Historicidad de las infracciones penales

Por Gregory Castellanos Ruano martes 19 de mayo, 2020

Las infracciones penales se consideran creaciones que corresponden a una determinada valoración cultural. Que son creaciones culturales lo demuestra el hecho de que lo que en un país se considera una infracción penal no lo es en otro país.

Las infracciones penales se consideran creaciones que corresponden a una determinada valoración cultural del “mal“, esto es, a una determinada valoración cultural  de “lo injusto“, valoración cultural que existe durante determinado tiempo de la vida de una sociedad como correlato de igualmente una determinada valoración del bien de esa sociedad.

Esa valoración cultural es lo que lleva a que cuando la sociedad quiere punir lo que considera una determinada expresión del mal  formaliza dicha determinada expresión del mal a través de lo que modernamente se denomina un `tipo penal` plasmando en él lo que a partir del mismo viene a ser “lo injusto normativo“ y ese “injusto normativo“ es un “injusto histórico“ en tanto cuanto corresponde al determinado compás de tiempo en que esa norma esté vigente en dicha sociedad: la vigencia de esa norma puede durar poco tiempo, cierto tiempo, un tiempo apreciable, mucho tiempo y hasta muchísimo tiempo: su historicidad proviene de que existió en vigor durante equis tiempo o de que se mantuvo en vigor desde determinada fecha hasta otra determinada fecha, o de que se  ha mantenido en vigor a partir de determinada fecha hasta el presente momento; en fin: de que existió o ha existido durante un determinado período o tiempo (cortísimo, corto, mediano o largo).

Siendo “lo injusto normativo“ una concepción valorativa, es decir, axiológica, que tiene la cultura de una sociedad en un momento histórico determinado o específico (desde tal momento en el tiempo hasta otro momento en el tiempo), habrá “lo injusto normativo“ que será “lo injusto histórico“  que corresponderá a ese lapso de tiempo.

Una sociedad humana existe no sólo en un espacio territorial, sino también en el tiempo. Durante un tiempo esa sociedad puede mantener determinados bienes jurídicos penales y luego considerar que esos bienes jurídicos penales o parte de ellos deben dejar de ser penalmente protegidos por carecer de razón de ser por el motivo o los motivos respectivos que fueren. Lo que para esa sociedad fue importante en un tiempo puede dejar de serlo en otro tiempo, es decir, puede dejar de ser importante a partir de otro período histórico.

Dicho de otra manera: una determinada conducta humana que llega a ser elevada a la categoría de infracción penal en un determinado espacio de tiempo de una sociedad puede dejar de ser considerada como merecedora de castigo penal: todo va a depender de las ideas de esa sociedad y de la valoración cultural que generan esas ideas en esa sociedad.

“…Se sabe que en cierta ocasión Ihering aseveró que la historia del Derecho Penal es una abrogación constante, y lo es, porque la pena es siempre la expresión del estado cultural y moral de una sociedad…“ (Ramos, Leoncio: Notas de Derecho Penal Dominicano, ONAP, página No. 336)

De manera que, en síntesis, tenemos que “lo injusto“ es una concepción valorativa (axiológica) que crea “lo injusto normativo“ y este es “un injusto histórico“ en tanto cuanto tiene una existencia o vigencia específica en el tiempo en el seno de una sociedad.

El Derecho Penal que surge es una teoría que gira alrededor de esos “injustos normativos“.  Bien lo dijo el ius filósofo y ius penalista alemán Hans Welzel: El “…derecho penal…es una teoría del actuar humano justo e injusto,…“ (Welzel, Hans: Derecho Penal. Parte General, página No. 1)

Sólo algunas infracciones penales que giran alrededor de los más vitales bienes jurídicos, en realidad vitalísimos bienes jurídicos (como: la vida, la probidad, la vida del Estado, etc.), pueden mantenerse desafiando el paso del tiempo y por eso ser transhistóricas.

Por Lic. Gregory Castellanos Ruano

 

Comenta