Hora de definiciones

Por Manuel Hernández Villeta lunes 1 de julio, 2019

El panorama de lo que serán las elecciones presidenciales del 2020 comienza y tiene su desenlace en este mes. La crisis interna del Partido de la Liberación dominicana podría explosionar y o ser negociada en estos días. Se determinará quién será candidato y quién  pierde a lo interno.

La llamada a reforma de la Constitución no puede esperar más días. Con una oposición militante, podría haber más adelante coyunturas que no le sean favorables. Jugar con cercos al Congreso puede presentar una nueva cara de la violencia, que sea explotada por la oposición.

Además, el lado favorable a la reforma se ha concentrado en declaraciones por los medios informativos y las visitas sorpresas, y se están olvidando de la calle. Si bien la Marcha Verde está minimizada, y sectores opositores no salen al frente con manifestaciones, Leonel está tratando de llenar ese vacío.

Las condiciones para presentar el producto de reforma se  crean. Nunca serán totalmente favorables. Si los seguidores de Danilo esperan un momento oportuno, tienen que dar el paso hoy. El hombre es producto de sus circunstancias, y el día a día siempre trae sorpresas.

Leonel luce con las manos atadas por la coyuntura. Está luchando por la candidatura presidencial del PLD y buscando impedir la reforma, pero es posible que su alternativa sea irse con un grupo de partidos de los llamados emergentes que le respaldan.

Por consiguiente, no tiene claro ahora mismo si su candidatura será por el PLD o por los emergentes. Si Danilo logra la reforma, terminó el futuro del león  como líder de primera magnitud del PLD y casi obligatoriamente tiene que buscar nuevos senderos. Se podría quedar como una pieza de segundo turno, no más de ahí.

Pasa también con la oposición que no puede articular un amplio discurso, porque no sabe quién podría ser su principal contrincante. Lo ideal es levantar una plataforma oposicionista sin pensar en reformas, o en Danilo ni Leonel. Pero siempre es dar palos a ciegas, sino se sabe quién será el contrincante.

La oposición tiene que aglutinarse, tiene que unirse. Diferentes sectores dispersos no tendrían la mínima fuerzas para poder hacer un papel digno. La unidad es la única salvación de la oposición. Debe también elaborar su estrategia de si luchará por ganar en primera vuelta, o ir a una segunda ronda.

No se puede dejar todo a las encuestas, que son traicioneras y manipuladas. La lucha por el poder no permite treguas ni pleitos permanentes. Hay que tener unidad y concentración de miras. Hasta ahora eso no se está viendo en el panorama nacional, donde hay un enfrentamiento todos contra todos. Lo quieran o no, lo que pase en el 20, se comienza a estructuras en este mes. ¡Ay!, se me acabó la tinta.

Por Manuel Hernández Villeta

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar