Hipólito Mejía reta le demuestran corrupción; llama a movilizarse contra la impunidad

Por Carlos Luis Baron Lunes 6 de Marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- El ex presidente Hipólito Mejía lanzó este lunes el reto de que si le demuestran algún acto de corrupción, se retirará de la vida política y entregará su patrimonio al Estado dominicano.

Dijo que haría lo mismo si a un familiar cercano suyo se le prueba algún hecho ilícito en actividades públicas o privadas.

“Reto a cualquier persona que, si puede demostrar de manera cierta y veraz, que en el ejercicio de mis funciones públicas o en mis actividades privadas, tanto mi esposa, mi hermana y mis hijos, como yo, cometimos algún acto de corrupción, estaría en disposición de retirarme de la vida política y entregar mi patrimonio al Estado”, manifestó Mejía.

El ex mandatario dirigió un discurso al país por radio y televisión, en el que fijó posición sobre el caso Odebrecht, que vincula a funcionarios de varios gobiernos, incluyendo al suyo, en la aceptación de sobornos millonarios para la concesión de obras a la empresa brasileña.

Mejía llamó a movilizar a los ciudadanos como vía imperativa, además de las acciones judiciales, de luchar contra la impunidad.

“Doy todo mi apoyo a la movilización constante y pacífica de la ciudadanía, como ocurre en todo el país. Es así como construiremos una mejor República Dominicana”, declaró.

Manifestó que la lucha contra la corrupción siempre ha sido parte fundamental de sus posiciones políticas.

En ese sentido, aseguró que la causa por la que no pudo alcanzar la victoria en las elecciones del 2012 fue su posición intransigente ante ese flagelo y su actitud de no hacer concesiones a quienes perseguían un pacto de impunidad.

Caso Odebrecht

Negó que durante su administración de gobierno (2000-2004) se incurriera en ilegalidades con las operaciones de Odebrechet, con la que aseguró solo se trabajaron dos proyectos.

Recordó que esos proyectos fueron, el Acueducto de la Línea Noroeste y la Central Hidroeléctrica de Pinalito. Afirmó que para la ejecución de esta última su gobierno no desembolsó fondos porque aunque se contrató en su gestión, no se ejecutó durante su presidencia.

Explicó que tres adendas al proyecto de Pinalito hizo que se prorrogara el plazo de dicha propuesta, y que los cambios que se hicieron representaron al país un ahorro 6.5 millones de dólares.

Con respecto al Acueducto de la Línea Noroeste, explicó que se trató de un contrato que heredó de la administración anterior del expresidente Leonel Fernández, por un monto de US$129 millones.

El proyecto original fue reformulado para conseguir dos objetivos: llevar agua potable a otras comunidades no incluidas en el primer diseño, y para hacer que funcionara por gravedad, en lugar de bombas de impulsión.

Reconoció que los cambios introducidos a la referida obra elevaron el presupuesto de 129 a 141 millones de dólares.

El Acueducto de la Línea Noroeste, concebido en la gestión de Leonel Fernández, finalmente no fue terminado en la administración de Mejía sino que fue terminado e inaugurado en el siguiente mandato del Partido de la Liberación Dominicana (2004-2008).

Corrupción e impunidad

Añadió que no hay combate real y efectivo a la corrupción sin un régimen de consecuencias que frene la impunidad.

“La corrupción no sólo hace daño a las instituciones y a las leyes, sino que también corrompe el alma de los pueblos y daña los sistemas políticos de nuestras naciones”, expresó.

Reflexionó que la impunidad estimula la corrupción, distrae fondos públicos, distorsiona la competitividad de la economía y perpetúa la pobreza y la exclusión social.

Hipólito Mejía destacó que la corrupción y la impunidad son un pésimo ejemplo para las generaciones jóvenes.

Denunció que en el país hay un largo rosario de casos de corrupción que han sido ignorados para proteger a funcionarios de los gobiernos del PLD.

“Bajo los gobiernos del PLD, una parte importante del patrimonio público fue dilapidada en perjuicio del pueblo dominicano. Esos actos de corrupción han sido cubiertos por un manto de impunidad, mediante el control de la justicia, para asegurar el blindaje a los funcionarios corruptos, dijo.

Precisó que la sociedad dominicana ha visto la comisión de numerosos actos de corrupción que no han sido sancionados por los tribunales competentes.

Entre esos casos citó, el escándalo en la OISOE, la compra de varios aviones Súper Tucanos y el INAPA, donde dijo que una sola compañía fue beneficiada con nueve contratos, 8 de los cuales suscritos en un solo día.

“Estos casos de corrupción que acabamos de ver constituyen solo una muestra de lo que ha ocurrido en los gobiernos del PLD sin que los mismos hayan recibido el castigo que la Ley contempla”, sostuvo.

El ex gobernante adujo que la impunidad ha abierto una herida moral en la sociedad dominicana, que todavía no ha sido sanada.

Lamentó de que casi dos meses de que se revelaran al país los hechos que involucran a la ODEBRECHT, la ciudadanía no ha recibido una explicación convincente de los resultados de sus investigaciones.

Agregó que esa falta de información ha creado una duda sobre si los responsables de dichos actos recibirán las sanciones correspondientes.

Mejía dijo que con el caso de ODEBRECHT, la justicia tiene una gran oportunidad de poner freno a la impunidad.

Manifestó “con toda la firmeza” que no tiene nada que ocultar sobre su conducta como figura pública.

POR LUIS BRITO