Hospital San Bartolomé y las calles de Neyba

Por José Peña Santana lunes 15 de enero, 2018

Con motivo del terremoto originado en la vecina isla de Haití, el 12 de enero del año 2010, se sacudió gran parte de los locales en el suroeste de nuestro país, y el edificio que alberga el Hospital San Bartolomé de Neyba no escapó de la afectación tras el paso de dicho sismo.

Desde entonces, se ha estado esperando que la mano amiga del gobierno haga lo posible por construir un local con el estándar de los grandes centros dedicados a tan significativa tarea de servicio a la población. Se han hecho muchos aspavientos de los que suelen hacer los políticos en tiempos de campaña electoral, a tal punto, que se llevó a cabo una desafortunada “reconstrucción”, que lejos de resolver, agravó la situación del centro de salud.

Somos una población de más de cincuenta y cinco mil habitantes, sin contar las zonas aledañas y los vecinos haitianos, que solo con las parturientas que llegan a diario no da abasto el destartalado hospital que por demás carece de los equipos que conlleva, los medicamentos que se requieren y los facultativos de las distintas especialidades que amerita.

Me animó a escribir éstas letras los tantos reclamos que hacen por las redes sociales mis compueblanos, que al parecer nadie les escucha. Me asombra que acusan de negligente al senador de turno, como si en sus manos estuviese la solución, y a la vez me trae a la memoria al extinto don Elías Sarraf Eder, un contratista de obras del Estado que por más de dos períodos consecutivos ostentó el cargo de senador por nuestra provincia Bahoruco. Recuerdo que éste sí tenía facilidad de lograr obras de este tipo para la provincia, quizás porque antes fue contratista y luego senador. En cambio, nuestro amigo Manuel Paula, maestro de educación primaria, a pesar de que lleva dos períodos consecutivos en el cargo, tal vez, digo yo, no ha logrado escalar a los niveles sociales de ese viejo contratista, que le permitían abrir puertas para lograr ese tipo de cosas.

En consecuencia, no le echemos la culpa al senador Paula, porque sin dudas no la tiene, tratemos de que el presidente Danilo Medina cumpla su palabra empeñada el pasado 21 del mes de julio de 2016, cuando a instancia del Reverendo padre de la Parroquia San Bartolomé de Neyba, Ángel Cuevas, mientras bendecía la inauguración de un complejo habitacional, se comprometió a ordenar de inmediato la construcción de un centro hospitalario moderno, lo que no se ha producido a pesar de que el director de la OISOE,  Ing. Francisco Payán, se apersonó el 5 del mes de agosto de 2017, y afirmó a la población que en dos semanas iniciaría los trabajos de construcción del hospital por disposición presidencial y que para ello ya estaba la apropiación correspondiente de los recursos para dicha obra.

En tal virtud, comparto la invitación a celebrar una gran asamblea en el local de la iglesia católica “Unidos por el Hospital de Neyba”, que me ha llegado por distintas vías, de manera más directa por el grupo de Expresión Neybera, donde discurren personas de todas las corrientes ideológicas y de distintos partidos políticos, incluido el de gobierno y los de oposición, con el único objetivo de luchar por el avance de Neyba. Físicamente no estaré presente, pero sí solidariamente por la justeza del reclamo y, espero que de esa asamblea surjan acciones que conlleven a llamar la atención del gobierno central e ir en auxilio de este pueblo abandonado por todos.

En una próxima entrega nos referiremos a la historia de las calles de Neyba.

 

 

Anuncios

Comenta