Iglesia católica: Sería “grave error” despenalizar el aborto

Por El Nuevo Diario viernes 7 de julio, 2017

EL NUEVO DIARIO, Santo Domingo, .-La Conferencia del Episcopado Dominicano (CED), señaló hoy que sería un “grave error” despenalizar el aborto en el país, propuesta que será conocida el próximo 13 de julio por los diputados, quienes decidirán si aprueban una propuesta del Poder Ejecutivo para permitirlo en algunas circunstancias.

En un comunicado emitido para anunciar la conformación de su nueva directiva, el CED señaló que “legislar a favor del aborto va en contra de la misma naturaleza y de la Constitución de la República” y “sería un grave error dejar entrar en nuestra legislación una acción que vaya directamente en contra de la vida”.

Los obispos exhortaron “a todos los católicos auténticos y a los hombres y mujeres de buena voluntad, a no dejarse persuadir por los dogmáticos que enfatizan de manera irracional y contra todo principio moral y constitucional la legalización del aborto”.

“Estos propagandistas del aborto montan campañas agresivas para convencer a la sociedad de que con despenalizar el aborto se defienden los derechos y la dignidad de la mujer y se reduce la mortalidad materna, cosa que no se corresponde con la verdad”, agregaron en el comunicado.

En ese sentido, instaron a los diputados a ratificar la decisión de la Cámara del Senado, controlada por el oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD), que rechazó el pasado 31 de mayo las observaciones que hizo el Poder Ejecutivo al Código Penal, por lo que quien sea condenado por causar o inducir a un aborto sufrirá penas de cárcel de entre 2 y 10 años.

El tema será conocido el próximo 13 de julio en la Cámara de Diputados, que decidirá si mantiene la penalización del aborto o, de lo contrario, lo permite cuando el embarazo ponga en riesgo la vida de la mujer, si es el resultado de violación o incesto, o cuando el feto no tiene posibilidad de sobrevivir fuera del útero, tal y como propuso el presidente dominicano, Danilo Medina.

Medina vetó a finales de 2016 el nuevo Código Penal debido a la penalización del aborto en todos los supuestos, una medida que había adoptado también en 2014 cuando se aprobó dicho código, cuyo debate lleva años en el Congreso Nacional (bicameral).

República Dominicana es uno de los países de la región con mayores índices de muerte de mujeres relacionadas con el embarazo, parto y puerperio, con 106 decesos por cada 100.000 nacimientos, mientras que el promedio de la región es de 77, según datos del informe de seguimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Según el Ministerio de Salud Pública del país, los abortos inseguros provocan el 10 % de las muertes maternas en República Dominicana.

Datos de organizaciones locales defensoras de los derechos de la mujer afirman que en este país se producen cerca de 35.000 abortos al año, una cifra que podría ser mayor debido a que esta práctica se realiza clandestinamente.