Histórica Sentencia… ejemplo a seguir

Por Juan López lunes 27 de marzo, 2017

El Magistrado Presidente de la Cámara Civil, Comercial y de Trabajo de Barahona acogió, favorablemente, el recurso de amparo incoado por la Asociación de Padres, Madres y Amigos de la Escuela contra la irracional, extensa y abusiva huelga que, desde enero de este año, estaba realizando la Asociación Dominicana de Profesores (ADP) en 97 centros educativos y contra más de 33 mil estudiantes de los niveles inicial, primario, secundario y de adultos.

Esa histórica y valiente sentencia además de condenar el ilegal paro, ordena el inmediato retorno a los profesores a cumplir con su deber, o de lo contrario esa filial de la ADP deberá pagar un astreinte de 50 mil pesos por cada día de paro de docencia en la provincia Barahona.

Esta ejemplar y necesaria sentencia, de acuerdo al buen juicio del Magistrado actuante, se fundamenta en que esa filial de la ADP violó los artículos 56, 62, 63, 65 y 74 de nuestra Constitución así como el Art. 25.1 de la Convención Americana de los Derechos Humanos, también los Arts. 65 y siguientes de la Ley No. 137 y los Arts. Del 401 al 417 de la Ley No. 16-92.

La justiciera sentencia de Barahona también se fundamentó en el hecho cierto de que la ADP, a nivel nacional, hacía una semana que había acordado terminar con los paros como resultado del beneficioso acuerdo que le arrebató al Ministerio de Educación, al obtener un aumento de 10% para todos los maestros, a partir de agosto, y otras importantes reivindicaciones para todos los profesores, asociados o no en la ADP.

A esos nuevos beneficios recién conquistados, es válido informar que los profesores del sistema educativo preuniversitario público, en los últimos cuatro años, han recibido aumentos sustanciales de sus sueldos por encima del 74%.

Pero, el “hiperactivo” Presidente de la ADP (miembro del Comité Central del PLD, con dos períodos consecutivos como Diputado “peledeista” y aupado en dos ocasiones consecutivas a la presidencia de la ADP por el PLD), en lugar de llamar a la sana reflexión y acatar dicha sentencia, olvidó “su origen político y disciplina partidaria” para, lleno de emoción, envalentonado y con una agresividad inusual, proclamar que la ADP no acatará la correcta sentencia porque:

“¡ADP unida jamás será vencida!”, “¡A las calles otra vez!”, “¡Díganle al gobernador, díganle al senador, díganle a los jefes políticos del PLD que hicieron esta bellaquería, que se van a ver con la ADP a nivel nacional y en las calles!”.

Los aplausos que estaba recibiendo el Presidente de la ADP por su amenazante arenga también le hizo olvidar, a conveniencia, este acertado consejo del benemérito Benito Juárez: “Entre los ciudadanos como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”.

La injustificada huelga de los profesores de Barahona violaba los derechos de los más de 33 mil estudiantes y de sus familias a recibir el pan de la educación que les consagran la Constitución y otras leyes vigentes, no obstante el motivo esencial que exigían (más aumentos de sueldos) ya había sido aprobado. .

La lección que nos deja esta valiente, correcta e histórica sentencia debe ser asimilada porque está llamada a convertirse en un positivo estímulo para que otras Asociaciones de Padres y Amigos de las Escuelas procedan a defender, a través de los canales y procedimientos establecidos en nuestra Constitución y leyes vigentes, el sagrado derecho a la educación que, con pretextos baladíes, frecuentemente, les son conculcados por irracionales paros de los profesores.

Igual actitud y procedimientos deben asumir las asociaciones y organizaciones de estudiantes universitarios ante las frecuentes suspensiones de docencia que en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) por temas semejantes llevan a cabo FAPROUASD y ASODEMU, con los que producen significativos daños a los estudiantes, a la misma Academia y al pueblo dominicano que aporta los recursos para el buen funcionamiento de la Primada Universidad del Nuevo Mundo.

Por lo anterior, reiteramos el contenido de los siguientes párrafos del artículo que, con el título “Quiénes son las principales víctimas de las huelgas?”, tuvimos a bien publicar, el pasado 11 de febrero:

“Las frecuentes huelgas parciales y generales que se ejecutan en los sistemas educativos preuniversitarios y universitarios públicos van en contra, absolutamente, contra los hijos de las familias de los sectores más necesitados que no tienen capacidad económica para enviarlos a los centros educativos que administra el sector privado.”

“Son cientos de miles los estudiantes que, cada año, se ven retrasados y afectados en sus estudios o son empujados a ingresar a la muy lamentable lista de la deserción escolar porque los reclamos por mejoría de sueldos de los profesores y empleados les impide continuar en los centros educativos públicos o en la UASD para obtener una formación académica en tiempo y calidad adecuados.”

“Esta situación obliga a reflexionar a los dirigentes y líderes de esos sectores para que realicen sus legítimas aspiraciones por mejorar sus reivindicaciones utilizando otros métodos, con otras actividades que les permitan “luchar con razón, con ventajas y sin sobrepasarse” y hacer acopio del mensaje de Benito Juárez.”

“Deben ser más creativos y, en esta época que predomina el conocimiento científico y tecnológico, superar el uso del añejado método de la huelga como único y exclusivo mecanismo de lucha, porque con dicho proceder convierten en sus principales víctimas a los sectores sociales más necesitados de la RD.”

 

Comenta