como el ganador del proceso interno y eventual candidato triunfador del torneo electoral del 2020.

Al final del día, la mejor salida es sentarse en la mesa de diálogo, porque lo desatado a lo interno del danilismo ha sido pandemonio que ha oscurecido cualquier luz de victoria con miras a las primarias del seis de octubre. La solución más lógica es pactar para sobrevivir, tal cual describió Maquiavelo en El Príncipe, deben ser más zorros que león y evitar una derrota avasallante ante un hombre que ha sido tres veces Presidente, que derrotó a figuras trascendentales del PLD, para ser candidato vicepresidencial en las elecciones 1994, venció en la elecciones internas de 1995 para ser candidato presidencial en 1996, le ganó a Peña Gómez, desalojo del Palacio Nacional al gobierno del 2004 derrotando a la reelección de Hipólito Mejía, venció en el 2007 al Presidente de turno y con miras a las elecciones del 2020 es la mejor carta de triunfo del PLD.

La pregunta obligatoria es: ¿Cuál será el próximo del grupo de los seis que abandone la carrera presidencial por la falta de igualdad de condiciones?

Un precandidato presidencial que sea ente de discordia y división no tiene posibilidad alguna de obtener éxito, hoy dos de los dirigentes más cercanos al danilismo, Pared Pérez y Amarante Baret han marcado distancia y parecería ser que lo impensable podría ser posible, están más cercanos al proyecto de Leonel Fernández y sumando es que se construye la victoria en política.

El delfín del danilismo tiene dos grandes retos por delante, el tiempo que puede ser el mejor aliado o el peor enemigo en política y la realidad de que solo Danilo Medina puede cohesionar al danilismo alrededor de su figura. Solo hay dos líderes en el PLD que pueden unificar la organización alrededor de ellos, Leonel Fernández y Danilo Medina, al Presidente de turno estar inhabilitado, el expresidente Fernández tiene todas las posibilidades a favor. Mientras que el delfín que asfalta, ha sido un obstáculo antes que un puente para unificar los criterios danilistas.

Un aspirante presidencial que salió a la carrera con dos meses para caminar el país y es percibido como una manzana de la discordia por quienes deberían sustentar con respaldo su proyecto, está condenado al fracaso, a menos que su tardía salida tenga otro objetivo que no haya sido percibido como ejercer presión para sentarse en la mesa de negociaciones con mejores condiciones.

El Presidente de turno, conoce bien lo sucedido a Correa en Ecuador, a Álvaro Uribe con Juan Manuel Santos y otros tantos presidentes que señalaron un sucesor, que no vale la pena profundizar en historias ya conocidas.

El tiempo como juez inclemente corre y tal cual dicta la concepción de la justica, dará a cada quien lo suyo, meses atrás el escenario político era convulso e indefinido, ahora la nebulosa se ha disipado y resulta evidente que Leonel Fernández tiene el carril del medio para la candidatura presidencial para los comicios del 2020.

Concluyo con la siguiente frase, cito: “La política es casi tan emocionante como la guerra y no menos peligrosa. En la guerra podemos morir una vez; en política, muchas veces”. Winston Churchill

Por; Jesús M. Guerrero

Anuncios

Comenta